jueves, 29 de octubre de 2015

Recordando al General García-Escámez

Nació en Cádiz, pero su vida siempre estará asociada a las Islas Canarias. Don Francisco García-Escámez, a pesar de ser republicano de corazón, prefirió unirse al golpe militar de 1936 a una Segunda República muerta, en el que los radicalismos campaban a sus anchas. El golpe derivó en una guerra de tres años en el que sus acciones lo llevaron de ser Coronel a General de Brigada. Tras esto, llegaría a ser Teniente General. Acabada la guerra, con la victoria de los sublevados, sería nombrado Capitán General de Canarias.


García-Escámez se adaptó muy pronto a la idiosincrasia isleña, ganándose el respeto de muchos que incluso eran contrarios a la dictadura, puesto que era bien conocidas las desavenencias entre él y Franco. Las islas alcanzaron un cierto estatus económico con la construcción del hotel Mencey y el mercado de Nuestra Señora de África. 


Sin embargo, hay una curiosidad sobre García-Escámez, que no se conocería hasta mucho después de su fallecimiento, salvo para unos pocos. El Capitán General de Canarias se puso de acuerdo con los elementos monárquicos de Estoril en Portugal para hacerse independiente del Gobierno español, proclamando la monarquía de don Juan de Borbón en Canarias. La idea era la posibilidad de que los alemanes, cansados de Franco (por su no entrada definitiva en la guerra mundial), invadieran España para, aprovechándose del desconcierto, hacer que las Islas fueran un territorio independiente regidos por un Borbón.


El primo de Franco, Salgado-Araujo nos lo relata en "Mis conversaciones privadas con Franco donde, según él, su primo le dijo:
"Cuando estuve oficialmente en Canarias después de la última guerra europea (1958), me extrañó que en un sitio visible hubiera una fotografía de Don Juan de tamaño bastante grande, con una expresiva dedicatoria. Mi sorpresa fue grande, pues yo sabía que García-Escámez había sido siempre partidario de la república  y no sabía a qué venía tanto cambio de ideales políticos. Ahora me lo explico"
Lo cierto es que tal cosa, como bien sabemos, no se produjo y sí Franco procuró llevarse bien con García-Escámez fue por el cariño que le profesaba la población isleña, algo que se hizo patente en el multitudinario funeral, tras su repentina muerte en 1951, que fue oficiado por otro personaje muy querido por los canarios, el obispo de la Diócesis Nivariense, don Domingo Pérez Cáceres. 


García-Escámez fue y es una figura tan respetada que aún hoy un barrio de Santa Cruz lleva su nombre. Y es que este gaditano de nacimiento y canario de adopción es una de las personalidades más importantes de la historia de las Islas Canarias.

1 comentario:

  1. Saludos cordiales estimados

    “DIARIO DEL VALLE”

    Les hago llegar, de formar de recordatorio, que espero la colaboración del artículo de opinión, de esta semana para la publicación de sábado.

    Espero que se animen una semana más.

    A la espera de recibir su envío, cosa que les agradezco profundamente.

    Con los mejores deseos

    José Peraza
    ------------------------------------------------------------------------------------------------
    PULSA AQUÍ, PARA QUE VEAS MÁS INFORMACIÓN
    www.diariodelvalledelaorotava.blogspot.com
    https://www.facebook.com/diariodelvallenorte
    https://twitter.com/diariodelvalle
    Correo - peraza1953@hotmail.es
    POR SI LO DESEAS, COLABORARA EN MI DIARIO, ESTOS PUBLICANDO A MIS CONTACTOS LOS SÁBADO. TE ADJUNTO MIS ENLACES POR SI ES DE TU AGRADO

    ResponderEliminar