domingo, 28 de febrero de 2016

La búsqueda del Jesús histórico

Hasta mediados del siglo XVIII no se planteaba la duda sobre la fiabilidad histórica de los relatos evangélicos, así como de la Biblia en su conjunto.De esta forma, nadie se cuestionaba ninguno de los apartados relacionados sobre lo que se nos contaba de Jesús de Nazaret. Sin embargo, con la llegada del corrientes filosóficas salidas del racionalismo alemán, empezaría a mirarse con lupa lo que decían los textos sagrados y sí éstos se adecuaban a la exactitud. Los protestantes alemanes serían quienes empezarían a buscar respuestas, abriéndose lo que se ha llamado como la Búsqueda del Jesús histórico. 


La idea de esto es hallar respuestas solidas al paso de Jesús sobre la tierra, alejándose un poco de dogmas, centrándose en lo tangible, pero buscando también alejarse lo máximo posible de corrientes laicistas o ateas, que buscaban (y buscan) en todo momento desacreditar las creencias cristianas. 
Oficialmente han existido tres búsquedas de Jesús en la historia: 
  • Antigua búsqueda del Jesús histórico: Se extiende desde 1778 hasta 1953 y fue iniciado como ya comente por los protestantes y el racionalismo ilustrado alemán. Buscan ante todo una explicación racional de los milagros, negando lo que no pueden ser explicados. Muchos toman a Jesús más como un sanador, cuyas obras fueron interpretadas como auténticos milagros a las que le dieron dotes divinos, habiendo una interpretación de sus acciones por parte de aquellos que lo vieron. 
  • Nueva búsqueda del Jesús histórico: En esta etapa intervienen los teólogos católicos. En ella se propone no excluir del todo el kerigma de la iglesia primitiva (los primeros cristianos), sino partir de él, retrocediendo  hasta el personaje que lo originó. 
  • La Tercera búsqueda del Jesús histórico: Propuesta en 1988, aunque se considera que sus planteamientos se venían forjando desde 1965.En esta se rebasa el ámbito de la filosofía y la religión, originandose diversos estudios científicos, que abarcan diferentes ámbitos como la arqueología, psicología, historiografía, etc. Dichos estudios han llegado a conclusiones diversas y no siempre aceptadas, siendo muy criticada en algunos puntos por no considerar los estudios anteriores o ser demasiada influenciada por la ideología. Así, Jesús ha sido propuesto como un revolucionario, un profeta, un mito, un hombre sin pasado conocido más allá de las escrituras o el mismísimo hijo de Dios.  
El que Jesús ha sido (y es) una figura atrayente tanto para católicos, agnósticos e incluso ateos es una evidencia. A lo largo de la historia, por él se han hecho los más grandes actos de Amor, así como en su nombre se han hecho los actos más deleznables en base (en este último caso) a una intepretación distorsionada del verdadero mensaje del Mesías. 

 
 
Lo cierto es que apenas conocemos nada de un hombre, que si, tomamos el Evangelio, fue un auténtico revolucionario del Amor. Sobre la búsqueda del Jesús histórico y la veracidad de su vida me parece significativa y a tener en cuenta una frase del Filósofo, político y economista inglés, John Stuart Mill: "¿Quién de entre Sus seguidores, o de entre sus prosélitos, podía inventarse los dichos que se le atribuyen a Jesús, o imaginarse la vida y el carácter que se revelan en los Evangelios? Ciertamente no los pescadores de Galilea". 

No hay comentarios:

Publicar un comentario