jueves, 24 de octubre de 2013

Con Don Pelayo empezó todo

Don Pelayo representa a una de las figuras de las que se han dicho muchas cosas, pero de las que no se sabe casi nada. Pero sin dudas podemos decir que Don Pelayo inicio sin querer algo que ni el mismo hubiera imaginado que podría llegar a darse. Seria en las montañas de Covadonga donde comenzaría todo. 



Cuentan que Pelayo era descendiente de los visigodos y poniéndose al frente de un grupo de hombres hizo frente a la cohorte de árabes que iban recaudando dinero por toda la Península Ibérica. Pelayo, el cual había pasado por tierra santa, durante la primera sublevación fue detenido y enviado a Córdoba. 


Cueva de Santa María, refugio de Pelayo y sus hombres

Sin embargo, consiguió escapar y allí en medio de Covadonga consiguió encabezar una segunda sublevación. Las crónicas cristianas hablan de un éxito aplastante de los hombres encabezados por Pelayo. Por otra parte, las crónicas arabes hablan de Pelayo como un "asno salvaje" y de la sublevación como un "pequeño contratiempo". Y es fruto de esa divergencia de pareceres donde se gesto una leyenda que aún permanece en las escarpadas tierras de Covadonga. 


Lo que si es cierto es que Don Pelayo sin ser Rey fue el gestor de lo que seria el futuro Reino de Asturias que llevarían sus descendientes. Por eso, es conveniente decir que Asturias es el corazón de España porque allí empezó todo. La historia de un territorio con muchos Reinos, es verdad, pero que con el andar de los tiempos, formarian lo que es la España actual.

No hay comentarios:

Publicar un comentario