lunes, 30 de junio de 2014

Los peligros que se avecinan

Eso es única y exclusivamente lo que buscan los partidos denominados bolivarianos, que no son más que una acepción que le han dado al comunismo en América Latina. Es triste comprobar como aquellos con los que nos ha unido tanto como son los pueblos sudamericanos vivan en la miseria y, lo peor, esten divididos por culpa de una casta dirigente que coarta la Libertad de expresión.


Pero para llegar al poder, utilizan un arma que por su antigüedad no deja de ser asquerosa, como es el populismo a lo que en otros términos llamaríamos demagogia. Porque esa clase de gente se aprovecha de la miseria ajena, bien por decisiones políticas erroneas, bien por mala distribución de la riqueza, para sacar el pueblo a la calle, diciendo que ellos son la mejor opción cuando lo único que traen es más miseria, diciendo de forma cínica que ellos son mejores que aquellos que esta ahora. Así determinados personajes tipo Chavez se hicieron con el poder. Un señor que, recordemos, es un golpista. 
Ahora, España tiene múltiples encrucijadas. Una el desafío secesionista proveniente de una minoría de Cataluña y Vascongadas. La otra la producida por el tipo de la coleta, que amenaza con cargarse al Sistema que para nuestra desgracia le permitio participar en unas elecciones y conseguir cinco diputados en el Parlamento Europeo. Otros me dirán: "Te olvidas de la corrupción". Sin embargo, con las otras dos razones se puede acabar, pero con la corrupción, que es algo indisoluble del ser humano, sólo se acaba sí "los buenos" hacemos algo, actuando tajantemente. 


Hay que tener cuidado con determinadas ideas, que desprecian la Democracia, porque sí no se tiene, podemos llevar al país a un pozo muy hondo del que sera difícil salir. Decía el denostado por algunos José Calvo-Sótelo, que "prefiero una España roja que una España rota". Yo ni una cosa, ni la otra. España dentro de su innegable diversidad es UNA y España, independientemente de las ideologías de cada uno, debe estar junto porque siempre la suma de todos es más importante, que la de una minoría extremista.

No hay comentarios:

Publicar un comentario