lunes, 18 de noviembre de 2013

La Generación del 98

A lo largo de la historia de la literatura patria ha habido varios literatos que no han destacado sólo a nivel nacional, sino internacional. Todos y cada uno de ellos perteneció a una corriente. Unos el Barroco, otros el Romanticismo, los de más acá el Realismo, etc. Pero cuando los diferentes pensamientos literatos y sociales se juntan, nace la creación literaria en si misma y, en cierta medida refleja el sentimiento de un país y su compromiso con la sociedad de su tiempo.



Uno de esos grupos fue la llamada generación del 98, cuyo nombre viene dado por el famoso desastre colonial español de 1898 (perdida de las colonias de ultramar), que puso de relieve el atraso social que vivía el país, con un gran porcentaje de analfabetos, algo que no querían ver los dirigentes del momento, llevando al país al desastre no sólo ese año, sino en anteriores y posteriores porque España ya no era la potencia militar de entonces y en vez de concentrar sus pocos recursos en sacar adelante a su posesión, se metía en fregados como el mencionado desastre del 98 o adquiriendo territorios en Marruecos. 


Miguel de Unamuno

Fruto de ese desastre nacieron los nacionalismos periféricos que hoy conocemos. Pero también varios escritores decidieron unir sus fuerzas y contar al público mediante sus escritos u obras que España vivía sumido en el desastre, que podía salir, pero sus ciegos dirigentes no la dejaban.

Pío Baroja

Los miembros inicialmente fueron tres: Pío Baroja, José Augusto Trinidad Martínez Ruiz "Azorín" y Ramiro de Maeztu. A ellos se unirían escritores de la calidad de Ángel Ganivet, Miguel de Unamuno, Enrique de Mesa,  Antonio Machado, Ricardo Baroja (hermano de Pío), Ramón María del Valle-Inclán y el filólogo Ramón Menéndez Pidal entre otros.

Antonio Machado

Sus publicaciones eran bien conocidas al igual que sus centros de reuniones, en la que debatían el futuro de España y la solución a tan negro panorama. Las revistas características donde escribieron estos grandes de la literatura eran revistas características: "Don Quijote" (1892–1902), "Germinal" (1897–1899), "Vida Nueva" (1898–1900), "Revista Nueva" (1899), "Plenitud" (1901–1902), "Electra" (1901), "Helios" (1903–1904), "Alma Española" (1903–1905) y "Los Helechos" ( 1894–1895).

Ramón María del Valle-Inclán

Las características propias de la Generación del 98 son las siguientes:
  • Distinción entre una España real miserable y otra España oficial falsa y aparente. Su preocupación por la identidad de lo español les llamo abrir el debate sobre el Ser de España, algo que retomarían otras generaciones.
  • Interés y amor por las tierras de la Castilla miserable de los pueblos abandonados y polvorientos;. Es por eso que revalorizan su paisaje y sus tradiciones, su lenguaje castizo y espontáneo. Los libros de viajes de estos escritores están dentro de la belleza literaria de su época. Uno de los más conocidos en "Campos de Castilla" de Antonio Machado.
  • Rompen y renuevan los moldes clásicos de los géneros literarios, creando formas novedosas. Ejemplos son la narrativa; la nivola de Unamuno; la novela impresionista y lírica de "Azorín", la cual experimenta con el espacio y el tiempo, haciendo vivir a sus personajes a través del tiempo; la novela abierta y disgregada de Baroja, muy influida por el folletín, o la novela casi teatral y cinematográfica de Valle-Inclán, que llevaría el concepto de esperpento al teatro.
  • Rechazan la estética del Realismo y su estilo de frase amplia, así como su retórica, prefiriendo el lenguaje cercano a la gente, recuperando con ellos las palabras tradicionales campesinas y castizas.
  • Aclimatación en España las corrientes filosóficas del Irracionalismo europeo, en concreto de Friedrich Nietzsche ("Azorín", Maeztu, Baroja, Unamuno), Arthur Schopenhauer (Baroja), Sören Kierkegaard (Unamuno) y Henri Bergson (Antonio Machado).
  • El pesimismo con la época que les toco vivir sobre todo gracias a las clases dirigentes.
  • Comparten las tesis del Regeneracionismo de Joaquín Costa, que abogaba por un cambio social y político completo.
  • Caracterización subjetivo de todas sus obras.
Como podemos ver, la época que le toca vivir a un escritor puede influir de forma detallada en su obra y no lo fue menos en la Generación del 98, cuyas obras forman parte del Olimpo cultural español.

No hay comentarios:

Publicar un comentario