sábado, 18 de marzo de 2017

Clásicos Inmortales: American Beauty

Extraordinaria cinta, que inicialmente estaba proyectada para ser una obra de teatro, pero Alan Ball por las razones que fuera decidió que sería una película, a la que al parecer añadiría incluso un toque más de cinismo (¿se puede más?) la cual sería dirigida por un entonces desconocido Sam Mendes. La conclusión: Una de las películas más alabadas y premiadas de los últimos tiempos.  


Introducción: Una adolescente cuenta ante una cámara de vídeo que esta enfadada con su padre. El chico que la graba le pregunta: "¿Quieres que lo mate?" Ella dice: "Sí. ¿Lo harías?" El padre en cuestión es Lester Burnham.
Lester Burhham (Kevin Spacey), el cual nos dice que en menos de un año estará muerto... aunque en ese momento no lo sabe, es un hombre de mediana edad sumido en la monotonía... y es verdad que parece tenerlo todo: Carolyn (Annette Bening), una mujer inteligente y atractiva; Jane (Thora Birch), una hija estupenda, aunque en plena adolescencia; una bonita casa y un trabajo estable, pero nada es lo que parece, ya que con su mujer no tiene sexo desde hace tiempo, tocándose por ello cada mañana en la ducha, mientras su hija (en plena fase rebelde) le ignora y en su empresa están a punto de despedirle.

¿Una vida perfecta?

Tras acudir a un partido de baloncesto en que actúan su hija y sus amigas como animadoras, Lester se fija en Ángela (Mena Suvari), una de las mencionadas animadoras (amiga de su hija) a la que se imagina que se desnuda para él, fantaseando esa noche con ella, desnuda sobre un lecho de pétalos.


Por otro lado, Jane observa al volver a casa cómo Ricky Fitts (Wes Bentley), su nuevo y extraño vecino la graba con su cámara, presentándose a ella al día siguiente en el instituto. Ángela le contará a Jane que pasó varios años internado en un psiquiátrico. Lo cierto es que Ricky tuvo problemas en el pasado con las drogas. Por su padre, el padre del joven, viejo Coronel, es un hombre anclado en el pasado, hipermegaestricto, el cual desprecia a dos vecinos, que son homosexuales.

¡Adolescentes! 

Lester acude a una fiesta del sector inmobiliario en el que trabaja su competitiva mujer. Lester se aburre enormemente, saliendo de la sala de la fiesta donde ve a Ricky, el cual trabaja como camarero, que le invita a fumar un porro en la azotea, viendo cómo a este no le importa que le despidan, ya que saca bastante dinero vendiendo mercancía.
Lester se plantea entonces actuar igual, por lo que, en vez de defender su puesto de trabajo, pero intenta sacar beneficios pidiendo un año de sueldo más beneficios a cambio de no denunciar a su jefe por utilizar fondos de la empresa para salir con prostitutas y por no denunciar al encargado de despedirlo debido a un acoso.


Una noche Ángela va a dormir con Jane y Lester la escucha diciéndole a su propia hija que también ella se siente atraída por él (Jane evidentemente ya se había dado cuenta de como miraba su padre a Jane, algo que le parece asqueroso) y esa noche, Lester fantasea con ella en el baño, descubriendo su mujer al despertarse que se está tocando, lo que provoca su enfado y una bronca entre la pareja. A partir de ese día, Lester comienza a hacer pesas y footing para atraer a Jane. 


Ricky, por otra parte, se convierte en el camello de Lester, además de novio de su hija, con la que comienza a salir mostrándole sus videos, y en especial uno de una bolsa bailando al son del viento. Ricky le cuenta que estuvo ingresado debido al consumo de drogas, viviendo bajo la disciplina cuasimilitar impuesta por su padre, el cual le obliga a hacerse análisis de orina cada poco tiempo para comprobar que ya no toma nada,pero el consigue engañarlo, dandole el cambiazo con otra orina.
Por otra lado, Carolyn también tiene su vida. Se hace amante de Buddy Kane (Peter Gallagher), el vendedor de inmuebles número uno de la competencia, mientras discute con Lester por haber dejado tan alegremente su trabajo, habiéndose comprado un coche con la indemnización.

Nada se le escapa a la cámara de Ricky

Un día, mientras Ricky está en el instituto, su padre entra en la habitación y al visionar una de sus grabaciones, se encuentra la de Lester haciendo ejercicio desnudo. El que vaya mucho por la casa de Lester, hace que piense que su hijo es homosexual y tenga relaciones con su vecino. Su padre le acaba gritando y golpeando, diciendo que prefiere que este muerto a que sea homosexual. Lester, el cual esta trabajando en un burger, se entera que su mujer tiene relaciones con otro, algo que no parece desesperarlo ni mucho menos, algo que parece casí enfadarla a ella más que nada. ¿Acaso ya no le importa?
Ricky, cansado de todo y todos, va a buscar a Jane y le pide que se marche con él, lo que ella acepta pese a las protestas de Ángela, la cual dice que Ricky esta medio chiflado.  Lester está más tranquilo y feliz, mientras todo el mundo a su alrededor parece tener motivos para odiarlo y desear su muerte: Su hija por verle babear con su amiga, su mujer por haber sido humillada por él y su vecino debido a que piensa que es amante de su hijo.


Mientras se ejercita en el garaje, recibe la visita del Coronel Fitts, el cual, creyéndolo homosexual, lo besa, hasta que Lester le dice que está en un error. Tras esto, Lester se encontrara con Angela e intentara acostarse con ella, pero hay un problema: ella es virgen, algo que extraña al propio Lester, pero no sólo lo asume, sino que le prepara algo de comer, mientras ella va al servicio. En ese momento y por la espalda, Fitts le dispara en la cabeza. 


Así acaba una vida con un Lester que como si de un océano de eternidad fuese recuerda tras su muerte todas aquellas imágenes que lo han hecho feliz toda su vida... una vida maravillosa con la que no esta enfadado, ya que en ella hay tantas cosas bellas, pero, como a todos nos pasará en algún momento dado, no debemos aferrarnos a ella y tenemos que mostrar nuestra gratitud... por cada instante de nuestra estúpida e insignificante vida. 


Rosas, rosas y más rosas... esta película llegó como un soplo de aire fresco a finales de los 90 porque no era más que una fabula sobre la clase media estadounidense en la que todo parece ir bien (una esposa, una hija, un coche, ...), pero con vida insoportablemente vacía a la que se añade un toque mordaz y en algún caso cruel (siempre desde la ironía) de la sociedad anclada en la superficialidad más obscena. Puede que fuera por eso por lo que se llevó tantos premios, pero lo cierto es que más allá de eso, salió una obra que pasa por ser toda una lección de cine con un guión y unas actuaciones (Spacey y Bening estas insuperables) brillantes.

Ficha

Dirección
Sam Mendes
Producción
Bruce Cohen
Dan Jinks
Guión
Alan Ball
Música
Thomas Newman
Fotografía
Conrad L. Hall
Montaje
Tariq Anwar
Christopher Greenbury
Vestuario
Julie Weiss
 
Otros datos

País
Estados Unidos
Año
1999
Género
Drama, Comedia
Duración
122’
 
Protagonistas

Actor
Personaje
Kevin Spacey
Lester Burnham
Annette Bening
Carolyn Burnham
Thora Birch
Jane Burnham
Wes Bentley
Ricky Fitts
Mena Suvari
Ángela Hayes
Chris Cooper
Coronel Frank Fitts
Peter Gallagher
Buddy Kane
Allison Janney
Barbara Fitts
 
Premios
Oscar

Categoría
Persona
Oscar a la Mejor Película
-
Oscar al Mejor Director
Sam Mendes
Oscar al Mejor Actor
Kevin Spacey
Oscar al Mejor Guión
Alan Ball
Oscar a la Mejor Fotografía
Conrad L. Hall
 
Globos de Oro

Categoría
Persona
Globo de Oro a la Mejor Película (Drama)
-
Globo de Oro al Mejor Director
Sam Mendes
Globo de Oro al Mejor Guión
Alan Ball
 
BAFTA

Categoría
Persona
BAFTA a la Mejor Película
-
BAFTA a la Mejor Fotografía
Conrad L. Hall
BAFTA a la Mejor Actriz
Annette Bening
BAFTA al Mejor Actor
Kevin Spacey
BAFTA a la Mejor Banda Sonora
Thomas Newman
BAFTA al Mejor Montaje
Tariq Anwar
Christopher Greenbury
 
Una vida vacía


Rosas, rosas y rosas


Un océano de tiempo 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada