miércoles, 27 de julio de 2016

Las elecciones... de la abstención

En 1873 con una Primera República instaurada en España, el país se encontraba en una difícil situación. El conflicto en las colonias, especialmente en la isla de Cuba, se había recrudecido, mientras tenía lugar la tercera guerra civil carlista. A todas estas, Figueras, Presidente de la República Española, convocaba unas elecciones constituyentes pues era necesaria la elaboración de una Carta Magna para normalizar la situación de un modelo político aún en pañales y es que aún estaba (y seguiría existiendo) la confrontación entre los que defendían un modelo centralista y los que apostaban por un sistema federal.


El caso es que los carlistas no se presentaron por razones evidentes, pero ahí no quedó la cosa. Entre los que pidieron la abstención (llamada entonces "retraimiento") estaban todos los partidos de la oposición a Figueras: los Radicales (que habían encabezado dos intentos golpistas y fueron expulsados del Gobierno por Figueras el mes de Abril), los Constitucionales y Conservadores, los monárquicos Alfonsinos (liderados por Cánovas del Castillo) y el Partido Moderado. Sin embargo, volverían los llamados "Republicanos Federales intransigentes" (en el seno del Partido Republicano Federal) y los llamados Bakunianos (los anarquistas).

Estanislao Figueras

La cuestión nos es que ganaran los republicanos federales de Pi i Margall por goleada (346 de 383 escaños), sino la gran abstención que hubo. Se alcanzó el 61 por ciento en el conjunto de la nación, pero en Madrid y Barcelona, las ciudades más poblabas fue de hasta 73 por ciento. 


Con esto se demostraba el poco interés que el posible votante tenía en una república sin auténticos republicanos y que nunca llegó a tener Constitución y si muchos conflictos (básicamente entre centralistas y federales o cantonalistas) ¡Y eso que se había rebajado la edad para votar de los 25 años a los 21!

No hay comentarios:

Publicar un comentario