miércoles, 24 de julio de 2013

Un Mesías de cine (primera parte)

Desde el principio del cine. Desde las primeras proyecciones profesionales, muchas figuras han interesado a los cineastas, tanto basadas en novelas como reales. A destacar la figura de Jesús de Nazareth, una de las figuras más atrayentes tanto para los que somos cristianos (como es lógico) como para los que no lo son, dado su mensaje revolucionario, a favor del amor entre todos los seres humanos.


Ya e 1898, Jesucristo fue llevado a la gran pantalla por Georges Hatot y Louis Lumière, con un film titulado "La vie et la passion de Jésus-Christ". Sin embargo, Ferdinand Zecca, uno de los grandes cineastas franceses del momento junto al gran George Meliés, rodó una película compuesta con dieciocho escenas o cuadros de los momentos más importantes de la vida de Cristo, desde la anunciación hasta la subida a los cielos. Es, por así decirlo, como un cuadro en movimiento. Esta película fue muy utilizada por los misioneros que iban a sitios remotos a enseñar y catequizar. Su éxito fue tan rotundo que en 1925 se seguía exibiendo.

 
Otra de las versiones a destacar es la de la maravillosa obra "Intolerancia" de D.W. Griffith, el cual en una de las cuatro historias que se nos relata se nos presenta al Mesías, el cual fruto de la intolerancia de las gentes de su tiempo es llevado a la cruz.
No sería hasta 1927 cuando uno de los maestros del cine épico, Cecil. B. DeMille, haría una historia cien por cien basada en el Mesías, "El Rey de Reyes". Esta película nos presenta a un Salvador cercano, aunque, sin desprenderse de su áurea divina. Resulta muy enternecedora muchas de las escenas (especialmente en la que Jesús mediante la intercesión de su madre le da la vista a una niña ciega, la cual al primera que ve es al propio Jesús que le da un cariñoso abrazo). 

 
En esta película, la cual es muy recomendable, el director forjaria su conocido estilo (el estilo DeMille) con el que se ganaría la fama mundial. Además, utilizó el color en algunas escenas del principio.

El Rey de Reyes, 1927



En los años 40, destacarían las producciones mexicanas que intentaban acercarse lo más posible a la figura del salvador como con "El Martir del Calvario" o incluso acercándonos a su infancia con películas como "Jesús, el Niño Dios". Estas películas destacaban por hacerse en espacios abiertos (algo poco habitual entonces) y por que en ella participaban actores, tanto mexicanos como españoles.
En los años 50, llegaría la eclosión de hollywood con películas ce corte peplúm (cine histórico de aventuras) donde se nos presentaban a diversos personajes, reales o inventados, los cuales habían tenido una relación más o menos directa con el Mesías. Destacar que normalmente podíamos ver la cara de Jesús, sino su espalda, una sombra o directamente su figura, con la intención de resaltar su intervención dentro de la película, pero si invadir el protagonismo de los personajes principales. De ese tipo de películas podemos destacar "La Túnica Sagrada", "Ben-Hur", "Quo Vadis" o "Barrabas". 

 

Películas que de una forma u otra nos presentaban una época donde el Imperio Romano era el dueño del mundo.

Ben-Hur, 1959

 
Me gustaría destacar de entre ellas, la película de producción española, "El beso de Judas", donde se nos pone de manifiesto la figura del traidor, como busca a Jesús sólo por obtener poder y fama, acabando por arrepentirse de haberlo traicionado dados sus remordimientos. Otra propuesta interesante es la obra "Nazarín" de Luis Buñuel, que sin estar la figura de Jesucristo, se nos presenta a un hombre bueno que intenta a acabar con las justicias del mundo, a modo de un moderno Mesías.
Ya en los 60, aparecieron las películas propiamente del Mesías. A destacar las dos producciones de Hollywood, "Rey de Reyes", dirigida por Nicholas Ray, donde lo interpreta Jeffrey Hunter, y "La Historia Más Grande Jamas Contada", dirigida por George Stevens, donde lo interpreta Max von Sydow. 

 
En ambas se nos presenta a un Jesús muy divino, como es lógico, pero anda humano. Esta claro que querían resaltar su divinidad frente a su humanismo y se nos muestran fríos y, quizá algo distante.

Rey de Reyes, 1961

 
Por eso es de resaltar "El Evangelio Según San Mateo. Esta película, dirigida por un ateo reconocido como Pier Paolo Pasolini, esta dedicada al Papa Bueno, Juan XXIII. Su música muy cercana a las tribus africanas, nos muestra un mensaje que siendo el mismo lo presenta como novedoso y abierto hacen de esta película una de las más fieles a la figura de Jesucristo. 

 
Éste es interpretado por un español, el sindicalista Enrique Irazoqui (el cual en un principio había rechazado el papel). 

El Evangelio Según San Mateo, 1964


También es de destacar la fidelidad al Evangelio de Mateo, así como que la caracterización de los actores es bastante distinta con respecto a las obras realizadas hasta ese momento de esa época.

No hay comentarios:

Publicar un comentario