domingo, 27 de septiembre de 2015

La mordedura del Hombre Lobo

Como casi todas las leyendas ancestrales no sabemos cuando salió esta tradición sobre hombres que se convertían en lobo. Lo que parece ser cierto es que estas historias surgieron en el centro de Europa, asociándose con situaciones como el bestialismo (antropofagia por ejemplo) y es que el hombre lobo siempre representó lo más primario de nuestra propia esencia. 


La apariencia del hombre lobo no era precisamente la dejada por el séptimo arte y es que el hombre literalmente se convertía en lobo, adquiriendo habilidades del animal como la fuerza, la rapidez o la astucia. Lo que parece común a todas las tradiciones sobre este ser era que  puede permanecer con su aspecto animal por espacio de unas cuantas horas, generalmente cuando sale la luna llena. 


Lo más curioso es que la tradición sobre el que un hombre se transformaba en Hombre lobo con la luna llena fue escrita por el cronista medieval Gervase de Tilbury, que asoció la transformación con la aparición de la luna llena. Sin embargo, este concepto raramente estuvo asociado con el hombre lobo hasta que dicha idea fue tomada por los escritores de ficción moderna, así como por los cineastas. 


A raíz de este ser, existe un término para designarlos que es Licantropo. La licantropia viene del griego antiguo lykánthropos (λυκάνθρωπος): λύκος, lýkos ('lobo') + άνθρωπος, ánthrōpos ('hombre'). Así el lobo también es denominado licántropo y la licantropía es la habilidad de convertirse en un hombre lobo o transformar a otra persona en hombre lobo. Sobre esta etimología existe un mito, que algunos ven como origen de la tradición del hombre lobo. 


Según este mito, Licaón era un Rey muy querido por su pueblo, al que ayudó a abandonar la vida salvaje que habían llevado hasta entonces. Sin embargo, su extrema religiosidad le llevó a realizar sacrificios humanos Ovidio afirma que inclusó llegó a sacrificar a los extranjeros que llegaban a su casa, violando la sagrada ley de la hospitalidad. Zeus, viendo las aberraciones cometidas por el cruel Rey, se hizo pasar por un peregrino, hospedandose en Palacio. Alertado por algunas señales divinas, quiso asegurarse de que antes de matar al supuesto peregrino, no era un Dios. Es por eso que hizo cocinar la carne de una de sus víctimas (o de un esclavo) y se lo sirvió a Zeus. El Dios, que lo sabía todo, se enfado muchisimo y transformó a Licaón en lobo, incendiando posteriormente el Palacio que había sido testigo de las crueldades de ser tan horrendo. 

Transformación de Licaón en hombe lobo

Pero ¿Cuáles eran las diferentes causas por las que una persona se convirtiera en hombre lobo? ¿Hay alguna conexión entre ellas?
Las causas eran muy variadas y llamativas: ingerir ciertas plantas vinculadas tradicionalmente con los lobos y la magia negra, beber en el mismo lugar donde lo hubiera hecho un lobo, cubrirse con la piel de un lobo, dormir desnudo en una noche de luna llena, usar una prenda hecha de piel de lobo, adquirir la capacidad de transformarse en lobo mediante maleficios, ser mordido por otro hombre lobo, tener relaciones sexuales con un hombre lobo y nacer después de mellizos o gemelos siendo hijo varón eran las más comunes. 

Lon Chaney Jr. como Hombre Lobo

Lo que parece ser es que en todas las tradiciones parece tener una extraña vinculación con la violación de alguna norma social, vinculandose con maleficios y rituales satanicos. Es bien sabido que por Europa hubo muchisimos supuestos avistamientos de hombres lobo, al igual que de vampiros (algo que ya comente hace un tiempo). Fue tal la psicosis generada por los miedos ancestrales de nuestros antepasados que se hacían batidas para dar caza a los hombres lobos, generándose técnicas o formas para acabar con el licántropo: la narrativa moderna nos habla de que hay que utilizar una bala de plata para matarle, pero la realidad es que las más clásicas nos hablan de que hay que cortarle la cabeza y arrancándole el corazón.


Las narraciones del Siglo XIX le daría un espaldazo a la tradición de los licántropos, que llegarían a las salas de cine con Lon Chaney, Jr. Así el licántropo pasaba de ser una de nuestras tradiciones ancestrales más terroríficas pasaba a ser un símbolo cultural más.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario