jueves, 9 de abril de 2015

El día en que murió la música

Eran los años 50. Casi había pasado una década desde el final de la Segunda Guerra Mundial y nuevos tiempos corrían en Europa. Los viejos regímenes dictatoriales que aún quedaban se aislaban cada vez más frente a una ola de modernidad que lo inundaba todo. Y fue en esto que llegó el rock and roll con el que cambiaria la música que hasta ese momento se escuchaba. Las canciones no estaban sólo para ser escuchadas o bailadas al compás de una suave melodía; ahora las canciones propugnaban los valores de una nueva juventud que quería bailar al son de los ritmos pegadizos de los cantantes del momento. Pero ¿Quienes fomentaron este cambio?


Esos serían Buddy Holly, Ritchie Valens y The Big Bopper, que con sus ritmos llenos de vida hacían que todas y cada una de las salas de los Estados Unidos se llenasen para escucharles a ellos en directo o mediante el clásico disco de vinilo. Sin embargo, algo les deparaba el destino. 
Después de una reunión en Lubbock, Texas, Buddy Holly decidió terminar relación con los integrantes de su banda The Crickets, así como con su manager Norman Petty. No eran buenos momentos para Buddy, que a pesar de sus exitos y nuevas canciones, se encontraba en la bancarrota. Es por eso que formó una nueva banda con Waylon Jennings (bajo), Tommy Allsup (guitarra) y Carl Bunch (batería), con los que inició la gira "The Winter Dance Party" por 24 ciudades del noroeste de los Estados Unidos. La gira además incluía la presencia de The Big Bopper, Dion DiMucci con Dion and The Belmonts, el cantante Frankie Sardo y el joven, pero ya reconocido, cantante Ritchie Valens, quien con 17 años contaba con un hit sonando en la radio: "Donna y la bamba", que se había convertido en un éxito tremendo. 

Buddy Holly, Ritchie Valens y The Big Bopper

El tour se inició en Milwaukee, Wisconsin, el 23 de Enero de 1959. Las dimensiones de la gira crearon ciertos problemas, sobre todo con el transporte, algo que no les impidio alcanzar el éxito allá por donde iban.
La gira finalmente arribó en Clear Lake, Iowa, donde los promotores consiguieron que el administrador del salón Surfball Ballroom, abriera una fecha de la gira la noche del 2 de febrero de 1959. Finalmente, para llegar a la zona decidieron alquilar una avioneta. 
El día 3 los periódicos despertaron al país con una triste noticia: la avioneta en la que estaban Buddy Holly, Ritchie Valens y The Big Bopper se estrelló en un campo de maíz en Clear Lake, Iowa sin haber supervivientes. Una noticia triste, que produjo un efecto negativo en un país que notaba como algo se moría; y ese algo era la música. Así titularon los periódicos la noticia: "El día en que la música murió". 


Sin embargo, a pesar de la tragedia, todo siguió adelante y el mundo pudo seguir disfrutando de buena música. Así llegarían los Elvis Presley (que en el momento de la tragedia estaba haciendo el servicio militar obligatorio), los Beatles, los Rolling Stones y tantos otros que nos siguieron demostrando que la música seguía más viva que nunca. 

 
 
Ese fatal accidente a día de hoy sigue siendo muy recordado y en él se basaría Don McLean para componer y cantas una de sus canciones más conocidas: "American Pie". Y es que podrán pasar los años, pero sera muy difícil olvidar aquel día en el que la música murió. Al menos de forma aparente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario