lunes, 20 de noviembre de 2017

El Comisario Gordon

Es quizás uno de los personajes secundarios de los cómics más conocido por todos. Efectivamente; Jim Gordon es el comisario que tiene que hacer frente a la corrupción de una ciudad como Gotham y para ello tiene que contar con el Caballero Oscuro. 


Gordon fue uno de los primeros personajes de la serie Batman (de hecho apareció en la primera historia que estaba en el Detective Comics Nº 27 de Mayo de 1939), destacando por ser inicialmente desconfiado con Batman y su labor. Con el tiempo se convirtió no sólo en un personaje trascendental, sino que colaboraba con el murciélago de una manera "extraoficial", algo que ha llevado a pensar si en tantos años de lucha codo a codo, el Comisario desconoce la identidad real del superhéroe. Mención aparte para su hija Barbara que ocasionalmente trabaja con Batman con su alter ego de Batgirl. 


Lo cierto es que cuando Gordon necesita convocar a Batman, utiliza la conocida como batseñal, un faro de gran potencia con el símbolo estilizado de un murciélago colocado sobre él para que proyecte un enorme emblema de murciélago en el cielo nocturno de la ciudad. 


En los años 80, sobre todo gracias a "Batman: Año Uno" de Frank Miller, Gordon adquirió una notoriedad y complejidad distinta, llegando a la ciudad como un simple Teniente o investigador de la policía. Nolan se basó para hacer a su Gordon, interpretado por Gary Oldman, en obras como esa o "El Payaso que Ríe" entre muchas otras de aquellos años 80. Sin embargo, el Gordon de los 90, interpretado por Pat Hingle, es más clásico. 


Lo cierto es que  el Comisario Jim Gordon forma parte de uno de los aliados más estables del murciélago en su cruzada contra el crimen en una ciudad como Gotham provista de delincuentes, muchos de ellos homicidas.

Justo entre las Naciones

"Quien salva una vida salva al Universo entero"
Esta expresión (Justo entre las Naciones) se utiliza dentro del judaísmo para personas de confesión no judía o extranjeros (los gentiles), los cuales deben recibir consideración y respeto por observar una conducta moral acorde con los Siete preceptos de las naciones (siete mandamientos o preceptos que debe obedecer toda la humanidad y que, según la tradición, fueron dados a Adán y ratificados a Noé tras el diluvio y a Moisés en el Sinaí) y a los que les espera una recompensa Divina. 

"Yo les daré en mi Casa y dentro de mis muros un monumento (Yad) y un nombre (Shem) más valioso que los hijos y las hijas: les daré un nombre perpetuo, que no se borrará"
Isaías, 56:5

Según dicha tradición, los siete preceptos divinos que deben ser observados por los no judíos para ser considerados justos son:
  1. No adorar falsas deidades y reconocer un solo Dios.
  2. No blasfemar en su contra.
  3. Apoyar los tribunales de Justicia que fomenten y garanticen el respeto de la moral pública.
  4. Perseguir y sancionar la muerte violenta.
  5. Perseguir y sancionar el robo.
  6. Repudiar las conductas inmorales y aquellas sexualmente perversas que destruyan los lazos de la familia.
  7. Prohibir el consumo de animales vivos.
Antes se hacía una disquisición muy profunda entre lo que era un judío (el pueblo elegido por Dios) y los gentiles, que era el resto. Con la llegada de Jesucristo la salvación no sólo estaba destinada al pueblo elegido, sino a toda la humanidad. El Cristianismo comenzó a extenderse, desligándose poco a poco del judaísmo tras abandonar practicas como la circuncisión. San Pablo fue el principal promotor (si puede llamarsele así) de la expansión universal del Cristianismo hasta el punto de que se le denomina el "apóstol de los gentiles".


Sin embargo, el concepto de Justo entre las Naciones, ese título al que podríamos calificar de honorífico, se cambio un poco tras conocerse los crímenes del nazismo contra los judíos y como personas no judías de forma desinteresada ayudaron a judíos a escapar del horror.

Oskar Schindler

Pasando por diferentes etapas (en las que se reconoció a personas que ayudaron a judíos en tan trágicas circunstancias), desde 1963, una comisión presidida por un juez del Tribunal Supremo de Israel se encarga del proceso de reconocimiento de una persona a la distinción de "Justo".
Para ello se debe confirmar tres hechos: 
  • Haber aportado ayuda a una persona judía si esta se encontraba en una situación de imposibilidad, amenazada de deportación hacia un campo o en peligro de muerte.
  • Tras prestar esta ayuda, el "Justo" era consciente de poner en peligro su propia seguridad, libertad individual o incluso su  vida,dado que prestar ayudas a judíos durante el nazismo estaba fuertemente penado.
  • Actuar de forma altruista, sin buscar recompensa o compensación por dicha ayuda.
Una vez que la persona es reconocida como "Justa" se le entrega a ella, sus representantes o herederos una medalla y certificado en una ceremonia pública a la que asisten las autoridades y representantes de las personas a las que en su momento le prestó ayuda. El nombre del "Justo" es después grabado en el muro de honor del conocido como "Jardín de los Justos" que se encuentra en las dependencias del memorial Yad Vashem.


Ni que decir que Oskar Schindler aparece grabado en el muro, pero también otros, entre los que se encuentran varios españoles como Ángel Sanz Briz (conocido como el Ángel de Budapest), José Ruiz Santaella o Sebastián Romero Radigales.

El francomodín

¿Qué no saben que es el francomodín? Yo se los explicó. Esta carta consiste en que cuando uno de derechas, centro o lo que le de la real gana de ser está discutiendo con alguien de izquierda dura o extrema izquierda, este último saca dicha la saca para zanjar la conversación (una carta en la manga podríamos decir). Da igual de lo que hables, da igual que tengas argumentos solidos. Cuando uno de extrema izquierda se queda sin argumentos, saca la carta de Franco y resulta que todos los demás, tú, partidos políticos, jueces, periodistas y demás son franquistas. Poco importa el contexto de la conversación. Si no coincides en sus argumentos eres un "franquista" o "fascista". No han ganado en nada, pero si han hecho el ridículo. 


Es curioso porque hablando con gente (de muchas ideologías) que sí vivió esa época y que en muchos casos luchó contra el régimen y por el establecimiento de una Democracia a ellos le resulta curioso la cantidad de antifranquistas que han salido después del 75. Muchos de esos "antifranquistas" ni estaban, si se les esperaba y es que algunos incluso se ponían de perfil o aplaudían al propio dictador e incluso los hay que no habían ni nacido, pero es que es muy fácil "combatir" a un dictador que lleva muerto más de 40 años (se dice pronto).
Que hay gente en cunetas, que los busquen; que se repare en la medida de lo posible el dolor, también. Pero que no se intente sacar a la luz otras cosas y no se divida a la sociedad en buenos y malos porque en el pasado trágico de España sólo hallaremos dolor y mucho odio. Franco fue un dictador (negarlo es un absurdo), pero creó que algunos que pretenden darnos lecciones de Democracia no son precisamente los más adecuados cuando vemos que alaban a terroristas homófobos como el "Ché" Guevara, a dictaduras como la Cuba castrista o se emocionan cuando pegan a un policía.

viernes, 17 de noviembre de 2017

El arte de la pintura

Una pintura sobre la pintura. Cosa curiosa de afirmar, pero es que así lo concibió el pintor holandés Johannes Vermeer. Muchos aseguran que es el más complejo de los cuadros del pintor, así como una de sus obras más logradas del pintor.


La alegoría de la pintura, olvidada durante mucho tiempo, permaneciendose sin descubrir durante un siglo hasta su compra por 50 florines en 1813 por el conde austriaco, Johann Rudolf Czernin. Actualmente se conserva en el Museo de Historia del Arte de Viena, Austria, exponiéndose allí desde que fue recibida por el Gobierno austriaco en 1946, tras ser rescatado del horror nazi.

Clásicos Inmortales: Al Rojo Vivo

Estamos ante un clásico de las películas de gángsters dirigido con brillantes por Raoul Walsh, poniéndonos sobre la mesa (una vez más) la crudeza del mundo del hampa en lo que es un fantástico análisis de la mente criminal.


Arthur "Cody" Jarrett (James Cagney) es un criminal  psicótico y despdiadado es líder de una banda delictiva, la cual es de las más buscadas del país. Cody está casado con Verna (Virginia Mayo), pero se encuentra demasiado apegado a su madre, tan retorcida como él, en lo que es una relación dependiente. "Ma" Jarrett es su único verdadero confidente.


Cody y su banda roban un tren de correo en Sierra Nevada, lo que resulta en la muerte de cuatro viajeros. Con la ayuda de informantes, las autoridades se acercan a una estación de automóviles en Los Ángeles, donde Cody, Verna y Ma se ocultan. Cody dispara, hiriendo al investigador del Departamento de Hacienda de los Estados Unidos, Philip Evans (John Archer), y escapa. 
A continuación, se le ocurrirá un idea: confesar un delito menor cometido en Springfield, Illinois, que un socio de él cometió al mismo tiempo que el robo del tren, lo que le proporcionará una coartada falsa. Él se entrega y es enviado de regreso a Illinois, donde recibe una sentencia de uno a tres años en la prisión estatal. Sin embargo, esto no engaña a Evans, quien envía agente encubierto en la cárcel como un preso más a Hank Fallon (alias Vic Pardo, Edmond O'Brien) a la penitencia. Su tarea es relacionar a Jarrett con el atraco al tren.

En la penitenciaría

En el exterior, "Big Ed" Somers (Steve Cochran), el ambicioso hombre de confianza de Cody, toma el liderazgo de la pandilla. Verna traiciona a Cody y se une a Ed, con quien mantiene una relación, planeando la idea de matar a Cody, utilizando a un asociado que se colará en la cárcel para acabar con la vida, fingiendo un accidente.
En el taller de la prisión, Roy Parker, el encargado de llevar a cabo el plan, deja caer una pesada maquinaria sobre Cody, pero Hank lo aparta del camino y le salva la vida, algo que le hará poco después ganarse la confianza del gángster. Posteriormente, Ma le visita y se compromete a cuidar de que todo vaya bien fuera de la cárcel, aunque ella no se fía de la mujer de su hijo. 

 
 
Cody comienza a preocuparse y decide salir, pero antes de que pueda, se entera de la muerte de Ma, volviendose loco en el comedor, golpeando a varios guardias antes de ser vencido y arrastrado a la enfermería. Él ingenía un plan para escapar, fingiendo una psicosis. En la enfermería, se le diagnostica una "psicosis homicida" y se lo recomienda la transferencia a un manicomio. 


Cody toma rehenes, escapando, junto con sus compañeros de celda, incluido Hank. Se dirige a California con sus hombres. Al enterarse de la fuga de Cody, Ed lo espera ansiosamente. Verna acusa a Ed de haber asesinado a su madre, siendo apuñalado en venganza por Cody, aunque lo cierto es que quien realmente la disparó fue ella, para salvar la vida a su amante (el propio Ed), amenazado por la madre de Jarrett.


Finalmente, planearan un nuevo atraco, esta vez a un refinería de petróleo, donde espera un botín de casi medio millón de dólares correspondiente a la nómina de los empleados. El agente infiltrado dará al traste con sus planes, deteniendose a toda la banda (incluida Vera), pero no cogeran vivo a Cody. Un alocado Jarret hace explotar la refineria; no quiere que le cojan. Subido a un depósito en llamas y herido, Jarrett grita que ha alcanzado la cima del mundo (escena mítica del cine) como le prometió a su madre, explotando la refinería con el dentro. Ese fue su fin. 


Dotada de una fuerza extraordinaria, James Cagney está esplendido (como era de esperar en un actor habituado a encarnar a maleantes), aparte de un gran reparto (muy especialmente Edmond O'Brien y una espectacular Virginia Mayo con ese aire de mujer fatal) en una película que paso a paso nos muestra con agilidad una trama que acaba con un final apoteósico y espectacular digno del mejor cine negro. Una película que te deja sin aliento.

Ficha

Dirección
Raoul Walsh
Producción
Louis F. Edelman
Guión
Ivan Goff
Ben Roberts
Virginia Kellogg
Música
Max Steiner
Fotografía
Sid Hickox
Montaje
Owen Marcks

Otros datos

País
Estados Unidos
Año
1949
Género
Cine negro
Duración
114’
 
Protagonistas

Actor
Personaje
James Cagney
Arthur "Cody" Jarrett
Virginia Mayo
Verna Jarrett
 Edmond O’Brien
Hank Fallon, alias "Vic Pardo"
Margaret Wycherly
"Ma" Jarrett
Steve Cochran
"Big Ed" Somers
John Archer
Philip Evans

¡Lo conseguí, Ma! ¡La cima del mundo!