martes, 27 de octubre de 2015

"¡Vete a la porra!"

La expresión que titula este post es una de las más conocidas y de las que estoy seguro todos habremos dicho alguna vez para quitarnos de encima a una persona que no nos cae bien, con la que tenemos una discusión (para zanjarla) o es literalmente un pesado. Sin embargo, ¿De dónde viene esta frase popular?


Curiosamente tiene un origen militar. La porra era un bastón colosal, labrado y rematado por un gran puño de plata, que llevaba el tambor de los antiguos regimientos militares. La costumbre era que este bastón era colocado en el centro de un campamento militar para marcar el sitio donde tenían que ir los soldados cuanto cometían una infracción. 
Así cada vez que un superior veía que uno de sus soldados cometía un delito, utilizaba la castiza frase de "¡Vaya usarced a la porra, seor soldado!" y éste no tenía más remedio que, durante el descanso, ir hacía donde estaba el mencionado bastón para sufrir el arrestro por las faltas que hubiera cometido. Con el tiempo esta frase pasó a formar parte de nuestro acervo cultural, pasando del ambiente militar original a nuestro día a día.

No hay comentarios:

Publicar un comentario