domingo, 17 de julio de 2016

"Es una revolución"

- "Pero ¿es una rebelión?"
- "No, señor, no es una rebelión, es una revolución"
A las 8 de la mañana del 15 de Julio de 1789, llega al Palacio de Versalles el Duque de Rochefoucauld-Liancourt, el cual informó a Luis XVI de la toma de la Bastilla, advirtiéndole de que estaban ante un acontecimiento que se los podría llevar por delante; una auténtica revolución. Con la toma la fortaleza medieval conocida como la Bastilla, símbolo de la Monarquía absoluta francesa, la cual sólo albergaba siete prisioneros, se iniciaba una nueva etapa en el país galo. 


Comenzaba la revolución francesa. Pero ¿Cuales fueron las causas principales para el estallido de esta revolución?
Las causas fueron: 
  • Crisis institucional en base a una Monarquía absoluta en la que todos los poderes estaban concentrados en el Rey Luis XVI, el cual ya de por si era un personaje débil.
  • Crisis moral ejemplificada en varias corruptelas y determinadas actitudes por parte de una Corte ajena a las preocupaciones de sus ciudadanos. Un personaje a destacar en este punto fue la Reina María Antonieta quien con el famoso asunto del collar y sus "que les den pasteles" (frase nunca confirmada) se convirtió en una de las personas más odiadas por su egoísmo y cinismo. Por otra parte, la nobleza vivía y de desvivía por el monarca, alejándose de los ciudadanos.
  • Crisis económica relativa a la carestía de los productos con subidas impresionantes para un pueblo ya de por su pobre. El ascenso del precio del pan fue insoportable. 
  • Guerras y más guerras hicieron que el Estado francés se gastara lo indecible a nivel económico, subiendo los impuestos hasta niveles atroces. 
Tras la toma de la Bastilla la Asamblea Nacional Constituyente  decretó la Declaración de Derechos del Hombre y del Ciudadano en la que se ponían de relieve los principios de Libertad, Fraternidad e Igualdad. En aquel momento la Asamblea Nacional estaba dividida entre:
  • Girondinos: Conocidos, en esa época, como los Brissotins o Rolandistes, pertenecían, en su mayoría, a la burguesía provincial de los grandes puertos costeros, siendo un grupo político moderado y federalista.
  • Jacobinos: Eran republicanos, defensores de la soberanía popular, propugnaban el sufragio universal y su visión de la indivisibilidad de la nación los llevaba a defender un estado centralizado
En medio de todo esto, la familia real intentó escapar sin conseguirlo por lo que fue puesto como prueba de que el Rey y su familia despreciaba a Francia. Los jacobinos asaltaron el Palacio Real, siendo puestos bajo arresto y proclamándose la República Francesa. 

La Libertad guiando al pueblo

Para depurar a aquellos a los que se consideraba culpables de todos los males que asolaban Francia o contrarrevolucionarios se utilizo la pena de muerte con el terrible invento de la guillotina. El periodista Jean-Paul Marat fue desde el principio uno de los más activos a la hora de acusar a aquellos a los que él consideraba que iban en contra de la revolución. Sin embargo, su asesinato hizo que Robespierre tomara las riendas de una revolución de la que sería su jefe supremo. 

Charlotte Corday tras asesinar a Marat

El denominado incorruptible, anteriormente contrario a la pena de muerte, utilizó la guillotina como una forma de acabar no sólo con nobles y burgueses, sino de asesinar a presuntos contrarrevolucionarios e incluso enemigos políticos. Se inauguraba la etapa del terror en la que todo el país se vio sumido en un baño de sangre en el que todos podían ser acusados por todos de ir contra la revolución sin pruebas para ellos. En medio de esa vorágine destructiva, se ejecutó a los Reyes. 

La guillotina fue el instrumento de ejecución de entre 35.000 a 40.000 personas

Robespierre estaba gobernando a golpe de guillotina, de la que no se libró ni su antiguo aliado Georges-Jacques Danton, aparte de que mientras ejercía una dura presión a la prensa de la época para que publicara lo que el quería que saliera. Como presidente de la Convención, Robespierre acumuló todo el poder. En su desvarío, "creó" su religión. En 1794, inspirado por el deísmo rousseauniano, proclamó el culto al Ser Supremo, introdujento un nuevo calendario, el calendario republicano francés, el cual adaptaba el calendario al sistema decimal y eliminaba del mismo las referencias religiosas; comenzando el 22 de Septiembre para coincidir con el equinoccio de otoño en el Hemisferio norte.

Maximilien Robespierre

Irónicamente el "incorruptible" fue traicionado y sería ejecutado en la guillotina. En 1795 (un año después de la ejecución de Robespierre), la burguesía, la cual se ha hecho con el poder forman el Directorio (Gobierno colegiado) y hacen una Constitución protegiendo la Propiedad Privada y con limitaciones en los derechos. Sería en esa época cuando un joven General, vinculado con la República y los valores revolucionarios, alcanzaría gran prestigio merced a sus éxitos militares contra los enemigos de Francia. Dicho joven era Napoleón Bonaparte, el cual tras un golpe de Estado concentró el poder en sus manos para supuestamente salvar la república de una posible restauración monárquica. 

Napoleón, primero Consul, después Emperador

Tras su autocoronación como Emperador, se proclamó el Primer Imperio Francés y la extinción de la Primera República, cerrando la etapa de la Revolución francesa en 1804. Así en 15 años, Francia había pasado de una Monarquía absoluta a un Imperio, tras haber pasado por un momento en el que se reconocieron los derechos fundamentales del hombre y se asesinó a infinidad de personas. Napoleón, un hijo de la revolución (dicho por otros), fue el funesto resultado de esos 15 años. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario