jueves, 29 de octubre de 2015

La increíble historia del duende de Zaragoza

Esta historia llamó profundamente mi atención por lo extraña e inverosímil que resulta que de no ser por los diarios de la época, los cuales hicieron una gran cobertura del caso, hubiera creído que este hecho era totalmente falso.


La historia de la que les voy a hablar tuvo lugar durante la Segunda República Española, concretamente en el año 1934, en un edificio de Zaragoza. La primera en ser testigo del hecho fue la criada de la casa, que por la mañana oyó unas risas y voces saliendo de la hornilla. Era tal el escándalo producido que muchos vecinos salieron sobresaltados de sus viviendas. Una lastimera voz masculina salía y hablaba con la criada, algo que ella misma le diría a su Señora, a vecinos y curiosos. 


Lo más extraño del caso es que muchas veces la voz sonaba verdaderamente nítida hasta el punto de que interactuaba con los presentes. Un caso nos lo encontramos en esta conversación entre un policía y la voz misteriosa, recogida por los medios:
"-¿Quién eres?, ¿Por qué haces esto?, ¿Quieres dinero?
-No.
-¿Quieres trabajo?
-No.
-¿Qué quieres hombre?
-Nada. No soy hombre."
Tras esto la policía desalojo el edificio para desarrollar una investigación en torno a la aparición de este ser al que se comenzaría a llamar el "duende de la hornilla" o "duende de Zaragoza". El caso es que la voz siguió interactuando con los presentes. Nada en claro se sacaba de todo esto. Una de las conversaciones que trascendieron fue la que tuvo el propietario de la casa con el duende:

"-¿Cuántos estamos en la casa?"
-13". 
-Al replicarle que eran doce, la voz gritó: -No, 13!"

Y efectivamente. Eran 12 adultos y el niño pequeño en quien no habían reparado nadie. Sobre las explicaciones que se dieron no convenció ninguna. Y es que no es fácil hablar de lo que aparece de forma tan increíble.


Se dijo que las voces eran producidas por la criada, pero a veces el misterioso ser decía algo sin estar ella y el que fuera una especie de ente demoníaco (que hablaba cuando le daba la gana y muchas veces de mala manera) cobró mucha fuerza por parte de la multitud de curiosos que se apilaban en torno al edificio. Se llegó a decir que era una broma pesada por parte de algún vecino, pero las conversaciones con el ser como la anteriormente mencionada sugerían que tenía que estar en la casa.


El caso es que los sucesos terminaron en torno a 1935, dándose carpetazo a una historia asombrosa, que lleno de curiosidad y algo de pavor a la sociedad zaragozana de aquellos años por un extraño suceso en un edificio, que no existe en la actualidad. Así no se volvió a saber nada de aquel ser al que todos llamaron el duende de Zaragoza.
PD: Por cierto, el edificio que sustituyó al aquel donde ocurrieron los hechos se llama "Edificio Duende". 

1 comentario:

  1. Que historia mas curiosa por no decir siniestra, no la conocía, hasta ahora en este relato tuyo.

    ResponderEliminar