miércoles, 21 de junio de 2017

El Gran César

Si tuviera que elegir a un personaje histórico al que conocer, éste sería Cayo Julio César, uno de los más grandes e importantes personajes. Gran estratega, extraordinario político y cuya familia fue artífice de lo que sería el Imperio Romano (Augusto, primer Emperador de Roma era su sobrino-nieto). 


César fue tan importante que todos los Emperadores de Roma recibían el título honorífico de César, un hombre para la Historia.

"Vine, vi, vencí" ("Veni, vidi, vici")

"La suerte está echada" ("Alea iacta est") 

"Dile a tu amo que en César sólo manda César y nadie más"

"Solo los cobardes son valientes con las mujeres"

"Los cobardes agonizan muchas veces antes de morir... Los valientes ni se enteran de su muerte"

"Hoy el enemigo habría ganado, si hubiera tenido un comandante que fuese un ganador"

"La mujer de César debe estar por encima de la sospecha"

"Amo la traición, pero odio al traidor"

"Apresúrate despacio"

"En la guerra los acontecimientos importantes son el resultado de causas triviales"

Escrito por Rafael Azcona

Detras de los Ferreri, Berlanga, Trueba, Cuerda... estaba él. El cine español hubiera sido muy distinto sin la extraordinaria labor de un hombre destinado a ser novelista, que colaboró en revistas humorísticas como la histórica "La Codorniz" y que acabó por ser uno de los más reconocidos guionistas. Efectivamente; Rafael Azcona fue muy grande. 


Sería Gracias a la adaptación de la novela escrita por el mismo, "El pisito" (¡Magnífico Pepe Luis López Vázquez!), dirigida por el director italiano Marco Ferreri en 1959, cuando entró en el mundo del cine, que nunca abandonaría.
A partir de ahí, magníficas obras, muchas de ellas cargadas de gran contenido social, casi siempre utilizando la comedia (la pura e incluso la negra) para evitar a la censura franquista, denunciado las injusticias. "El Pisito" fue una y muy grande, pero después llegaron "El Cochecito", "El Verdugo", "Plácido" o "La Escopeta Nacional" entre muchas otras.

Azcona y Berlanga

Con la llegada de la Democracia, su temática cambió en parte, pero no así su extraordinaria forma para contar historias. Obras cumbres como "La Vaquilla", "Patrimonio Nacional", "El Bosque Animado" o "Belle Époque" forman parte de lo mejor del cine español de entonces. Precisamente "Belle Époque" consiguió el Oscar a la Mejor Película Extranjera. Por otra parte, ganó siete Goyas al Mejor Guión original o adaptado (¡El que más!).


Escrito por Rafael Azcona... es sinónimo de éxito y sobre todo de buen cine. Muchos años pasaron desde que aquel novelista entrará de lleno en el séptimo arte. Durante mucho tiempo buenas y grandes películas. Es verdad que el cine español hubiera sido muy distinto sin Rafael Azcona.

CD Tenerife ¿1912 o 1922?

En 1997 se celebraron los 75 años (o bodas de platino) de la creación del Tenerife... según la directiva. Lo cierto es que desde las diferentes direcciones que ha tenido el club en los últimos tiempos se estableció como día de la fundación el 8 de Agosto de 1922, pero han habido varias desavenencias con respecto a eso... y es que el club pudo crearse diez años antes, en 1912. 


El football llegó a Tenerife (y las islas) gracias a la colonia de anglosajones existente en Canarias o mediante los ingleses que iban a comerciar o para hacer turismo aproximadamente entre el año 1903 y 1905. La importante colonia anglosajona fomentó la creación de clubes futbolisticos y muchos isleños quisieron formar parte de dichas entidades deportivas. Concretamente, el 21 de Noviembre de ese año habría surgió una nueva entidad deportiva con el nombre de Sporting Club Tenerife a partir del histórico Nivaria, nombrándose como primer presidente a Juan Yanes Rodríguez, un hombre estrechamente vinculado a Inglaterra dado que había estudiado en dicho país.

Juan Yanes Rodríguez

Yanes, ex-concejal de la ciudad de Santa Cruz de Tenerife y miembro del Partido Liberal, sólo estuvo dos meses en el cargo y fue uno de los artífices de la creación años después del Stadium, el actual estadio Heliodoro Rodríguez López. Precisamente, en 1946, don Heliodoro, el cual ya era Presidente del club después de haber sido muchos años Vicepresidente, formó una comisión en la que estaba Yanes para renovar un Stadium obsoleto. 
El equipo jugaba en el antiguo campo de Miraflores, donde se había estrenó con una goleada (5-0) ante el Laguna en las fiestas de Mayo en el año 1913. El madrileño Juan Antonio Nuñez Maturana era el Presidente.

Evolución del escudo desde 1912

Es de notar que el club tinerfeño jugó contra otros equipos de la isla y de Canarias e incluso jugó partidos por la Península Ibérica, tras participar en el Campeonato Regional Sur. Inicialmente, jugaba con camiseta de rayas azules y blancas hasta que poco tiempo después cambió a la camisa blanca y pantalón azul. Por otro lado, quedaron campeones de Canarias en tres temporadas consecutivas (1914, 1915 y 1916). Ningún otro equipo isleño consiguió revalidar el título de campeón tres veces seguidas.
Este Tenerife era el mismo Tenerife de ahora con la diferencia que al igual que todas las entidades españolas del momento utilizaban la denominación anglosajona. En su caso era Sporting Club. Ejemplos lo vemos en el Athletic de Madrid (el actual Atlético de Madrid) o el Real Club Sporting de Gijón. En los años 20 algunas entidades (entre ellas el Tenerife) dedicieron españolizar sus denominaciones inglesas.
Lo que tuvo lugar en el año 1922 fue el cambio no de su nombre en sí, sino su denominación anglosajona de Sporting Club a Club Deportivo. Aparte de eso, se formó una nueva directiva, presidida por Mario García Cames.


Lo curioso es que las posteriores directivas tomaron como referencia en 1912 como año de fundación del club, llegándose a celebrar un acto por el cincuentenario del club en 1962 (su primer año en la Primera División). Sin embargo, directivas posteriores cambiaron la referencia de 1912 a 1922 y se llegó a celebrar nuevamente el cincuentenario en 1972. En 2008, el club creó una comisión para investigar la fecha exacta de su fundación, concluyéndose que se produjo el 21 de noviembre de 1912 y que en 1922, simplemente se "cambió" de nombre

El misterio de la mansión Winchester

Hablar del apellido Winchester es hacer referencia a una familia que se lucró gracias a la invención del rifle de repetición Winchester tantas veces visto en películas clásicas y que sirvió para la conquista del oeste. Pues se cuenta que la viuda del inventor de dicho rifle, el cual fue William Wirt Winchester, no estaba tranquila.


Tras la muerte de su hija Annie en 1866, muy pequeñita, y de su marido en 1881, Sarah Winchester recibe la mitad de las acciones de la compañía de su difunto esposo, aparte de tener un sueldo diario de mil dólares (¡Una cantidad tremenda para la época!), pero le desasosegaba que ese dinero estuviera "machado de sangre" dado todas las muertes que se habían producido gracias al terrible rifle. 

Sarah Winchester

Según algunas fuentes, Sarah visitó a una médium en la ciudad de Boston, la cual dijo que estaba maldita por todos aquellos muertos por las armas ideadas por su marido. Para liberarse de los espíritus que la atormentaban y la dejaran en paz, debía construir una casa sin jamás terminarla, así los espíritus en cuya vida mortal perecieron bajo las balas del rifle Winchester no podrían hallar una morada donde habitar. 


Es por eso que Sarah compró un terreno en el Valle de Santa Clara para construir la casa de estilo victoriano, ordenando la construcción de la misma en 1884, durando su muerte un 5 de Septiembre de 1922. Actualmente, la mansión es utilizada como un atractivo turístico, con visitas guiadas a la misma... y no es para menos. 


La mansión Winchester tiene hasta siete pisos, 160 cuartos e infinidad de chimeneas, puertas y ventanas y lo que parece curioso es que un número parece repetirse en dicha mansión: el 13. Escaleras con 13 escalones, 13 ganchos en el armario de la viuda, 13 baños, ... e incluso se dice que el testamento de la señora estaba dividido en 13 partes (en honor a tal costumbre, cada vez que hay un Viernes 13 se tocan las campanas 13 veces a las 13 horas.). Ni que decir tiene que se habla de espíritus vagando por la casa, extraños cambios de temperatura y sombras que vienen y van. Puede que uno de ellos sea el de la mismísima señora Winchester, de la que se dice que desde determinados pasillos secretos vigilaba las interminables obras de la casa.

¡Indignante!

¿Cuántos casos relacionados muy especialmente con futbolistas o personas asociadas a dicho deporte están saliendo sobre supuestos fraudes a la Hacienda pública española? Inifinidad ¿Verdad? Y sin embargo resulta curioso que AHORA el fisco se este poniendo estupendo para denunciar a presuntos defraudadores que en algunos casos hace un tiempo considerable (2, 3 ó 4 años) que no viven en España. 
No me quejo sobre los supuestos defraudadores Sí se demuestra que determinados individuos han ido contra la Hacienda Española, que paguen lo que deben se llamen Cristiano Ronaldo, José Mourinho, Messi o Di María (en estos últimos casos ya se demostró y tuvieron que pagar). Lo preocupante es que Hacienda se preocupe AHORA si un señor pagó o no pagó. Lo evidente es que no se ha hecho nada hasta el momento ¿Cuánta gente anónima o no anónima ha defraudado a la Hacienda pública y no se ha hecho nada? ¿Acaso Hacienda o la Fiscalia están buscando juicios mediaticos de cara a la galería? ¡Quién sabe!
PD: Por cierto, covnendría recordarle a determinados medios de comunicación (especialmente los deportivos y antimadridistas que todo el mundo conoce) que hasta que no se demuestre lo contrario, prevalece esto tan olvidado llamado presunción de inocencia.

domingo, 18 de junio de 2017

Clásicos Inmortales: Jezabel

En 1939 se estrenaba el gran milagro cinematográfico que supuso "Lo que el Viento se Llevó", pero antes de eso (concretamente un año antes), se estrenaba otro drama sureño que fue uno de los más destacados del momento contando con una gran Bette Davis y un joven que ya comenzaba a despuntar; un tal Henry Fonda. Con William Wyler el éxito estaba asegurado. 


En la Nueva Orleans de 1852, una joven temperamental, impulsiva y caprichosa llamada Julie Marsden (Bette Davis) está comprometida con el banquero Preston Dillard (Henry Fonda), el cual tiene muchas posibilidades de medrar dentro del sector de las finanzas. Él es un tipo considerado de gran rectitud, mientras ella no es más que una niña rica y caprichosa, acostumbrada a hacer lo que le da la gana.


Es en ese momento cuando tendrá lugar el Gran Baile de Debutantes del Olympus. En una época en la que se espera que las jóvenes solteras vistan de blanco impoluto, Julie insiste en llevar un inadecuado e incendiario vestido rojo. Su propósito es despertar los celos de Dillard, viendo como la miran todos, pero lo único que consigue es destruir las oportunidades de él de medrar en la profesión, dada la "desvergüenza" de Julie. 

¡Un vestido rojo!

Todos reprueban a la joven e incluso el propio Dillard la abandona. La tía de Julie, Belle Bogardus (Fay Bainter), le dice que es una loca, pero ella le replica que no sólo no lo es, sino que él volverá. Ella no podía imaginar que Preston, el cual se ha ido al Norte, vuelve, decidió casarse con otra. 
Tres años después de su partida, Preston vuelve, y una aparentemente arrepentida Julie se disculpa ante su antiguo novio, arrodillada ante él, rogando su perdón, vistiendo en ese momento un vestido blanco, pidiéndole que la ame como ella le ama, pero él la rechaza. Él le presenta a su esposa Amy (Margaret Lindsay).


Una Julie despechada y rencorosa, provoca un duelo entre Buck Cantrell (George Brent), un antiguo admirador suyo, aún enamorado de ella, y el hermano menor de Preston, Ted (Richard Cromwell), que acaba matando a Buck. Esto provocara que todos sus conocidos le hagan el vacío y la desprecien. Como una moderna Jezabel, Julie dada su forma actuar ha provocado el conflicto en una sociedad aparentemente tranquila todos quieren alejarse de ella, pero al igual que el personaje bíblico tendrá la oportunidad de redimirse. 


En ese momento tiene lugar una epidemia de fiebre amarilla, que afecta a muchas personas entre las que se encuentra Preston. Julie convence a su esposa Amy para que le permita cuidar a su marido, el cual ha sido confinado a una isla en la que todos los enfermos han sido puestos en cuarentena y abandonados a su suerte. Julie tendrá que hallar la redención y purificación. 


"Y todo comenzó con un simple vestido rojo!" esta película se convirtió en uno de los más grandes clásicos melodramaticos, en el que Bette Davis destaca por encima de todos con una actuación, que le valió el Oscar y el aplauso de espectadores y críticos. Una interpretación para la historia.

Ficha

Dirección
William Wyler
Producción
William Wyler
Guión
Clements Ripley
Abem Finkel
John Huston
Robert Buckner
Obra: Owen Davis
Música
Max Steiner
Fotografía
Ernest Haller
Montaje
Warren Low
 
Otros datos

País
Estados Unidos
Año
1938
Género
Drama
Duración
103’
 
Protagonistas

Actor
Personaje
Bette Davis
Julie Marsden
Henry Fonda
Preston Dillard
George Brent
Buck Cantrell
Donald Crisp
Dr. Livingstone
Fay Bainter
Belle Massey
Margaret Lindsay
Amy Bradford Dillard
Richard Cromwell
Ted Dillard
 
Premios
Oscar

Categoría
Persona
Oscar a la Mejor Actriz Principal
Bette Davis
Oscar a la Mejor Actriz Secundaria
Fay Bainter