viernes, 8 de febrero de 2019

Algo de Camilo Sesto

Fue llegar y besar el Santo. Dos años antes había cambiado su nombre artístico de Sexto a Sesto y sería como Camilo Sesto nos daría algo de él. Algo de mí fue un disco que fue un bombazo con la producción de Juan Pardo y la mayoría de los temas compuestos por el propio Camilo. 


Y si algo destaca es precisamente la canción que da título al álbum donde nos da algo de él y que era la antesala de un éxito que le convertiría en uno de los cantantes españoles con mejor voz. En cada trabajo, Camiilo Sesto nos daría algo de él.

Hacía la Inmortalidad y la Eterna Juventud

Este post va sobre Julio Verne y no voy a referirme a lo grande que fue como escritor (algo que podría resultar llamativo dicho sea de paso); Lo cierto es que me voy a referir a una tumba que podremos hallar en el cementerio La Madeleine en Amiens, Francia. En ella se halla el cuerpo de tan superlativo escritor; una tumba que sólo podría calificarse de un culto a la inmortalidad. 


En ella vemos emerger a un hombre, don Julio, de la oscuridad a la vida; un hombre que escapa de la muerte para volver a resurgir. Levanta su mirada al cielo; nadie puede acabar con ese hombre. Es inmortal. 


Escultura maravillosa (y según algunos misteriosa dado lo extraño de su simbolismo), fue realizada por el escultor Albert-Dominique Roze por encargo del propio Verne, que era amigo suyo, el cual veía como se iba acercando la parca de forma inexorable, prediciendo el fin de su propia existencia. 


Bautizada como "Hacía la Inmortalidad y la Eterna Juventud", esta maravillosa obra en la que están enterrados tanto el escritor como su esposa, forma parte de uno de los monumentos históricos más importantes no sólo en su categoría, sino que me atrevería a decir de toda Francia. 


Cuentan que cuando el sol se pone, la mano de tal monumental figura proyecta una sombra que misteriosamente tapa la fecha de defunción de Julio Verne, dándose a entender que el escritor sobrevivió a su propia muerte. Más allá de esa curiosidad, es verdad que don Julio sobrevivió a su propia muerte. Cada vez que alguien lee "20.000 Leguas de Viaje Submarino" con el enigmático Capitán Nemo en su Nautilus, "La Vuelta al Mundo en 80 Días" con Phileas Fogg pretendiendo un auténtico imposible o sueña con mundos inimaginables en el centro de la Tierra hace que Verne viva; efectivamente don Julio Verne es inmortal.

Terence Fisher: El maestro del terror británico

Terence Fisher históricamente no ha sido valorado lo suficiente (al menos eso creo yo). En una época donde el cine de terror (o ciencia ficción) era considerado de Serie B, Fisher le dio un estilo único, alejado en buena medida de aquellas películas de la Universal, pero... ¿qué hay de diferente en el cine de Fisher?


Primero, tiene un poco que ver con la época: el terror explicito que mostraba el cineasta británico era tremendo con una sangre más roja de lo normal, convirtiendo sus películas en algo inusual; sin no precedente en el cine de terror. Después, estaba la dulce mezcolanza de la fantasía, mito y sexualidad que se aleja de los convencionalismos de años pasados.


El héroe vence a la oscuridad utilizando tanto la razón como a la Fe en Dios, contrastando con el resto de personajes movidos por la superstición o el frío racionalismo. Por otra parte, el componente sexual era más que evidente (sobre todo en las cintas de Drácula). 


Antes de trabajar para la Hammer, Fisher efectivamente había trabajado en varias películas o series, la mayoría (es verdad) de Serie B. Quizás entre las anteriores a sus míticas cintas de terror, la que destacaría sería "Extraño Suceso", una fabulosa cinta de suspense con una jovencisima Jean Simmons.


Pero sí en algo destaco fue en el terror. Muchos recordaban las cintas de la Universal, pero el sentido que le dio Fisher al horror hizo de la productora británica una de las más reconocidas. Efectivamente eran adaptaciones más que alejadas de los libros a los que pretendía adaptar.


Cintas sobre la momia, el hombre lobo, Drácula y Frankenstein entre otras con gran cantidad de secuelas en las que en muchas de ellas destacó el binomio Peter Cushing-Christopher Lee, que unido al nombre de Terence Fisher se convirtió en sinónimo de sustos y miedo.  Sin Fisher, el cine de terror hubiera sido muy diferente.


A continuación, he realizado una lista de las que, en mi opinión, son sus mejores películas.

Sus mejores películas
1. Drácula


2. La Maldición de Frankenstein


3. El Perro de Baskerville


4. Extraño Suceso


5. La Venganza de Frankenstein


6. La Momia


7. Las Novias de Drácula

 

8. La Maldición del Hombre Lobo



9. El Fantasma de la Ópera


10. La Leyenda de Vandorf

Lope de Vega y las mujeres

"Yo he visto mujeres feas que tratadas son hermosas" 
Félix Lope de Vega

Resulta curioso que un hombre que glosó tanto el Amor (acuerdense de esa maravillosa definición que nos dejo en forma de soneto) o que tuvo esposas, amantes e hijos tanto reconocidos (algunos muy tardiamente) y no reconocidos acabara sus vida siendo Sacerdote. Todo ello al parecer se debió a una crisis existencial inducida probablemente por la muerte de algunos parientes.


Todo el mundo (incluida la curia en una época donde existía la Inquisición) sabía la querencia que sentía Lope por el sexo opuesto. De hecho, el fénix de los ingenios en su época fue considerado un ser inmoral que era lo mismo que decir que era un ser un vicioso; entregado a los placeres de la carne. Lo cierto es que hoy en día y dejando claro que es uno de nuestros más grandes representantes del Siglo de Oro de las Artes y las Letras, el monstruo de la naturaleza (como lo llamó don Miguel de Cervantes) sería calificado como un golfo.


Recapitulemos: por culpa de una mujer fue encarcelado y desterrado de la Corte cuando tan solo tenía 25 años. La mujer (quizás su primer Amor), Elena de Osorio, era hija de un empresario teatral para el que Lope escribía sus obras, pero ésta por conveniencia se fue con otro a lo que un despechado poeta contestó con unos versos (aparte de otras composiciones) que circularon por todo Madrid, acusándola de hacerle "favores" para que él escribiera obras de su padre, que la vendía como una fulana
"Una dama se vende a quien la quiera.   
En almoneda está. ¿Quieren compralla?   
Su padre es quien la vende, que aunque calla,   
su madre la sirvió de pregonera..."
Fue indultado pero con 33 años fue procesado por amancebamiento con otra mujer (vivir o tener relaciones sexuales con una mujer sin estar casados). Tras enrolarse en la reconocidisima (y felicisima) Armada Invencible, llegó a ser secretario personal del Duque de Alba. Se caso dos veces: con Isabel de Urbina (a la que dicen que raptó, pero lo cierto es que se fue con él voluntariamente) y Juana de Guardo. Eso no le hizo dejar su vida anterior. Alternaba su vida de casado en la Villa y Corte con visitas esporádicas a sus amantes en Toledo, con las que en algunos casos tuvo hijos.
En la vida de nuestro poeta y dramaturgo se contabilizan hasta 8 mujeres entre las dos esposas que tuvo y las amantes reconocidas, aparte de diversos hijos salidos en algunos casos de relaciones que se extendieron con el tiempo, pero también fueron de relaciones esporádicas por lo que es difícil saber el número (la cifra "oficial" son quince). Antes del Sacerdocio, entre sus amantes contamos a María de Aragón y la actriz Micaela de Luján.

Sor Marcela de San Félix viendo pasar el entierro de su padre Lope

¿El que fuera ordenado Sacerdote evitó que Lope siguiera sucumbiendo a su otra pasión (aparte de la literatura)? Pues va a ser que no. Marta de Nevares fue su última conquista. Era una mujer bella de ojos verdes (según nos cuenta el propio Lope), que amaba la poesía y el teatro y que hacía unos años se había separado del marido, por lo que entre los círculos privados se dudaba de la idoneidad (si no se había dudado antes) de que Lope fuera cura. Incluso con la tal Marta tuvo una hija. Él tenía más de 50 años. Vivían Sacerdote, amante e hija en la calle de Francos y cuentan que Lope la cuido hasta el día de su muerte. Había por parte del vulgo ciertas bromas sobre la vida "marital" del Sacerdote y aquella mujer a la que en los poemas que le compuso la llamaba "Amarilis" o "Marcia Leonarda". 
Decía Lope de Vega en el final de su soneto:
"... esto es Amor;
quien lo probo, lo sabe"
Pues sabía muy bien de lo que estaba hablando.

El sabio que fue Rey (y casi Emperador)

"Los que dejan al Rey errar a sabiendas, merecen pena como traidores"
Alfonso X el Sabio

Fue uno de los más grandes Monarcas castellanos. Su padre fue Fernando III el Santo. Ya como Rey de Castilla y León reanudó la ofensiva contra los musulmanes, ocupando Jerez, arrasando el puerto de Rabat y conquistando Cádiz. Fue el principal enemigo de los musulmanes como podemos ver, pero más alla de ello optó al trono del Sacro Imperio Romano Germánico al ser hijo de Beatriz de Suabia (que a su vez era la cuarta hija dede Felipe, Duque de Suabia y Rey de Romanos, y de Irene Ángelo, que por otro lado era hija de Isaac II Ángelo, Emperador de la antigua Constantinopla), pero no lo consiguió no porque no tuviera apoyos, sino debido a la oposición del Papa, renunciando finalmente a ello en favor de Rodolfo de Habsburgo. El Rey en cuestión podía haber pasado a la historia simplemente como Alfonso X, pero debido a sus obras de todo tipo y ciencia pasaría a la historia como Alfonso X el sabio.


La cultura fue una pieza basica de su reinado. Considerado como el que propició el estudio del castellano, podemos decir que si está lengua se extendió y aún pervive es precisamente por este Monarca.


Tres grandes centros culturales hubieron en la Península gracias a él: Toledo (donde ubico la reconocidisima escuela de traductores), Sevilla y Murcia. El Rey más allá de razas y especialmente  de religiones, por afan meramente cultural reunió a judíos, musulmanes, castellanos e italianos, que colaboraron libremente en su escuela de traductores, otorgandole una proyección de carácter universal.


Alfonso X tenía bastos conocimientos astrónomicos, juridicos y científicos, produciendo obras de todo tipo, que podemos encuadrar en tres tipos:
  • Obras jurídicas que contribuyeron a la labor unificadora de su padre con leyes tales como el Fuero Real de Castilla (1254) que posibilitó la gestación de su gran obra:  el Código de las siete partidas (cuya publicación es de año incierto), recogiendose en ella lo mejor del derecho romano para unirlo a las tradiciones del Reino castellano.
  • Obras científicas o de carácter recreativo que son los denominados Libros del saber de astronomía con sus Tablas astronómicas (también conocidas como Tablas alfonsíes), integrados por tratados originales, que  pretenden compilar todo el conocimiento astronómico de aquella época. Su objetivo: promover su desarrollo.
  • Obras históricas en la que figuran dos títulos importantes: "La Crónica General" y "La Grande e general Estoria", . El primero pretende contar la historia de España desde un punto de vista unificador, en términos nacionales y políticos (algo revolucionario por aquel entonces), mientras el segundo nos propone la relación de la historia universal. Por eso podemos calificar a Alfonso X como el mayor cronista de la historia medieval.
Por otro lado, alentó las poesía hasta el punto de llegar a escribir composiciones poéticas en lengua gallega. Sus 453 composiciones son ejemplo de ello, abundando las  denominadas de "escarnio" vertidas con un lenguaje paródico que recurre a la ironía a veces destacando por tono altamente insolente.


También en gallego, en su vertiente más religiosa, tenemos las 420 canciones que componen las Cantigas de Santa María, obra maravillosa dedicada a enaltecer los milagros de la Virgen María, constituyendo uno de los más preciados y grandes legados culturales no sólo de su época, sino de la historia de la humanidad.


A veces hemos caído en el error de creer que la Edad Media fue una etapa de oscurantismo, algo que alentaron muy especialmente los artistas del Renacimiento y nosotros hemos tomado como verdad. No sólo eso no es cierto, sino que hombres como Alfonso X el Sabio contribuyeron a la cultura, así como su expansión para que disfrutemos nosotros.

domingo, 3 de febrero de 2019

La visionaria no reconocida del cine

Aquellas personas que hicieron del cinematógrafo no sólo su forma de vida, sino una manera de sentir y llevar sus ideas a los demás eran auténticos visionarios, pero sí encima éstos eran mujeres su heroicidad trascendía más allá del cine para convertirlos en personas que merecen ser reconocidas por su fortaleza, a pesar de las dificultades. Una de esas personas maravillosas que ha sido injustamente olvidado (aunque en ambientes más o menos selectos comienza a destacarse su labor) es Alice Guy. 


¿Qué la llevo al incpiente mundo del cine (primeros años del Siglo XX)? Pues la fotografía. Esta francesa, natural de Saint-Mandé, entonces un suburbio de París, entre su labor de secretaria y su pasión por la fotografía y la cultura, trabajó para la la Compañía Gaumont con quien realizó sus primeras películas. Antes de Méliès, ella ya dirigió obras de ficción (de varios géneros: drama, fantasía, policíaco, ...), siendo pionera de los efectos de trucaje (lo que hoy conoceríamos como efectos especiales), aparte de centrarse en la ciencia ficción con una labor minuciosa en el tema de la iluminación, montaje y caracterización. 


Alice es considera la pionera del trabajo de productor o productor ejecutivo, rodando además más de 1000 películas a lo largo de su vida (incluso a finales del Siglo XIX), fundando productoras no sólo en Francia, sino en los Estados Unidos, siendo tanto directora yactriz. Podemos decir que Alice fue la primera persona en literalmente vivir del cine. Lamentablemente (sobre todo con el paso del tiempo) su historia fue injustamente borrada por el hecho de ser mujer.


Sus películas fueron atribuidas llamativamente entre otros a su marido (que era el camarógrafo Herbert Blaché), a anónimos o no era mencionada, en lo que es un grave error; una tremenda injusticia. Con el decaimiento de la industria francesa y también de su persona, sus últimos días los vivió muy humildemente en los Estados Unidos donde falleció en 1968 con 94 sola y olvidada.  


Conviene resaltar además que, a pesar de la marginación que ha sufrido por parte de los historiadores del cine por el simple hecho de ser mujer, en su época fue muy apreciada (y admirada) por los diferentes profesionales. 


Sin quitarle mérito a los Méliès o Segundo de Chomón (que en su momento tuvieron una etapa de duro olvido: lo nuevo siempre machaca a lo viejo), conviene señalar a una mujer a la que he de admitir que conocía muy poco hasta hace no mucho y cuya historia merece ser tenida en cuenta en la historia del séptimo arte como una de las grandes pioneras y visionarias del cine. Desde aquí mi más sincero homenaje. 

El infierno de hielo

El campo del Partizan de Belgrado estaba cubierto por un espectacular manto blanco. Cuando le preguntaron a don Santiago Bernabéu si pedían la suspensión del partido, él dijo que se jugaba. Aparte de tener razones deportivas (¿es que los futbolistas no son profesionales para jugar donde les mandan?), estaban las políticas. Entonces Yugoslavía vivía bajo una dictadura comunista, la del Mariscal Tito. Era muy raro que el régimen de Franco permitiese a un equipo español jugar contra un equipo comunista y menos aún que jugaran en terreno "rojo". Normalmente jugaban el partido de fuera en campo neutral o el equipo español era eliminado debido a la negativa de la oficialidad franquista a que jugaran sus equipos contra las clubes del enemigo comunista. Así, más de una vez (no siempre), el Real Madrid de baloncesto fue eliminado por tal motivo o años después (en 1960) el franquismo negó que la Selección Española jugara contra la URSS en los cuartos de final de la primera edición de la Copa de Europa de Naciones. Por eso, con hielo o con un sol abrasador tenía que jugarse. No había que tentar a la suerte. 


También es verdad que ese era el partido de vuelta. Era la primera edición de la Copa de Campeones Europeos (la clásica Copa de Europa) y el Real Madrid había ganado en la ida de los cuartos de final a los yugoslavos por un contundente 4-0 (Castaño por dos veces, Gento y Di Stéfano) en la tarde del día de Navidad de 1955, por lo que aparentemente lo tenían muy difícil. Más de un mes después (29 de Enero) se veían nuevamente las caras. 

El gol de Gento en el partido de ida

Antes hay que decir que, a pesar de la goleada en Madrid, el equipo yugoslavo era muy bueno y lo demostró no sólo en la capital de España, sino en su campo a lo que se añadió las dificultades de los blancos para tenerse en pie. Dos palos de los locales resonaron en un campo abarrotado antes de que Milutinovic anotara el primero. 20 minutos habían pasado. 

Saludo ente capitanes

La sentencia en la eliminatoria podría haber llegado si Rial no se hubiera resbalado al lanzar un penalti. Precisamente, después del descanso los yugoslavos anotaron un gol de penalti. Entonces los jugadores ya se habían acomodado al juego gracias a la adaptación al campo.


También hay que decir que alguien del vestuario blanco se fijó en que los yugoslavos se habían rociado las botas con gasóleo para mantener la verticalidad, algo que a la reanudación copiaron los madridistas. Juanito Alonso, el portero que paraba primero los balones fáciles y después los dificiles, ya se había convertido en el hombre del partido no sólo por sus paradas, sino por su labor ante los peligrosos centros de los rivales. 


A pesar del cambio en el juego, el corazón literalmente se le heló a los madridistas cuando Milutinovic anotó el tercero. Achicar balones lo más lejos posible era la solución y así lo hicieron en los pocos minutos que quedaban. La presión no sólo de los jugadores locales, sino de la afición era tremenda. Al final el partido acabó y los madridistas pasaron de la eliminatoria a pesar del frío y la dura derrota. Cuando salían del campo, fueron despedidos por los aficionados locales, disgustados por la eliminación, con un lanzamiento de bolas de nieve. Esa fue su despedida del que fue conocido como el infierno de nieve. Una curiosidad: el defensa lateral Becerril jugó una buena parte del partido con un dedo del pie roto y era tanto el frío que ni se enteró. Eso para desgracia suya lastró su carrera deportiva. Luego llegaría el Milan y despues la Gloria en París contra el Stade Reims.

Eliminatoria
Ida


Vuelta