domingo, 6 de septiembre de 2015

Reyes y Emperadores "malditos"

Con este título (con el entrecomillado "malditos") me estoy refiriendo a aquellos Reyes y Emperadores que en lugar de actuar de forma honesta, no sólo se negaron a los cambios sociales que se producían en sus países y en algunos casos llegaron a admitir dictaduras con tal de permanecer en su puesto. 


Muchos de estos Monarcas o Emperadores serían despuestos de forma violenta y en demasiados casos por personas sedientas de poder hasta el punto de establecer regímenes totalitarios, haciendo vivo aquel famoso dicho que nos habla de que "fue peor el remedio que la enfermedad". El caso es que han habido muchos Reyes y Emperadores que acabaron con más pena que gloria sus gobiernos, provocando que muchas Monarquías históricas como la francesa o la griega fueran abolidas. 
Es por eso que he realizado una lista comentada de los Reyes y Emperadores "malditos" más recordados de la historia. Por cierto, he dicho recordados que no queridos.

Los Reyes y Emperadores "malditos" 
1. Luis XVI (Rey de Francia)


Comentario: A este Rey le pilló la denominada como Revolución francesa con el pie cambiado. Ni tenía maneras de Rey, ni era un hombre precisamente valiente, ya que intentó huir de los revolucionarios. El problema de todo fue una Francia caótica, cuya población vivía en la miseria y que estaba metida continuamente en guerras. Tras ser "juzgado", Luis XVI sería condenado a morir en la guillotina, al igual que muchos nobles y su propia esposa María Antonieta. 
2. Víctor Manuel III (Rey de Italia)


Comentario: El hombre que permitió el fascismo. Víctor Manuel no movió ni un sólo de sus dedos para oponerse a Mussolini, tolerando que ese ser miserable se hiciera con el poder y el ocupara el trono de una manera más representativa que real. La idea era evidentemente ocupar el Trono a toda costa. Tras la guerra con la liberación de Italia, Víctor Manuel y los Saboya fuera echados, mediante un referéndum que dejo dudas en cuanto a su limpieza. Esa enterrado en Alejandría, Egipto. 
3. Nicolás II (Emperador y Autócrata de todas las Rusias, Zar)


Comentario: Al igual que la Francia de Luis XVI, la Rusia de Nicolás II estaba atrasada, mientras los nobles y la propia familia real vivía a todo tren. A todas estas llegaron los revolucionarios bolcheviques, unos radicales tan miserables como los zaristas, que ejecutaron a un incompetente Nicolás II (con su familia), que no supo canalizar las peticiones de cierto aperturismo en una Rusia analfabeta, donde el pueblo vivía de forma miserable. 
4. Carlos I (Rey de Inglaterra)


Comentario: Incluso Inglaterra históricamente Monárquica, tuvo su revolución y república. Carlos I, que fue un Rey bastante deplorable, tuvo varios intentos de atentado y se atrevió a entrar en el Parlamento, mediante la fuerza armada, algo que fue visto como indignante. Así se iniciaba una revolución (liderada por Oliver Cromwell) en la que finalmente el Rey fue apresado y decapitado. Como anécdota, cabe decir que el mencionado Cromwell, tras ser ejecutado el Rey, pidió que se le cosiera la cabeza para que de esta forma su familia pudiera rendirle sus respetos. La flema inglesa. 
5. Alfonso XIII (Rey de España)


Comentario: Al igual que Víctor Manuel III, Alfonso XIII no hizo nada ante el golpe de Estado de Miguel Primo de Rivera, que le permitió ser Rey. Curiosamente, a pesar de la prohibición de los partidos políticos, la dictadura fue bien vista por la población debido a los éxitos militares en Marruecos, pero la estrella de Primo de Rivera comenzó a decaer y con ella la del Rey, que aceptó la dimisión del propio dictador. A pesar de que intentó volver al estado actual anterior a la dictadura, no lo consiguió y el propio Rey dimitió de sus funciones, tras perder las candidaturas monárquicas unas elecciones municipales en las ciudades, instaurandose la Segunda República Española. 
6. Maximiliano I (Emperador de Méjico)


Comentario: Puesto como Emperador de Méjico por Napoleón III; era un simple títere de Francia en tierras aztecas, que, aparte de eso, no recibió ayuda alguna por parte de los galos. Napoleón III lo abandonó y él como su esposa veían como revolución liderada por Benito Juárez amenazaba no sólo su supuesto Imperio, sino a sus propias vidas. Al final serían ejecutados. 
7. Constantino II (Rey de Grecia)


Comentario: A pesar de sus múltiples excusas, Constantino I permitió la que sería conocida como la dictadura de los coroneles de la que nunca se mostró partidario según él, pero que permitió al igual que hicieron muchos Reyes en su lugar. La dictadura militar acabaría por finalizar y con ella la Monarquía, declarándose una república, teniendo que partir tanto el Rey como su familia a un exilio en el que aún continua. Constantino II es hermano de la Reina Sofía.  
8. Isabel II (Reina de España)


Comentario: España vivió un Siglo XIX bastante confuso y a ello contribuyó una Reina que no favoreció para nada la aparición de una auténtica Libertad en el país y no contento tanto a militares como a civiles. El caso es que fueron múltiples los intentos del golpes de Estado hasta la revolución de 1868, que fue conocida como "La Gloriosa" se la llevó por delante. La dinastía Borbón volvería a España en la persona de su hijo Alfonso y ella acabaría muriendo en el exilio de París. 
9. Rómulo Augústulo (Emperador de Roma Occidental)


Comentario: El último Emperador de la Roma occidental, el cual seria depuesto de forma oficial, aunque la crisis del Imperio Romano venía de mucho antes. Sólo contaba con 15 años. Como dato curioso hay que señalar que este último Emperador llevaba el nombre del fundador y primer Rey de Roma, Rómulo, y del primer Emperador, Augusto.
10. Amadeo I (Rey de España)


Comentario: Elegido por el Parlamento Español e hijo del primer Rey de la Italia unificada, Amadeo I comenzaría con mal pie cuando su principal promotor, el General Prim, fue asesinado antes de que él ocupara el Trono. Una España ingobernable hizo que en menos de un año, Amadeo abandonara voluntariamente el Trono, proclamándose posteriormente la I República Española. Una Monarquía muy corta y un Rey que no lamentó para nada el irse del Trono.

No hay comentarios:

Publicar un comentario