domingo, 25 de febrero de 2018

El maligno estaba en el Teide

Contaban los guanches que dentro del pico se hallaba preso un ser maligno capaz de destruir e incendiar todo a su paso. Dicho ser era Guayota (cuya palabra originaria pudo ser wa-yewta, traducida como "golpear", "combatir" o "el Destructor").


Fray Alonso de Espinosa, uno de los primeros historiadores de Tenerife, escribió:
"...Con todo esto conocían haber infierno, y tenían para sí que estaba en el pico de Teide, y así llamaban al infierno Echeyde, y al demonio Guayota..."
 El hecho de que el Teide, al que ellos llamaban Echeyde, entrase en erupción pudieron hacer que los primeros habitantes de la isla creyeran que dichos fenómenos eran debidos a que Guayota estaba enfadado. Lo cierto es que los castellanos no tardaron en asimilar a dicho ser con el diablo cristiano, el cual habitaba en el interior de la tierra (dentro del Teide), que era identificado con el infierno. 
Los guanches, que es verdad que pastoreaban por la zona, le tenían un gran miedo a Guayota y cada vez que el Teide entraba en erupción parecía que iba a tener lugar el fin del mundo. Contaba el médico e historiador natural de San Miguel de Abona Juan Bethencourt Alfonso, el cual recogió gran información de los habitantes de la zona, en su mayoría campesinos y agricultores, que  Guayota era asistido por varías entidades malignas menores, las cuales representaban a diferentes fenómenos como el viento o los terremotos. 

Juan Bethencourt Alfonso

Sólo tras eso, se fabricó una leyenda en torno a su figura: se dice que hubo una lucha ente Guayota y el dios supremo Achamán, ya que Guayota había encerrado Magec, Dios del sol, en el interior del Teide, sumiendo en la oscuridad a todo el mundo. Los guanches pidieron clemencia a Achamán, quien tras una dura batalla, derrotó al maligno, liberó a Magec y taponó el cráter con Guayota en su interior, poniendo un tapón, el cual es el conocido como Pan de Azúcar, el último cono, de color blanquecino del pico Teide. 


Hay dos versiones sobre por qué los guanches encendían hogueras cuando el Teide entraba en erupción: para espantar a Guayota o para que si Guayota lograba salir, creyera que seguía en el infierno y pasase de largo sin hacerles nada.

El defensa que la rompía

Contaba Eduardo Teus, mítico guardameta del Real Madrid, en El Libro de Oro del Real Madrid, publicado con motivo de las Bodas de Oro del club blanco, que Félix Quesada junto con Santiago Bernabéu y Juanito Monjardin formaba el trío de madridistas más madridista de todos los madridistas del pasado siglo. Y es que Quesadita como lo apodaron cariñosamente sus compañeros ya desde las categorías inferiores del club blanco es uno de los referentes del madridismo por su entrega y entusiasmo desde la zaga. 


Félix Quesada Más, natural de Zaragoza, se hizo un fijo en las alineaciones blancas y formó junto con Perico Escobal uno de los dúos defensivos más importantes de la historia del Real Madrid y es que ambos se entendían a la perfección con una forma impresionante de compenetración. 
Félix, que fue capitán del equipo, era muy bajo, pero eso lo compensaba con su entrega y entusiasmo, que le daba incluso para tirar penaltis con una violencia inusitada, cosa dificil dados los embarrados que estaban algunos campos y que el material del que estaba hecho el balón no lo ponía nada bien a la hora de meterlo entre los tres palos. Aún así le dió para meter algo más de una treintena de goles, estadística impresionante para un defensa en aquellos años. Incluso, llegó a recibir un Balón de Oro, como premio al mejor futbolista, otorgado por la Asociación de la Prensa de España en  en el año 1926.


Tras la victoria magnífica ante el león ingles en la que Quesadita tuvo mucho que ver (fue nueve veces internacional, anotando un gol), llegaron los Ciriaco y Quincoces (que le quitaron el puesto), quienes junto a Zamora, formaron un trío perfecto que le dio al Madrid (sin titulo de Real por el advenimiento de la II República) dos Campeonatos de Liga.


A Quesada todavía le dio tiempo a jugar y a ser una de esas figuras que bien desde el vestuario o desde el campo era capaz de trasladar su espíritu combativo a sus compañeros. Quesada estaba tan bien, deportivamente hablando, que estuvo en el club hasta 1936, año en el que estalló la fracticida guerra civil.


Félix Quesada, considerado uno de los mejores futbolistas blancos, estandarte del club durante muchos años, falleció repentinamente en 1959, generando tristeza en aquellos que lo habían visto jugar. Y es que cuando Quesada cogía el balón para chutar... no había guardamenta en el mundo que parara esa misil.

En la ciudad que nunca duerme

Aunque resulte curioso está canción aparece en nuestras vidas unos años antes de que la cantara el inmortal Frank Sinatra. New York, New York apareció en la película homónima de Scorsese, siendo su canción principal, la cual era cantada por Liza Minnelli (en la mejor parte de su carrera gracias a "Cabaret").


Compuesta por John Kander y Fred Ebb (conocidos por su versión musical de la novela "El Beso de la Mujer Araña", la película no tuvo el éxito esperado, pero si la canción y sería tres años después cuando Sinatra le daría su voz a Nueva York; aquella ciudad que nunca duerme. 

Liza Minnelli


Frank Sinatra


Frank & Liza

El odio

Dado los últimos acontecimientos que han propiciado retiradas de "obras de arte" infames contra España o juicios contra individuos (algunos dicen ser raperos) que aprovechan redes sociales o letras de los que ellos llaman canciones para insultar, ofender, amenazar o incluso desear la muerte de personas por mera cuestión ideológica (incluso haciendo apología del terrorismo), en este país ha surgido una corriente que habla de la libertad de expresión como el todo vale de siempre; resulta que para ellos la libertad de expresión ampara todo, excepto para algunas cosas, claro. Porque prohibir la tauromaquia no es censura para esos supuestos amantes de la libertad, los cuales siempre miran todo con una base ideológica: feminismo, educación, respeto, tolerancia, ...
NO entiendo como alguien (y me da igual la ideología porque somos personas que independientemente de eso podemos delinquir) es capaz de insultar, ofender las creencias personales de uno (generalmente religiosas), amenazar e incluso insultar o hablar de bandas terroristas (desaparecidas o existentes) y que para colmo haya gente que aplauda dicha conducta. En España tenemos un problema que nunca habíamos padecido y no es precisamente si hay falta de libertad, sino el hecho de que hay individuos cuyo odio es tan grande que utiliza todo lo que está a su alcance para literalmente vomitarlo. Eso debe tener una reprimenda tanto social como judicial. Decir que eso es libertad de expresión no sólo al noble concepto de LIBERTAD DE EXPRESIÓN, sino a la inteligencia.
PD: no olvidemos que hay políticos y periodistas que avalan esas actitudes no por una idea equivocada de libertad de expresión, sino por cuestión ideológica. Son tan capaces de quejarse de una supuesta censura y, sin embargo, censurar algo en lo que ellos no creen. 

viernes, 23 de febrero de 2018

¡Qué Barbara!

"Ingenua, sin ninguna sofisticación, indiferente al maquillaje, la ropa o el tocado, aquella corista podía robarte el corazón y hacertelo pedazos"
 Frank Capra
 
Escribió el biografo Axel Madsen de ella que era la estrella que justificaba con sus personajes cada céntimo pagado en la taquilla y no le faltaba razón. Barbara Stanwyck cautivó a millones de espectadores desde aquel lejano cine mudo para proseguir en el sonoro.


Sus inicios fueron muy lejos del cine. Telefonista y corista, Barbara al que le iba el mundo del espectáculo comenzó a trabajar en Broadway, conociendo al actor Frank Fay, con el que se acabaría casando y con el que tendría un matrimonio indudablemente conflictivo y es que la obsesión del actor por convertirla en gran actriz acabó lastrando su matrimonio (de hecho, se dice que la película "Ha nacido una estrella" esta basada en la pareja Fay-Stanwyck). Su separación fue efectiva en 1935, precisamente cuando la carrera de Barbara comenzó a despegar. Poco después se casaría con el actor Robert Taylor. Su amistad con un grande como William Holden (al que conoció en "Sueños de Oro") es legendaria y duró hasta la muerte de Holden por un accidente doméstico. 


Después de algunas películas con directores del calibre de John Ford o Frank Capra, Barbara alcanza el estrellato con su "Stella Dallas" (de King Vidor) con la que lograría su primera nominación a los Oscars. Su estrella crecería a partir de entonces. 

Dos jovenes Barbara Stanwyck y William Holden

Barbara electrizó todas las producciones en las que intervino, algunas de ellas grandes clásicos del séptimo arte como la mencionada "Stella Dallas", "Las Tres Noches de Eva (donde literalmente volvía loco a Henry Fonda), "Juan Nadie", "Bola de Fuego" (aquella corista de piernas espectaculares que enamoró al despistado sabio interpretado por Gary Cooper) y, por supuesto, "Perdición"... ¡Qué perdición! 


Barbara con esa actuación fuertemente extraordinaria como la malvadamente deliciosa Phyllis Dietrichson fue un ejemplo innovador de las mujeres controladoras, capaz de llevar a todo el que le rodea a su terreno y todo a pesar de aquella peluca rubia. Pero... ¿Cómo no fijarse en aquella hipnótica pulsera en su tobillo?


Su fenomenal actuación de mujer fatal no le valió para ganar el Oscar (en dura competencia con Ingrid Bergman) y siguió haciendo películas, entre las que se encuentran  "El Extraño Amor de Martha Ivers de con un jovencísimo Kirk Douglas, "Voces de Muerte" o "Tempestad de Pasiones" (de Fritz Lang). 


A pesar del tiempo, la autenticidad de sus actuaciones aún resuenan, es evidente que Barbara respondía al tipo de mujer o actriz que se alejaba completamente del estereotipo de heroína que casi siempre nos ha ofrecido el cine, convirtiéndose por otro lado en una de las femmes fatales más recordadas de la gran pantalla. Barbara era muy grande.

Amigo Forges

Hace poco se nos fue un grande de la viñeta española. Dice la Wikipedia que Antonio Fraguas fue un humorista gráfico español, pero la realidad es que muchas de las viñetas salidas de la mente del inolvidable Forges no hacían precisamente reír; no porque no fueran buenas, sino precisamente porque mostraban una realidad muy dura de situaciones que no sólo se vivían en España, sino en el mundo. Forges era un retratista de la realidad no sólo a la hora de mostrarnos lo que (casi) nadie se atrevía a mostrarnos, sino con ese lenguaje tan particular, que ya estaba a nivel de calle, pero que el mismo se encargo en ponérnoslo de relieve. 


Forges, que empezó en Televisión Española, comenzó en eso de las viñetas en los años 60 y desde ese momento no paró de retratar la realidad social desde aquella terrible dictadura para acabar en la Democracia. Con esos bocadillos de gruesa línea negra y un  lenguaje extraído directamente de la calle. con modismos léxicos que conocemos todos los que alguna vez lo hemos disfrutado (gensanta, stupendo, bocata, esborcio, jobreído, gürtélido, xacto, ...). Un oído muy fino para percatarse de las expresiones populares. 


El costumbrismo y la crítica social es su mayor legado con especial hincapié a la crítica de las situaciones sociales o gubernamentales (muy frecuente sus referencias al funcionariado y la burocracia) y aquellos Marianos, Blasillos (¡Ay, la España rural y eterna!), oficinistas cabreados, funcionarios, políticos corruptos y jefes potentados que aparecieron en publicaciones de todo pelaje como "Hermano Lobo", "Pueblo", "Diarío 16", "El Mundo" y "El País" entre otros. 


Por eso, tras medio año en el que nos hizo reír y reflexionar a partes iguales, haciendo (sana) crítica de la sociedad, con Forges se va algo más que un gran viñetista; el día 22 de Febrero de 2018 se fue una parte muy importante de la historia (contemporánea) de España. 
PD: Por cierto, al igual que Forges, yo tampoco me olvido de Haití. 

¿Cómo se hace una viñeta de Forges?


Viñetas

martes, 20 de febrero de 2018

Una hiedra muy venenosa

De entre los rivales más peligrosos del murciélago está sin duda esta mujer, mitad humana, mitad planta, a la que las toxinas la convirtieron en inmune a virus y bacterias, destacando además por ser especialista en botánica y toxicología (trata mejor a las plantas que a las personas) y seducir gracias en buena medida no sólo por su atractivo físico, sino porque es capaz de soltar feromonas. Me estoy refiriendo a Hiedra Venenosa.


La doctora Pamela Lillian Isley era una botánica de Seattle, con conocimientos muy importantes sobre las plantas. El científico Jason Woodrue (conocido como el Hombre Florónico) experimentó con ella, inyectándole toxinas (en algunas versiones pudo ser debido a un accidente), dandole unas capacidades más parecidas a la de una planta, dejándola estéril y haciéndola completamente venenosa (darle un beso en los labios es mortal).


Apareció por primera vez en Batman # 181 (del mes de Junio de 1966), Hiedra Venenosa es una de las enemigas más duraderas de Batman, habiendo ido al manicomio Arkham numerosas veces, enfrentandose no sólo al murciélago, sino a la mismisima Liga de la Justicia e incluso formando un dúo criminal con Harley Quinn a la que acogió y a la que intentó ayudar para salir de la relación tóxica que tenía como el Joker (se ha llegado a decir que durante esa época fueron algo más que amigas). 


No sólo a aparecido en los cómics, sino en otros medios como la serie animada (en su primer capítulo intentó matar a Harvey Dent) o en películas. Hiedra Venenosa, tras una pelea con Catwoman tuvo un accidente con uno de sus experimentos, el cual le dio un tono verdoso a su piel. Sus poderes incluso pueden ir a más, pudiendo controlar a las plantas. Una enemiga terrible.