lunes, 22 de julio de 2013

La mujer arrepentida

Hoy es el día de María Magdalena, la mujer arrepentida por excelencia. De ella sabemos que nació en Magdala y que Jesús le saco siete demonios que la atormentaban. 

 
A María en su momento se la asoció con varios personajes distintos:
  • La mujer adúltera a la que Jesús salva de la lapidación que no es relatada en Evangelio de Juan.
  • La mujer que unge los pies de Jesús.
  • La hermana de Lázaro que se llamaba María.
Ninguna de estas figuras es María, sino personajes que en algunos casos tenían pecados que les fueron perdonados o se llamaban igual. Lo que es cierto es que desde el principio acompaño a Jesús, estando al pie de la cruz, junto a su madre, a la que acompaña en todo momento, y al discípulo que Jesús amaba, al que se ha identificado como a San Juan, aunque no se tiene certeza absoluta. También destaca por ser la primera en ver al Maestro resucitado, pero una vez que ha tenido esa experiencia tan fuerte, los discípulos no la creen. 

 
En los evangelios apócrifos se nos dan detalles distintos, dándole una preeminencia frente a los otros discípulos (se cuenta que Jesús la besaba en la boca) y los celos de ellos, en especial de Pedro que, según esos escritos, no soporta que una mujer este entre ellos e, incluso, Jesús la prefiera a ellos. Muchos afirman que esos textos nos hablan a las claras de que Jesús era su marido, pero tenemos que recordar que estos textos fueron escritos muchos Siglos después y probablemente fueran realizados con el objetivo de explicar enseñanzas místicas. Muchos se basaron, también, en estos textos para hablar de una posible descendencia del propio Jesucristo y María, lo cual ha dado lugar a las ventas ingentes de noveluchas (no tienen otro nombre) que no es que se alejen de la realidad, sino que entran en otra dimensión (por lo descerebrado de sus autores).

 
No obstante, a pesar de lo que siempre se ha dicho, vemos tanto en María, la Virgen, como en la Magdalena, una relación muy grande de Jesús y sus discípulos con las mujeres, los cuales los ayudaban en su misión apostólica. Ésto es resaltable, teniendo en cuenta que no era habitual que un rabino tuviera mujeres entre sus seguidores, pero Cristo consideraba que el Reino de Dios estaba abierto a todos los seres.
De su vida posterior a las apariciones del recusitado, sólo tenemos leyendas y tradiciones. Cuentan que murió que viajo a Efeso, junto a la Virgen y a San Juan, muriendo allí. Sin embargo, se cuenta que viajo a Francia, huyendo de las persecuciones, evangelizando en la Galía, actual Francia, aunque parece que dicha tradición no tiene fundamento. 


Independientemente de lo que se pueda decir de esta GRAN mujer, si es verdad que representa a todos a aquellos que se arrepienten de corazón de sus pecados y buscan seguir al Mesías, el Salvador del Mundo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario