sábado, 20 de mayo de 2017

Lady Hamilton

A principios del Siglo XIX tuvo lugar uno de los casos más escandalosos dentro de un país tan asociado a las buenas costumbres sociales como Inglaterra. Emma Hamilton (de soltera Enma Lyon), la joven esposa de Sir William Hamilton, embajador de Nápoles, mantenía relaciones con el Almirante Horacio Nelson (creo que sobran las presentaciones). 


A nadie pareció pillarle de sorpresa la posible infidelidad, ya que el viejo embajador tenía 60 años, mientras ella tenía 26, pero lo cierto es que fue un escandalo dado el rango del esposo "cornudo". Y no es que Sir William fuera un mal esposo. Al contrario. Era un hombre superenamorado de su mujer, a la que colmaba de bienes e incluso toleraba las relaciones entre Lord Nelson y Enma, a pesar de las risas existentes a sus espaldas.


De hecho, podríamos decir que el Amor de Enma fue más pasional que real. La joven, una mujer de extraordinaria belleza (los retratos que hizo George Romney lo atestiguan), aparte de ser muy inteligente, se enamoró perdidamente del Almirante, que, sin embargo, muchas veces se hizo a la mar, algo que contrariaba a la amante que quería tenerlo para ella. Entre encuentros y encuentros, Nelson ya había perdido un brazo y un ojo. Y entre encuentro y encuentro nació Horacia, naciendo incluso un segundo hijo (ya había fallecido Sir William), pero murió a las pocas semanas.
Nelson murió en la batalla de Trafalgar y desde ese momento se iniciaron los tramites legales en torno a la herencia de Nelson. Enma era una mala gestora. Agotó muy rápido la pequeña pensión que Sir William le había dejado, contrayendo muchas deudas, aparte de que lo único le dio Nelson, Merton Place, lo mantuvo como un monumento. El Gobierno inglés desoyó las peticiones del marino de que la ayudaran economicamente dado que él era un héroe nacional.


Enma llegó a estar en prisión por sus muchas deudas, pasando a Francia donde siguió haciendo frente a sus acreedores. La triste Lady Hamilton, amante de Horacio Nelson, falleció después de años y años, alcoholizada y en la más absoluta de las pobrezas. Tenía 49 años.

No hay comentarios:

Publicar un comentario