jueves, 7 de mayo de 2015

Clásicos Inmortales: La Novia de Frankenstein

Hoy en día nos agobian con cientos de segundas partes o secuelas, muchas veces innecesarias de diferentes películas. Sin embargo, esto no siempre fue así y, de hecho, los estudios en un principio, dependiendo del tema, eran muy remisos a la hora de realizar una secuela de una película, que había resultado todo un éxito. La primera secuela sería la continuación de una de las grandes películas de terror de los años 30 (las clásicas de los monstruos), "El Doctor Frankenstein", con la rareza o curiosidad de darle compañera a uno de los monstruos más reconocidos dentro del séptimo arte y que salió de la literatura.


La historia comienza en un castillo donde se encuentran Mary Shelley (Elsa Lanchester) junto a su marido Percy (Douglas Walton) y el poeta Lord Byron (Gavin Gordon). En ese momento sobre la zona hay tormenta, algo que asusta a Mary, por lo que para olvidarse de ésta, decide contarles la continuacion de la historia del monstruo que creó el doctor Frankenstein y que supuestamente había perecido en el incendio del molino provocado por el pueblo para acabar con él. 

Mary comienza a contar la continuación de su historia

Cuando ya todos lo daban por muerto, el padre de Maria, la primera víctima del monstruo, trata de comprobar que el monstruo había perecido en el incendio. Es por ello que se introduce en el molino, comprobando, demasiado tarde a su pesar, que el monstruo (Boris Karloff) sobrevivió, y acaba con él y poco después con su esposa. 
Por otro lado, Henry Frankenstein (Colin Clive), que aún no se ha recuperado de la experiencia provocada por su creación, recibe en su casa al doctor Petrorius (Ernest Thesiger), antiguo profesor expulsado de la enseñanza por sus extrañas prácticas, que desea combinar los conocimientos de ambos para crear vida.
Henry se niega, pues desea vivir en paz y casarse con su novia Elizabeth (Valerie Hobson), pero acepta visitar la casa de Pretorius, comprobando que este también creó vida. Ante él ve a unos pequeños seres que guarda en frascos: un arzobispo, un diablo, una bailarina y una sirena creados desde cultivos, sin embargo, precisa la ayuda de Frankenstein para poder solucionar el tema del tamaño y crear de esta forma una nueva raza, por lo que le propone crear una mujer para el monstruo.


Ellos todavía no saben que el monstruo sobrevivio. Éste se encuentra desorientado y  rechaza su propia imagen al verse en un río, donde es sorprendido y rodeado por todos los aldeanos, que logran reducirlo y atraparlo, transportándolo atado con grilletes hasta la cárcel. No obstante, el monstruo consigue desatarse fácilmente, huyendo de la zona, lo que provoca el pánico y que se inicie su búsqueda para prenderlo.

El monstruo encadenado

Una vez en el campo, se siente atraído por el sonido de un violín. Dicho sonido proviene de una casa aislada donde vive un anacoreta ciego (O. P. Heggie) que añora la compañía de alguien y que decide cuidarlo y curar sus heridas, dándole de comer y procurándole cobijo, enseñándolo a hablar y viviendo juntos en armonía. Es en ese momento cuando el monstruo se da cuenta de la necesidad de contar con un amigo y pone en valor, gracias al ciego, de lo triste que puede ser la soledad. El anacoreta es el primer ser humano que lo trata como una persona normal e incluso le dice que no tiene que temer al fuego.

El ciego ofrece su amistad al monstruo

La armonía entre el hombre y el monstruo perdurara hasta que un día aparecen en el lugar dos cazadores ,que al ver al monstruo tratan de acabar con él, haciendo que este huya, provocando el incendio de la casa del que había sido su único amigo. Se oculta en una cripta del cementerio, a la que posteriormente llega Pretorius con dos hombres, buscando el cadáver de una joven para investigar. Pretorius, viendo al monstruo, le da de comer y beber, y le promete que le dará una compañera.


Tras ello, Pretorius acude a casa de Frankenstein, recién casado, para llevar a cabo su proyecto, a lo que Henry se niega, por lo que, para obligarlo, Pretorius utiliza al monstruo para secuenstrar a Elizabeth.
Necesitan el cuerpo de una mujer muerta de forma súbita y es por eso que le encargan que lo consiga a uno de los ayudantes de Pretorius, a cambio de 1.000 coronas, y éste acabara asesinado a una mujer para conseguirlo. El monstruo obliga a trabajar a su creador sin descanso, volviéndose violento, por lo que para calmarlo le deben dar vino.
Finalmente, concluyen su experimento y exponen el cuerpo de la mujer a los rayos de la tormenta, consiguiendo que ésta cobre vida, corriendo el monstruo a conocerla, para ver que ella (Elsa Lanchester), horrorizada ante su visión, rechaza su compañía.


Desilusionado, el monstruo al comprender que no llegará a quererle, ni siquiera una criatura creada como el, tirará de una palanca que sabe que provocará el derrumbe del castillo y la muerte de Pretorius, de la nueva criatura creada, y la suya propia. El monstruo sólo dejara escapar a Henry y Elizabeth. 


La primera y una de las mejores secuelas de la historia del cine porque va más allá de una simple cinta de terror y explora las consecuencias de la soledad del monstruo creado por Frankenstein, que acaba dándose cuenta de que siempre será rechazado por todos, excepto por un hombre ciego, el cual le ofrece compañía y cobijo. Toda una tragedia que tiene su punto culminante en la muerte del monstruo. Una de las grandes cintas de la Universal, que obtuvo un sorprendente éxito (algunos la consideran mejor que su predecesora) y que forma parte de uno de los clásicos más imperecederos de la historia del cine.

Ficha

Dirección
James Whale
Dirección Artística
Charles D. Hall
Producción
Carl Laemmle Jr.
Guión
William Hurlbut
Música
Franz Waxman
Maquillaje
Jack P. Pierce
Fotografía
John J. Mescall
Montaje
Ted J. Kent
 
Otros datos

País
Estados Unidos
Año
1935
Género
Terror, Ciencia ficción, Drama
Duración
75’
 
Protagonistas

Actor
Personaje
Boris Karloff
El monstruo
Colin Clive
Henry Frankenstein
Valerie Hobson
Elizabeth
Ernest Thesiger
Doctor Pretorius
Elsa Lanchester
Mary Shelley / La novia del monstruo
O.P. Heggie
El anacoreta ciego
Gavin Gordon
Lord Byron
Douglas Walton
Percy Shelley
Una O'Connor
Minnie
E.E. Clive
El burgomaestre

El anacoreta ciego 


El monstruo conoce a su novia

No hay comentarios:

Publicar un comentario