martes, 19 de junio de 2018

Cuando el huracan Jackson pasó por Tenerife

Yo apenás tendría 4 años, pero lo cierto es que incluso a pesar de ser muy pequeño me acuerdo (en parte, claro) de lo que supusó la llegada de uno de los mejores cantantes de la historia del pop. Efectivamente; ni más, ni menos que Michael Jackson estuvo en Tenerife. 


No cabe duda que la visita de Jackson a la isla fue un acontecimiento impresionante y es que (ya lo comenté en alguna ocasión) Michael Jackson era tratado casi como un dios por gran cantidad de fans en todo el mundo. Y en Tenerife no fue menos...


Ubicada dentro de la segunda étapa de su gira "Dangerous World" (en apoyo de su octavo álbum "Dangerous", siendo ésta además su segunda gira mundial), la estrella llegó a Tenerife por el aeropuerto de Los Rodeos, el Sábado 25 de Septiembre de 1993, y su actuación sería el día siguiente en el muelle de Santa Cruz. Allí sería recibido por un par de niños con traje de mago.
Jackson saludó con una timidez que algunos tacharían  de infantil, metiendose en una furgoneta azul que lo llevó al Hotel Botánico del Puerto de la Cruz, recinto que había elegido el séquito de Jackson por sus jardines (Gran elección, por cierto). Evidentemente todo estaba preparado. Semanas esperándolo para cumplir con algunas de sus exigencias (todos tienen fama de eso, pero especialmente la tenía Jackson) que incluía limpieza extrema, silencio y garantías de seguridad para la quinta planta en la que se hospedaron él junto a otros 19 miembros de la organización.


A las cinco de la tarde se cerraron las vías alrededor del escenario, la Avenida Marítima y la Plaza de España. Centenares de personas pasaron la noche cerca del acceso principal para asegurarse el mejor lugar. A pesar de que se temía que hubiera huecos vacios dado el precio de las entradas (5.000 pesetas), lo cierto es que, como se suele decir, no cabía un alma para ver al indudable Rey el pop.
Pasadas las diez de la noche se hizo un silencio que dio paso al espectáculo. El primer tema que sonó no fue de Michael, sino el Carmina Burana (sintonía preferida por las autoridades chicharreras para los grandes eventos, apareció la estrella, con pantalón y camisa blanca, y un complemento cruzado en el pecho a modo de canana de color oro.


Llegaban los bailes imposibles, seguidos de sus inolvidables canciones, desatandose la locura entre los presentes con temas como Smooth criminal, I´ll be there, She´s out of my live, Rocket man y tantos otros. 
Aunque muchos artistas del ámbito internacional (me refiero al anglosajón) han pasado por España, evidentemente no es nada facil (por no decir imposible) que alguno dé un rodeo y pase por las Canarias... por eso muy pocos han podido olvidar la huella que dejó Michael Jacskon (uno de los más grandes) en Tenerife. 

Parte 1


Parte 2


Parte 3

¡¡¡Campeones!!!

Voy a hacer referencia ahora sobre una de las series míticas de la televisión japonesa, que tuvo más que gran predicamento en España (hasta la veían los que no les gustaba el fútbol). Resulta que está basada en un manga llamado Capitán Tsubasa creado por el historietista Yōichi Takahashi en 1981, que enseguida tendría su serie de televisión del mismo nombre, pero que en Hispanoamérica se llamó Supercampeones y en España se tituló Campeones, pero la gente la conoció como Oliver y Benji por la sintonía inicial en el país.


La trama se centra en la relación de Oliver  Atom (Tsubasa Ozora en el original) con sus amigos, la rivalidad hacia sus oponentes, los entrenamientos y la competición, así como los acontecimientos en cada uno de los partidos que se juegan. 


Entre los personajes conocidos por todos, aparte del protagonista tenemos Benji Price, Bruce Baker, Julian Ross, Mark Lenders, Dani Melow y tantos otros, que hicieron soñar a más de uno con disparos imposibles en medios de campos kilométricos en partidos interminables donde el balón hacía giros extraños (e imposibles, claro), aparte de ese excesivo dramatismo en algunas escenas.
La serie tuvo diferentes etapas e incluso acabaron por nuevas series donde iban al Mundial. Lo curioso (aunque no es de extrañar) es que La Asociación japonesa apoyó el desarrollo de la serie porque vieron un gran potencial para crear aficionados al fútbol.


Más allá de lo expresado, la serie trata temas como el compañerismo, capacidad de superación e incluso sobreponerse a los malos resultados siempre si se tiene el tesón adecuado. Por eso son campeones. 

Intro japonesa


Intro española (Oliver y Benji)

Un día para la infamia

En la historia del mundo y más concretamente en España han habido muchos días donde el ser humano ha demostrado con creces lo miserable que puede llegar a ser... pero aquel 19 de Junio de 1987... 


Ese día el terrorista de ETA Troitiño realizó tres llamadas de aviso desde una cabina telefónica, dirigidas a la Guardia Urbana de Barcelona, a la administración de Hipercor y al diario Avui en la que decía que iba a haber un atentado. No nos llevemos a engaños: aunque "avisó", en ningún momento dijo dónde estaba la bomba. Lo único que se sabía era que la explosión sería a las 15:30 horas (dando un margen de entre quince y cinco minutos desde las llamadas), 38 minutos antes de la hora real. 


La ingente labor de la seguridad del establecimiento, ayudada por Guardia Urbana y Policía, buscaron el paquete.  Se dice que debían haber desalojado el local, pero la sorpresa fue tan mayúscula que se pensó que el artefacto se encontraría. Por otro lado, era habitual recibir avisos de bomba falsos por lo que al no ser encontrado el paquete, se pensó en tal cosa ("La Vanguardia" hablaba de hasta 20 avisos diario).


Lo cierto es que las 16:10 se activaron los explosivos (estaban en un coche), ocasionando una enorme explosión que voló por los aires la primera planta del garaje, y provocando un socavón de hasta 5 metros de diámetro en el suelo del establecimiento por el que penetró una bola de fuego que abrasó a todas las personas que encontró como si de napalm se tratara. Los gases tóxicos hicieron el resto. 
Hubieron 45 heridos y 21 muertos (entre ellos muchas mujeres y niños), algunos de los cuales estaban carbonizados, haciendo realidad el sueño de los asesinos etarras de socializar lo que ellos llamaban el "conflicto", pero que en realidad era el que unos miserables pistoleros acababan con la vida de personas por puro odio; por maldad. Por eso los que los defienden (mucho nazionalismo catalán, extrema izquierda y algún otro del PSOE); los que lo reciben incluso en Barcelona (lugar mismo donde tuvo el atentado) me dan tanto asco como los propios asesinos. 


Aún hoy el atentado de Hipercor (que destrozó varios edificios aledaños) es visto como ejemplo de la miseria humana; de algo que España NO puede, NI debe olvidar. Ni conflictos; ni narices. ETA sólo buscó la muerte de personas y actualmente busca el blanqueamiento, algo que desgraciadamente merced a una sociedad taciturna y pueril está consiguiendo. Pero esto es como decía Jesucristo: son sepulcros muy blancos por fuera, pero que por dentro están llenos de podedumbre y corrupción. Por eso: NO OLVIDAMOS. 

Hijo de Hur

Nadie podía pensar que Lewis Wallace, General de la Guerra de Secesión, escribiría uno de los libros más influyentes de la historia y más dentro de un ámbito pocas veces tocado en la novela como el Cristianismo. Se dice que Wallace había sido incrédulo en su juventud, pero algo que conservó toda su vida fue el estudio y su interes por saber. Fue precisamente a través de sus estudios en documentos de la época cuando llegó a la conclusión de que realmente existió Jesús de Nazaret. Lo cierto es que (confirmado por él), la novela que acabaría titulando como "Ben-Hur: A Tale of the Christ" ("Ben-Hur: una historia de Cristo" en inglés) la concibió como una manera de interpretar sus propias creencias acerca de Dios y de Cristo.


La novela publicada en 1880 nos relata la historia de un príncipe judío, Judá Ben-Hur (literalmente "hijo de Ur") y sus peripecias en la época del Mesías en un mundo en el que se gestaba la nueva Fe, que sería el Cristianismo, comenzando desde la adoración de los Magos y siguiendo por la historia de Judá, traicionado por su amigo Messala, y que desde ese momento buscará la venganza para posteriormente brotar algo en el que no es otra cosa que la llama de aquel hombre nacido en Belén, el hijo de María. 


Lew Wallace hizo algo muy habitual en las novelas de su tiempo: combinar romanticismo y espiritualidad. Muchos miembros de la curia eran firmes opositores a las novelas en general, hasta Ben-Hur, cambiando de parecer, lo que hizo que la novela fuera una de las más vendidas no sólo de su tiempo, sino de la historia. Es más, no sería superada en ventas hasta el boom que supusó "Lo que el Viento se Llevó".

Lew Wallace

Por otro lado, inicialmente se adaptó al teatro con notable éxito hasta que llegaron las adaptaciones cinematograficas, de las cuales las más conocidas fueron las dirigidas por Fred Niblo (la cual es superfiel a la obra original), una de las grandes del cine mudo, con el gran Ramón Novarro, y la más reconocida por todos (gracias especialmente a sus 11 Oscars) dirigida por William Wyler con Charlton Heston. Em ambas son memorables la batalla en el mar y las carreras de cuadrigas. 

Las versiones de 1925 y 1959

Ni que decir que la obra es entretenida, muy buena desde el punto de vista histórico, aparte de contar con una trama bien estructurada y una apasionante historia, la cual nos fhace seguir las aventuras del hijo de Hur.

sábado, 16 de junio de 2018

La inolvidable Yvonne

De padre vendedor y de madre aspirante a actriz, Margaret Yvonne Middleton (de sangre escocesa e italiana) comenzaría a hacer sus pinitos no tanto en la actuación, sino en el baile. Peggy como la llamaban desde niña sería captada para realizar pequeños papeles en una carrera en el cine que comenzaria a despegar en los 40. Ya entonces a su nombre le había añadido el apellido de soltera de su madre: Yvonne De Carlo.


Yvonne, mujer morena y de mirada intensa se convirtió en una de las actrices más prominentes de la étapa dorada del cine con obras como "Salome la Embrujadora" o haciendo de femme fatale en una de las grandes películas del cine negro con Burt Lancaster, "El Abrazo de la Muerte" dirigida por Robert Siodmak.

Yvonne De Carlo y Burt Lancaster

Pero si por una película la conocimos muy bien fue por la epopeya biblica de DeMille, "Los Diez Mandamientos", con un gran cartel interpretativo y unos magníficos efectos visuales para la época; una obra para la que no era candidata. Durante la preparación de la película Audrey Hepburn fue sugerida para el papel de la Reina egipcia Nefertari y la actriz Anne Baxter era la elegida para el papel de Séfora, esposa de Moisés (que sería interpretado por Charlton Heston), pero Audrey fue rechazada para el papel por ser palabras textuales "demasiado plana de pecho" (¡lamentable!) y el papel de Nefertari se le dio a Baxter, mientras DeMille le ofreció el papel de Séfora a Yvonne, la cual rechazó un papel en una película alemana. Su actuación la convirtió en una actriz de primer nivel, pero no todo fue bien a nivel personal. 


Casada con Robert Drew Morgan, un doble con quien tuvo dos hijos, Bruce Ross y Michael; la pareja sufrió varias separaciones y reconciliaciones y es que se decía que el marido tenía celos de la carrera de su mujer y eso en parte propició su progresiva retirada de la gran pantalla. 


En 1962 durante la filmación de una escena peligrosa en un tren en movimiento para "La Conquista del Oeste", su marido cayó bajo las ruedas en un accidente que le costó una pierna. El estudio no se responsabilizó y se negó a indemnizarlo. La familia  atravesó dificultades económicas a raíz de los gastos médicos y, aunque participó en "El gran McLintock", gracias a John Wayne, la ayuda no sirvió de mucho.  Por eso decidió aceptar el papel de Lily, la madre vampiresa en "La Familia Monster".


Considerada como una serie de culto, sobre una familia gótica, utilizando la comedia negra, muy parecida a la Familia Adams, sólo que en este caso a diferencia de los Adams, eran personajes típicos del terror clásico y no personajes originales, destacando muy especialmente Yvonne como la vampiresa Lily Monster. 


Como Séfora, la vampiresa o tantos otros, Yvonne De Carlo es una de las grandes tanto del cine como la televisión. Una mujer que fue tan importante que tiene dos estrellas en el Paseo de la Fama de Hollywood por su contribución al cine y a la televisión, ¡Impresionante!

Un día inolvidable para Chacho

El partido era un simple amistoso ante una desconocida Bulgaria, pero sería un día inolvidable para un delantero que por aquellos años jugaba en el equipo de su ciudad, el Deportivo de la Coruña, entonces en Segunda División. Ese era Eduardo González Valiño, pero todos lo conocían como "Chacho".


Ese día de Mayo de 1933 de todas las maneras posibles (como se le pedía a un delantero), Chacho anotó la friolera de 6 goles en un encuentro en que el combinado Nacional, el cual jugó en Chamartín, machacó a los búlgaros. A día de hoy, no ha habido jugador que haya anotado más goles en un partido con la Selección, aparte de ser el encuentro más goleador de la historia de España.


Chacho demostró sus prestaciones goleadoras (ya comprobadas en Coruña), yendo al Campeonato del Mundo de 1934, jugando un partido (el de la eliminación ante Italia por 1-0) y fichando por el Athletic de Madrid en el que estaría dos años.


Chacho volvería al club de toda su vida, que ya había conseguido su sueño, el de la Primera División del fútbol español. Pero nada es comparable a aquel día en el que anotó aquellos 6 goles; 6 dianas para la historia.

La belleza de Popea

Popea Sabina no estaba destinada a ser Emperatriz, pero quien la sigue... Según cuentan era una mujer de extraorinaria belleza, la cual antes de Nerón ya había estado casada dos veces. Primero con Rufrio Crispino (de quien tuvo un hijo), pero el más importante sería su segundo marido, Otón.


Para tener influencia sobre Nerón propició que su esposa fuese amante del Emperador, el cual se enamoró de ella. Con lo que no contaba Otón es que la que acabó por tener gran influencia sobre Nerón fue su mismísima esposa hasta el punto de que consiguió primero la ejecución de la madre del Emperador, Agripina la menor (su gran rival) y la esposa de éste, Claudia Octavia, de la que antes se había divorciado. Su propia madre, la cual hizo todo lo posible para que Claudio nombrara como sucesor a su hijo, fue acusada de traición. Desde ese momento, por las callejuelas de Roma, Nerón fue calificado con una palabra: matricida.

Popea y Nerón

Popea, mujer coqueta y de extraordinaria belleza (según Tácito), Emperatriz de Roma (tras casarse con Nerón), implantó los baños de leche de burra, muy buenos para el cutis.


Como otras Emperatrices, conspiró (se dice que propició el suicidio de Séneca) y fue extremadamente manipuladora. Un día del año 65, un borracho Nerón le dio un puntapié en el vientre. Popea, que estaba nuevamente embarazada (la única hija que habían tenido, Claudia, murió a los 4 meses) sufrió un aborto y murió. El Emperador, arrepentido, ofreció un cortejo fúnebre, decretando varios días festivos en su honor. Fue tal la obsesión de Nerón que se sintió atraído por el esclavo Esporo, que decían era muy parecido al de Emperatriz muerta. Conclusión: lo castraron y obligaron a vestirse como su difunta esposa. Es evidente que Nerón nunca pudo olvidar a su Popea.