martes, 27 de octubre de 2015

Aquellos felices años 20

Tras el fin de la Gran Guerra, parece que nuevas oportunidades se le abrieron al mundo y más concretamente a los Estados Unidos. Así comenzaba una época conocida como los Felices Años 20, que de forma coloquial a pasado a ser denominada locos años 20.


La Revolución industrial hizo que muchas personas abandonaran el campo, llegando a la ciudad, algo que hizo que se abrieran nuevas empresas y aumentara considerablemente el consumo en lo que sería un ciclo económico brillantisimo que no sólo se daría en los Estados Unidos, sino en gran parte del mundo. 
El crecimiento de la economía favoreció la aparición de lo que conocemos como clase media y con ella la posibilidad de que familias de origen muy humilde pudieran prosperar económicamente e incluso pudieran invertir en bolsa. Lo que cabe decir es que Europa había pasado a ser dependiente de los Estados Unidos y que este país alcanzo un alto grado de exportaciones de sus productos al viejo continente, algo que, en cierta media, ha perdurado hasta la fecha. 


Esta época se tiende a pensar, no sin algo de razón, que fue una época de jolgorio y fiesta, sin embargo, no todo fue felicidad en aquellos locos años 20. La promulgación de la conocida como Ley Seca, favoreció la aparición de mafias y el enriquecimiento de sus miembros que vieron un filón en vender alcohol, muchas veces adulterados, a bares que sistemáticamente incumplieron la Ley Seca. 

Al Capone "caracortada", jefe de la mafia

También aparecerían los totalitarismos en la vieja Europa en lo que podríamos considerar que fue efecto de la Gran Guerra. Primero en Italia apareció el fascismo de Mussolini, que impuso una dictadura brutal, y comenzaría a nacer el germen del odio en Alemania por culpa de las condiciones vergonzosas que le habían puesto los vencedores. Esos años 20, el nazismo comenzó a hacer de las suyas, aunque no obtendría el poder hasta los años 30. 

 
Sin embargo, la gente parecía estar ajena a la amenaza que se cernía sobre el mundo, ya que la economía parecía ir bien. La creación de fabricas aumentaba y la contratación también (la tasa de desempleados en los Estados Unidos había bajado hasta los 13 millones). La construcción de rascacielos era fiel ejemplo de hacia donde quería llegar los Estados Unidos: hasta el mismísimo cielo. No obstante, algo bien gordo se avecinaba. 


El que muchos empresarios (grandes y pequeños) orientaran sus beneficios a la bolsa, endeudandose con los bancos para comprar acciones, fue el germen de todo. Cuando las acciones dejaron de subir, muchos empezó a vender rápidamente sus acciones y no perder casi nada, pero ésto motivó que los precios bajaran y se siguieran vendiendo acciones aún más rápido que antes. Éste desastre se produjo un Jueves 24 de Octubre, que fue conocido como Jueves Negro. 

Pánico en Wall Street

La siguiente semana, en el día que se conocería como Martes Negro, los bancos exigieron el dinero de los créditos cedidos, y los arruinados empresarios no pudieron hacer frente a su pago.El hundimiento de la economía se había llevado a cabo. Familias enteras, tanto de origen rico como de origen pobre (especialmente los que habían marchado del campo a la ciudad) se habían quedado sin nada. Este crac provoco la que es conocida como la Gran Depresión del 29, algo que no sólo afecto a los Estados Unidos, sino a todos los países dependientes. Aquel Martes negro hubo infinidad de suicidios, acciones que se repetirían en todos aquellos meses por parte de personas que habiéndolo tenido todo, se habían quedado en la ruina. Y ante la posibilidad de morir de hambre, preferían el suicidio. 


Así acababan los años 20: se había pasado de la alegría por los buenos datos económicos (el desarrollismo de las ciudades en contraposición al campo, la aparición de una clase media estable) a la miseria más absoluta por culpa de la burbuja especulativa, algo que motivaría unas políticas económicas más proteccionistas y el envalentonamiento de los totalitarismos en Europa que llevarían al mundo a lo que sería la Segunda Guerra Mundial.

No hay comentarios:

Publicar un comentario