domingo, 19 de julio de 2015

El judío errante

Cuenta la leyenda que un personaje judío  negó un poco de agua al sediento Jesús durante el camino hacia la Crucifixión, por lo que el propio Mesías lo condenó a "errar hasta su retorno" (se entiende que hasta su segunda venida a la tierra). 


Esta historia ha tenido diferentes variantes, que buscan la lógica en un relato en el que se han buscado diferentes explicaciones al mismo. Unos ven en la figura errante del judío una metáfora de lo que significó la diáspora para el pueblo de Israel, tras la destrucción de Jerusalén, mientras otros ven un motivo más del creciente odio hacía los judíos por parte de los cristianos, que se extendió por la edad media, ya que veían al pueblo de Israel, así como a sus descendientes como los asesinos del Mesías. 

Sitio y destrucción de Jerusalén por los romanos en 70 d. C.

La historia del judío errante tuvo bastante arraigo tanto en las tierras germanas como en la Península Ibérica, zonas que fueron importantes lugares de asentamiento judíos y donde, no tan curiosamente, se extendió de forma enorme el odio contra ellos. Supuestamente este personaje ha aparecido en varias zonas del mundo, entre las que podemos contar no sólo las zonas mencionadas, sino lugares tan distantes como los Estados Unidos o Francia, utilizando diferentes nombres como Ahasverus, Larry el Caminante, Joseph Cartaphilus o Juan Espera en Dios. 


Muchos afirman en base a las escrituras que el judío o judíos (puesto que algunos afirman que puede ser más de uno) son Malco, el asistente del Sumo Sacerdote, al que San Pedro le cortó la oreja, José de Arimatea o el apóstol Juan, del que muchos dicen que en el Evangelio que lleva su nombre, es él al que se denomina como el "discípulo amado". 
 

Por otra parte, independientemente de los supuestos avistamientos del judío errante, la literatura y la pintura tomó esta historia para crear su propio mito en torno a dicha figura con, por ejemplo, poemas o pinturas, e incluso el mago del cine Méliès tomo esta leyenda para crear una de sus maravillosos cortos, que lleva el título de "el judío errante".


Sea o no cierta tal historia, lo que es seguro es que la figura del judío que vaga alrededor del mundo, presa de una especie de maldición, es una de las figuras legendarias que más ha atraído a personas de todo tipo a lo largo de la historia. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario