martes, 20 de octubre de 2015

"En el principio..."

"...creó Dios los cielos y la tierra" Así comienza una de las narraciones más extraordinarias de la historia de las Religiones. Con esta simple palabra comenzaba el Primer Libro de la Ley o la 'Tora' (el Pentateuco): el Génesis. El nombre del libro proviene del griego γένεσις (/guénesis/), que significa nacimiento, creación u origen, haciendo referencia a que con éste comienza no sólo la historia del mundo, sino que es un simple "prólogo"; la antesala a la historia del pueblo de Israel. Cabe citar que en hebreo, el libro se titula "Bere'schíth", que significa "En el Principio"; precisamente la primera palabra de este increíble relato, que comienza con la creación de la tierra. 


Hablar de realidad histórica de el Génesis sería como discutir sobre la nada. El autor (o autores) del mismo no buscaba indagar en la historia; no querían que su relato fuera un simple acontecimiento histórico. Lo que buscaba era algo en lo que se incidió en los libros posteriores: la intervención de Dios en la historia del pueblo de Israel y, en el caso del Génesis, yendo de más a menos. Pasamos de la creación del mundo a Adan y Eva y de éstos a Noé con quien pasamos a las diferentes razas que pueblan la Tierra.

Adán y Eva

De uno de los hijos de Noé, Sem, descendería Abraham, el primero de los Patriarcas, que sería llamado por Dios y por el cual descenderían todos y cada uno de los que conformarían el pueblo elegido; el que sería el pueblo de Israel. El que desciendan de Sem hace que los israelitas sean llamados semitas, aunque hay diferentes pueblos, que se consideran descendientes del mencionado Sem. 


En este relato convergen la tradición religiosa, la historia familiar (con las diferentes genealogias que van de Adan a Noé y de Noé a Abraham) y la historia popular, contada de generación en generación. Es por eso que es muy difícil a día de hoy (a diferencia de épocas pasadas) hablar de la realidad tajante del Génesis (dados los descubrimientos científicos), así como separar la tradición popular de la historia real. 

Un Ángel del Señor evita que Abraham sacrifique a su hijo

En cuanto a su autor no esta claro quién es, aunque es probable que fuera más de uno. La historia popular nos habla de que el Libertador Moisés escribió no sólo el Génesis, sino todo el Pentateuco. Por otro lado, muchos hablan (no sin cierta lógica) de que fue escrito cuando el pueblo de Israel estaba cautivo en Babilonia en base a la necesidad de darle realce moral a un pueblo cautivo, cuya tradición religiosa no había sido puesta por escrito, y algunas partes de la misma, sobre todo en relación con la parte de Caín y Abel, nos pueden dar parte de la clave a la hora de mostrarnos el pensamiento y las tradiciones del momento en el que fue escrito. 

Moisés ¿Su posible autor?

Muchos ven una relación plausible entre los mitos sumerios y algunos relatos del Génesis, lo que probaría el que fuera escrito en época de la cautividad de Babilonia. Un caso paradigmático del tema lo encontramos en el Diluvio Universal, aunque cabe decir que han habido y existen diversas mitologías en todo el mundo que presentan un relato parecido. 


Independientemente de todo esto, el Génesis es una de las narraciones más leídas y estudiadas por infinidad de personas, creyentes o no, que han buscado, en cierta medida, hallar lo que se esconde en un libro que representa no sólo la Religión, sino la cultura y la sociedad de un pueblo que tenía a Dios como el principio y el fin de todo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario