jueves, 16 de julio de 2015

El jinete sin cabeza

Como a todos los escritores del Romanticismo, a Washington Irving le gustaban las historias llenas de magia, siempre asociadas a las antiguas leyendas provenientes del centro y norte de Europa.


Y ahí es donde entran las diferentes historias sobre el misterioso jinete sin cabeza, personaje que aparece tanto en la poesía bretona, muy dada a las tradiciones mágicas, como en la literatura germana gracias a los recordados hermanos Grimm.

Washington Irving

Irving, atraído por las tradiciones del sin cabeza, supo hacer una historia donde Ichabod Crane, un maestro de pueblo, bastante supersticioso e interesado, ya que pretende casarse con la hija de un millonario de la zona, tras oir la historia de un jinete sin cabeza, se encuentra supuestamente con éste que no quiere otra cosa que cortarle la cabeza a un Crane, que desaparece sin dejar rastro alguno.


La historia, ya de por si muy bien acogida por los amantes a la lectura, fue más conocida todavía gracias a la muy lograda y fiel versión de Disney y la interpretación oscura de Tim Burton. Y es que no hay nada como una buena historia de fantasmas; el pavor que produce un ser tan horrible como el jinete sin cabeza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario