viernes, 13 de diciembre de 2019

Sólo llamé para decir... te amo

Quizás una de las canciones más conocidas de Stevie Wonder. Y es que trata sobre ese sentimiento tan universal como el Amor, ya que expresa lo simple que es llamar a una persona para confesarle el Amor que sientes hacía ella o incluso rememorar días de extraordinaria felicidad.


El tema sonó por primera vez en "La Mujer de Rojo" y ni que decir que se convirtió en un exito tremendo que evidentemente trascendió la música misma hasta conseguir un Globo de Oro y un Premio Oscar a la Mejor Canción Original. Y todo comenzó con un I love you.

Mis imprescindibles del cine francés

El cine francés siempre nos trae joyas inimagnables. Y no sólo se ciñen a un género: hay muy buenos dramas, pero es que tenemos cine cómico (sugerente en muchos aspectos) o incluso suspense en el que tenemos al gran Clouzot con ese salario de la muerte o a Louis Malle con aquel ascensor que nos puso los pelos de punta. Eso por no hablar de los dignos representantes de la Nouvelle Vague: Truffaut, Goddard, Rohmer...hijos de "Cahiers du Cinema", que lanzaron al estrellato al cine de autor, expresando opiniones o ideas en dada una de sus obras.


En honor al cine francés, he realizado una lista de las que, en mi opinión, son las películas que deben verse para comprender el cine galo; una lista de 50 películas, que podrían haber sido muchas más (para realizar dicha lista he puesto entre parentesís el año de producción y el cineasta).

Mis películas
1. Los Cuatrocientos Golpes (1959, François Truffaut)
2. Amelie (2001, Jean-Pierre Jeunet)
3. La Evasión (1960, Jacques Becker)
4. Vivir su Vida (1962, Jean-Luc Godard)
5. Las Diabolicas (1955, H.G. Clouzot)
6. Los Chicos del Coro (2001, Christophe Barratier)
7. La Pasión de Juana de Arco (1928, Carl Theodor Dreyer)
8. La Gran Ilusión (1937, Jean Renoir)
9. El Salario del Miedo (1953, H.G. Clouzot)
10. Intocable (2001, Olivier Nakache y Eric Toledano)
11. El Fuego Fatuo (1963, Louis Malle)
12. Jules y Jim (1961, François Truffaut)
13. Un Condenado a Muerte se ha Escapado (1956, Robert Bresson)
14. Al Final de la Escapada (1960, Jean-Luc Godard)
15. La Piel Suave (1964, François Truffaut)
16. Ascensor para el Cadalso (1958, Louis Malle)
17. La Regla del Juego (1939, Jean Renoir)
18. Mi Tío (1958, Jacques Tati)
19. La Noche Americana (1973, François Truffaut)
20. La Cena de los Idiotas (1998, Francis Veber)
21. Tres Colores: Azul (1993, Krzysztof Kieślowski)
22. El Silencio de un Hombre (1967, Jean-Pierre Melville)
23. La Mama y la Puta (1973, Jean Eustache)
24. Rififi (1955, Jules Dassin)
25. Bella de Día (1967, Luis Buñuel)
26. El Soplo al Corazón (1971, Louis Malle)
27. La Piel Dura (1976, François Truffaut)
28. El Desprecio (1963, Jean-Luc Godard)
29. Los Paraguas de Cherburgo (1964, Jacques Demy)
30. El Discreto Encanto de la Burguesía (1972, Luis Buñuel)
31. Juegos Prohíbidos (1952, René Clément)
32. Mi Noche con Maud (1969, Éric Rohmer)
33. El Cuervo (1943, H. G. Clouzot)
34. Tirad sobre el Pianista (1960, François Truffaut)
35. Ese Oscuro Objeto del Deseo (1977, Luis Buñuel)
36. Tres Colores: Rojo (1994, Krzysztof Kieślowski)
37. L'Amour fou (1969, Jacques Rivette)
38. Bienvenido al Norte (2008, Dany Boon)
39. El Quimérico Inquilino (1976, Roman Polanski)
40. Besos Robados (1968, François Truffaut)
41. El Amor después del Mediodía (1972, Éric Rohmer)
42. Pierrot el Loco (1965, Jean-Luc Godard)
43. Adios, Muchachos (1987, Louis Malle)
44. Hiroshima, mon Amour (1959, Alain Resnais)
45. En un Suburbio de París (1952, Jacques Becker)
46. El Ejército de las Sombras (1969, Jean-Pierre Melville)
47. Los Ojos sin Rostro (1960, Georges Franju)
48. Orfeo (1950, Jean Cocteau)
49. La Pianista (2001, Michael Haneke)
50. La Bella y la Bestia (1946, Jean Cocteau)

Cineastas de la lista (los que más aparecen)
1. François Truffaut (7)
2. Jean-Luc Godard (4)
3, Louis Malle (4)
4. H.G. Clouzot (3)
5. Luis Buñuel (3)

Peliculas por décadas
Años 20 (1)
Años 30 (2)
Años 40 (2)
Años 50 (11)
Años 60 (17)
Años 70 (8)
Años 80 (1)
Años 90 (3)
Años 00 del Siglo XXI (5)

Ramón María del Valle-Inclán en 10 frases

Popular entre sus coetaneos, Ramón María del Valle-Inclán con su enhiesta barba característica es uno de los más extraordinarios literatos españoles. Yo mismo pase por la que había sido su casa en Pontevedra; el padre del esperpento.


Don Ramón hace ya más de 70 años que falleció, pero su muerte es aparente porque, aunque parezca mentira, aún vive. Sus obras son fiel reflejo de que en España sigue muy vivo el esperpento.

"España no está aquí, está en América. En México está la esencia más pura de España"

"El orgullo, el más fatal de los consejeros humanos"

"Los héroes clásicos reflejados en los espejos cóncavos dan el Esperpento. El sentido trágico de la vida española sólo puede darse con una estética sistemáticamente deformada"

"Si nuestro teatro tuviese el temblor de las fiestas de toros, sería magnífico. Si hubiese sabido transportar esa violencia estética, sería un teatro heroico como La Iliada... Una corrida de toros es algo muy hermoso"

"No quiero a mi lado ni cura discreto, ni fraile humilde, ni jesuita sabiondo"

"El mundo es una controversia"

"El comercio honrado no chupa la sangre de nadie"

"La redención de los humildes hemos de hacerla los que nacimos con ímpetu de señores cuando se haga la luz en nuestras conciencias"

"Las ideas jamás han sido patrimonio exclusivo de un hombre"

"El fascio no es una partida de la porra, como creen en España los radical-imbeciloides, ni un régimen de extrema-derecha. Es un afán imperial de universalidad en su más vertical y horizontal sentido ecuménico"

"¡Qué lo haga Rita la Cantaora!"

Rita Giménez García era muy conocida y reconocida en sus tiempos por ser una extraordinaria cantaora de flamenco, por lo que se la comenzó a conocer como Rita la Cantaora.
Natural de Jérez de la Frontera (nació en 1859), Rita destacó por sus dotes tanto para el canto como para el baile flamenco, convirtiéndose éste último en su medio de vida, iniciando sa carrera en su tierra natal.
Trabajó con los más grandes del mundillo y nunca desdeñó una oferta para trabajar ya fuese en Andalucia como En Madrid donde pasó gran parte de su vida. Tal fue el éxito que la revista "El Enano" le dedicó unos versos a su gracia y belleza:
Del  pueblo  andaluz  señora.  
Todo  el  elogio merece. 
Que su  mirar  enamora,  
Que  una  rosa  que  florece  
Es  Rita  la  cantaora.  

Tiene  especiales  antojos.  
Tiene  muy  chica  la boca. 
Tiene  m.uy grandes  los ojos, 
Y en  sus  pestañas  se  toca  
Lo de que  le hacen  mannojos.  
 
Su  bello  rostro  es moreno. 
Con su  sonrisa  me encanta, 
Y de  placeres  me lleno. 
Es redonda su  garganta  
Y  es curvilíneo  su seno. 

Su talle  airoso se mueve 
Lo mismo que  una  piragua:  
Nadie á igualarla  se atreve 
Y desliza  su  pié  breve  
Como la  linfa  del  agua.  

De los barrios  de  Sevilla  
Ella  es la  gala y encanto. 
Que  su  gracia  maravilla,  
Y busca  en  la  manzanilla  
Inspiración  á su  canto.  

La petenera  sentida,  
Que canta  en  dulce embeleso
Es  reflejo  de su vida. 
Porque  en  cada  nota anida 
Una  esperanza y un  beso.  

¡Cuántas  veces la he mirado,
Bajo  de la  undosa  parra 
El  bello rostro  inclinado  
Y en  sus manos  la  guitarra.  
Cansada  de haber  llorado!  

Otras veces, junto  al  mar.  
La vi  en las noches serenas
Sus lágrimas  enjugar,  
Viendo asomarse  las penas 
En su  lánguido  mirar. 

Otras,  en la juerga un  dia.  
Donde su  canto  aclamaban  
Entré  el  ¡ole! y la  alegría,  
Y las gentes  la  llamaban  
La estrella  de  Andalucía.  

¡Y cuántos,  por  mi  fortuna.  
La vi  pasar  por  mi lado 
En  esas noches  de luna.
Como un  ideal soñado 
En  esta ciudad  moruna!  

Ella, que  el  placer  no  entiendo,
Pasa  cantando  su  vida  
Y del  dolor se desprende... 
Pero  el  mundo  no comprende 
Lleva  en  el alma  la  herida.  

Por  eso,  cuando la  aurora.  
Derramando  sus  fulgores  
Los campos alegra  y dora, 
Pienso  ver entre  las  flores  
A Rita la  cantaora.
Rita la Cantaora falleció, habiendo sido evacuada hacía unos días por el estallido de la guerra civil española, tras una vida azarosa y muy aplaudida, pero desgraciadamente muy sacrificada y que no le valió la pena. En una entrevista concedida a "La Estampa" en 1934, la propia Rita admitió que, a pesar de haber vivido como una reina", al final era más "probe que las ratas". 


Rita sigue presente en acervo español, no precisamente por su labor como cantaora y bailaora, sino porque su nombre ha quedado ligado a varías expresiones que forman parte del refranero. Su pasión por el trabajo era tal, que estaba dispuesta a actuar allí donde se la solicitaba, sin importarle el dinero que ganara por la actuación (de hecho, aunque a finales de los años 20, Rita era muy reconocida en toda España, no dudaba en actuar donde fuera solicitada a pesar de ganar tan literalmente tres duros diarios), si eran actuaciones dobles, si éstas eran públicas o privadas. Fue tanta su fama que hasta sus propios compañeros recomendaban sus servicios cuando no les  ofrecían suficiente dinero como para actuar ellos mismos. De este modo, se acuñó expresiones como "que lo haga Rita la Cantaora" o "eso lo va a hacer Rita la Cantaora" para referirse a todas las veces en las que uno no está dispuesto a realizar una acción basicamente porque no quiere o no le conviene.

lunes, 9 de diciembre de 2019

Hombre Lobo Jameson

John Jonah Jameson III era un astronauta afamado, aunque los que seguimos las aventuras de nuestro aracnido favorito sabemos además que era hijo del cascarrabias mayor del Reino, esto es nuestro querido J.J. Jameson. 


En una misión secreta a la luna, John (que en una historia pasada había llegado a tener superpoderes), cuando estaba recogiendo muestras de rocas, encontró una misteriosa gema roja, que no se parecía en nada a lo que había visto anteriormente. Tras completar la misión Jameson tenía una especie manía por obtener esa extraña gema. De esa forma, ayudado por un compañero, consiguió sacar una parte de la gema de la cuarentena, fabricandose un colgante. Sin embargo, la  reaccionó al colgante de Jameson, causándole una transformación en una criatura terrible: un hombre lobo.


John le pidió ayuda a su padre, que creía que el Hombre Lobo estaba compinchado con Spidey, pero cuando su hijo se lo dijo, reconoció el colgante, que era el mismo que llevaba el Hombre Lobo, el cual permanecía pegado a su piel. Esa noche, de nuevo transformado en Hombre Lobo, Jameson hijo se enfrentó a la araña y, en medio de la lucha, Spiderman logró arrancar el colgante de la piel de Jameson, rompiendo la conexión mística/mágica entre John y el colgante. Lo arrojó al fondo del Río Hudson. John quedaba finalmente libre de la maldición.

El mejor delantero... de los terrestres

Cuenta Pepe que el como delantero era el mejor, ante lo que le preguntaban que cómo era posible afirmar tal cosa, compartiendo vestuario con un futbolista como "Pelé". De forma escueta, pero clara, Pepe contestaba que "Pelé" era de Saturno. 


Desde luego del Santos (que sería su único equipo) lo fue. Con una técnica endiablada y una capacidad del gol maravillosa, José Macia, conocido como el "Cañón de la Vila" por su potente disparo, anotó 405 goles en 750 con el club brasileño, siendo precisamente el segundo jugador con más goles de la entidad, precisamente detrás de "Pelé" (de Saturno no sé, pero inalcanzable seguro), formando un equipo de auténtica leyenda con el Rey, Coutinho y Zito entre otros, ganando once campeonatos paulistas, seis Campeonatos Brasileños (5 consecutivos), dos Copas Libertadores y  dos Copas Intercontinentales.


No tuvo tanta suerte con la Selección brasileña. Es verdad que anotó 22 goles en 41 partidos, pero no jugó un solo minuto en los dos campeonatos brasileños consecutivos (1958 y 1962). En el primero porque no contó para jugar, pero en el segundo lo tenía todo para jugar (era titular indiscutible), pero una lesión poco antes de jugar el primer partido, hizo que fuera reemplazado por Zagallo. Una pena, que no empaña una carrera prodigiosa.

¿Qué es un Mecenas?

La RAE (Real Academia Española) define mecenas como "persona que patrocina las letras o las artes". Con el paso del tiempo, a dicho definición se ha unido el patrocinio de la ciencia. De mecenas surge la palabra mecenazgo como aquel patrocinio que se otorga a artistas, literatos o científicos para permitirles desarrollar su obra siempre de carácter desinteresado, aunque puede reportarle beneficios de prestigio al patrocinador (al igual que al patrocinado) y es que dicho patrocinio, aunque pueda parecer un tema puramente económico (materiales, tratamiento y realización de la obra), también lo tiene desde el punto de vista social mediante la difusión.


La palabra procede de un nombre propio, el de Cayo Cilnio Mecenas, Consejero político Augusto, primer Emperador de Roma. Mecenas fue un relevante defensor e impulsor de las artes, especialmente de aquellos jóvenes talentos de la época que destacaban principalmente en la poesía. 

Mecenas y su círculo

Los mecenas generalmente suelen ser gente poderosa, con posibles economicos, por lo que no es extraño que entre los mecenas se hayan encontrado Reyes, aristocratas e incluso Papas. Hoy, por lo general, no hay mecenas en el sentido histórico, sino más bien patrocinadores, que serían instituciones (dentro del sector privado. Un ejemplo lo tenemos en el ámbito científico con el I+D+i, Investigación, Desarrollo e innovación) o empresas (dentro del sector privado) que apoyan un determinado proyecto a cambio de una contrapartida: visibilidad publicitaria (las marcas en las camisetas de los equipos de fútbol, por ejemplo). También ha surgido el término nuevo del Crowdfunding o micromecenazgo, el cual es un mecanismo colaborativo de financiación de proyectos desarrollado teniendo como base las nuevas tecnologías, siendo donaciones economicas por parte de un grupo de personas para financiar un proyecto (generalmente vía online), que bien puede ser musical, científico e incluso como financiación de campañas políticas.


A lo largo de la historia han habido mecenas que protegían a diferentes artistas (inicialmente noveles) porque valoraban su obra y les pedían encargos concretos para ellos mismos (a veces realizando obras que representansen a dichos mecenas como pinturas o esculturas), pero también otros que han protegido a científicos  porque consideraban que su trabajo simplemente merecía la pena. Así que la historia de la humanidad (arte, letras, ciencias... ) se la debemos en buena medida a la labor economía y social de los mecenas.