sábado, 2 de noviembre de 2013

La fabrica de terror de la Hammer

A lo largo de la historia, se han producido múltiples películas del género de terror, las cuales son por derecho propio clásicos del cine. A ésto contribuyeron diferentes productoras, pero, quizá, ninguna alcanzo cotas tan grandes como la Hammer Productions.


Fundada en 1934 por el actor Will Hinds (quien como actor utilizaba el nombre de Will Hammer, la productora nació con el sano deseo de entretener. La máxima por la que se rigió siempre es el realizar buenas historias con un presupuesto relativamente bajo. Eso no hacía que las películas fueran malas, ni mucho menos, pero la gente normalmente suele asociar bajo presupuesto con poca calidad en todos los sentidos... y no siempre es así. La Hammer curiosamente se dedico en su primera etapa a películas de suspense, cercana al terror eso sí, y de ciencia ficción. 

"La maldición de Frankenstein"

Esta época, finales de los años 30 y principios de los 40, venía precedida de unos años en los que se habían realizado películas conocida como de monstruos dado que la mayoría eran seres horribles que buscaban el mal del ser humano. Así nacieron "Drácula" con el inolvidable Bela Lugosi, "El Doctor Frankenstein" y "La Momia" con Boris Karloff y "El Hombre Lobo" con Lon Chaney Jr. Puede que la Hammer ya en los 50 utilizara parte de ese material para crear su primera película de tal calibre que tenía como protagonista a uno de sus actores fetiches Peter Cushing, encarnando al celebre Doctor Frankenstein.

Peter Cushing como Van Helsing

Las películas de la Hammer no eran buenas porque se parecieran mucho a las obras originales, ni siquiera porque sus historias muchas veces tuvieran sentido, sino porque supo combinar el suspense y con la sed de muerte de muchos seres despreciables que tomo para si, combinados, eso sí, con una música atroz que hacía que al espectador se le volcara el corazón. Un ejemplo fue "Horror of Drácula" donde pudimos ver por primera vez juntos al gran Christopher Lee como el sangriento Conde y a Cushing interpretando a Van Helsing. Las actuaciones de estos dos monstruos de la interpretación es fantástica, teniendo varios puntos culminantes en el que el Conde demostraba todo su poder destructivo. La película no recibió el simple título de Drácula para no coincidir con la de Bela Lugosi. Sin embargo, la actuación de Lee frente a la de Lugosi es mayor ya que pudimos ver esa expresión terrorífica de unos ojos inyectados en odio y ver correr por su boca la sangre. Y eso fue efectivamente lo que hizo bien la Hammer y lo que cambio en buena medida el género del terror, la crudeza de cuerpos ensangrentados y de unos seres despreciables a los que se debía exterminar.

Cristopher Lee como Drácula

Muchas fueron las secuelas que protagonizaron Lee y Cushing, aunque para mi, personalmente, ninguna como esa primera. Pero no sólo se dedicaron a Drácula, sino a seres como la Momia e incluso al Fantasma de la Opera. Uno de sus directores de guardia sería Terence Fisher, que se convertiría en uno de los más grandes maestros del terror en el cine.

La momia

Han pasado los años y muchas películas de terror han ido apareciendo. Muchas han sido buenisimas, pero siempre hay que tener presente a los maestros. Y la Hammer ha sido una maestra en estas lides. Una maestra que convirtió producciones consideradas de Serie B (de forma incompresible), a autenticas obras del séptimo arte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario