viernes, 14 de febrero de 2014

Quien lo probo lo sabe

Hoy es el día de San Valentín, una excusa más de los centros comerciales para decirnos que tenemos que regalarle algo a esa persona tan especial. Una visión del Amor que convierte un sentimiento tan hermoso en algo puramente comercial. ¿Acaso los demás días no están para demostrar el Amor? ¿Por que el catorce y no los demás días?


El Amor no es nada de lo que se nos vende en la actualidad. El Amor es sufrir. Es alegría. Es pasión. Es todo un cumulo de cosas que te hace entrar en contradicción contigo mismo. Un sentimiento tan universal, que el mismo Fénix de los Ingenios, Félix Lope de Vega, supo mostrarnos en un celebre soneto, que ha pasado a la posteridad como Definición de Amor y es que, es verdad, en unos pocos versos, Don Félix supo explicar lo que es este sentimiento que han tenido la suerte de experimentar millones de personas a lo largo de la historia:
Desmayarse, atreverse, estar furioso,
áspero, tierno, liberal, esquivo,
alentado, mortal, difunto, vivo,
leal, traidor, cobarde y animoso;

no hallar fuera del bien centro y reposo,
mostrarse alegre, triste, humilde, altivo,
enojado, valiente, fugitivo,
satisfecho, ofendido, receloso;

huir el rostro al claro desengaño,
beber veneno por licor süave,
olvidar el provecho, amar el daño;

creer que un cielo en un infierno cabe,
dar la vida y el alma a un desengaño;
esto es amor, quien lo probó lo sabe.
Un sentimiento tan bello como el Amor con sus contradicciones, que el mismo Lope experimento y supo alabar en estos maravillosos versos. Por eso cuando les pregunten qué es el Amor, no hay nada como terminar con esta frase tajante, pero esplendida que resume lo que es el Amor: Quién lo probo lo sabe.

No hay comentarios:

Publicar un comentario