sábado, 6 de febrero de 2016

¿Por qué no hablas con 7 millones de votantes?

Lamentable que un Partido Socialista, con el que coincidiré en pocas cosas, pero con el que me une (o me unía) el respeto por la Democracia, viva como en una especie de sumisión frente a las altanerias de un individuo, cuya coleta es tan larga como su desfachatez; un tipo con coleta que pretende el Gobierno de la Nación Española para obtener el poder a toda costa, pasando por encima de un PSOE, el cual no es más que la tierra quemada que dejó un ZP que pasará a los anales de la historia por casi destruir España y que un partido con más de 100 años de historia salte por los aires. 
 

El tipo de la coleta, al igual que todos los extremistas de izquierda o derecha, antepone su ideología al bien del país. Por eso no quiere que Sánchez tan siquiera hable con Rivera, al que considera la derecha; una ideología a la que hay que desterrar en el sentido más estricto del término. Sánchez nunca quiso hablar con el PP, despreciando no sólo a Rajoy, sino a los 7 millones de votantes que votaron una lista del centro-derecha español y ahora pretende formar un monstruo de Frankenstein con partidos que no tienen mucho que ver, aparte de las confluencias nacionalistas de extrema-izquierda y extrema-derecha tales como el PNV. 
Lo sorprendente es que haya gente que aún apoye al tipo de la coleta cuando un tipo con dos dedos de frente vería ahora (si no lo ha hecho antes) que lo que pretende es el poder; ni derechos sociales, ni otras gaitas. Claro, que para Sánchez es mejor acabar con ellos de cualquier forma (miren las autonomías) que hablar con esa derecha a la que ellos desprecian por el simple hecho de tener una visión del mundo y de buscar soluciones distinta a las suyas Pedro ¿Por qué te niegas a hablar con el centro-derecha? ¿Es qué no tienes que hablar de nada con los 7 millones que han votado al PP? ¿Vas a dejar de hablar con Ciudadanos porque un tipejo te lo pida para hablar con él?
Lamentable que por un partido socialista que, con sus virtudes y defectos, el cual formó parte de la Transición Española, se niegue a hablar no con Rajoy, sino con 7 millones de votantes, y no lanze ni una queja frente a unos extremistas, en algunos casos colaboradores de regímenes que desprecian los derechos humanos. Unos señores que siempre que pueden los insultan y los menosprecian. Parece que fue un Pablo Iglesias el que fundó el PSOE y será otro Pablo Iglesias el que lo destruya. 
PD: En cuanto a los casos de corrupción, mejor que algunos (algunas en este caso) no saquen pecho (sobre todo desde Andalucia).

No hay comentarios:

Publicar un comentario