martes, 13 de octubre de 2015

¿Martes 13?

Muchos conocemos la superstición sobre que en los Martes 13 es un día de mal fario; en el que te pasan cosas funestas, pero ¿De dónde viene el origen de tal día para identificarlo con la "mala suerte"?


Según parece el Martes como origen del mal fario tiene lugar porque el Martes 29 de Mayo de 1459 cayó la ciudad de Constantinopla, el último resquicio que quedaba del antiguo Imperio Romano, a manos de los musulmanes.

Caida de Constantinopla

Sin embargo, otros ven su origen en que el día estaba dedicado al antiguo Dios romano Marte (Ares para los griegos), que era el Dios de la Guerra. El Dios era visto como es lógico como un ser sanguinario, terrible y destructivo, por lo que no sería descartarle que por eso el Martes era considerado como un día funesto. 
El Dios Marte

En cuanto al 13, tradicionalmente la historia más conocida es en la que se nos dice que representa a Judas Iscariote, el traidor, que sería el discípulo 12 en la Última Cena, aunque sí contamos a Jesús sería el personaje número 13. 

La Última Cena

No obstante, en general el 13 siempre ha sido visto como algo funesto, terrible. En la Cábala se enumera a 13 espíritus malignos, al igual que se da también en leyendas nórdicas. Sin salirnos del Cristianismo, el capítulo 13 del Apocalipsis corresponde al anticristo y a la bestia. Según he podido saber, en el Tarot, por ejemplo, el número 13 hace referencia a la muerte y a la desgracia eterna. 


El caso es que la conjunción de dos días "funestos" como Martes y el número 13 se asoció con las desgracias, siendo una de las supersticiones más ancestrales en los países hispanohablantes. En otros países como los anglosajones es el Viernes 13, mientras que en Italia es el Viernes 17 por motivos diferentes. Lo cierto es que todas y cada de estas tradiciones, aunque se tienen por absurdas, forman parte de nuestra historia de la que no sabríamos nada sin haber conocido los pensamiento de nuestros ancestros entre los que se encuentran las supersticiones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario