sábado, 7 de mayo de 2016

¿Qué pasó en Alemania?

Ya desde mediados de los años 20 una ola de podedumbre y miseria estaba comenzando a ascender en Alemania. Durante aquellos años, el país se encontraba en un estado lamentable, tras la Gran Guerra que habían perdido, habiendo pasado de los años del Imperio Alemán a la República de Weimar, la cual no podía controlar el que hasta ese momento un pequeño partido de corte radical como el NSDAP (siglas en alemán del Partido Nacionalsocialista Obrero Alemán), cuyo origen era el Partido Alemán de los Trabajadores, encontrara poco a poco apoyos entre una población descontenta y humillada debido a las condiciones de los vencedores en la mencionada guerra. 


De repente, ese partido comenzó a tener apoyos no sólo entre las clases populares, sino a ser aceptado entre la clase política del momento como si dicho partido fuera flor de un día o una moda pasajera. Su mensaje fuertemente nacionalista, racista (especialmente contra los judios a los que acusaban del mal de Alemania) y su feroz crítica a unos partidos a los que acusaban de doblegarse frente a las otras potencias estaban calando entre la población. 

Multitudinario congreso nazi

Así el que sería conocido como partido nazi pasó de tener apenas 1.918.329 votos (6,55% del electorado) en Mayo de 1924 a tener 17.277.180 votos (43,91% del electorado). Ese partido merced a su lider Adolf Hitler y su cohorte entre los que se encontraban Joseph Goebbels y Hermann Göring se hicieron con el poder poco a poco, obteniendo un apoyo inusitado de gran parte del pueblo alemán. Tras esto llegaría la abolición de la desvalida Democracia alemana y la institución de lo que ellos llamarían la Alemania del Tercer Reich, que tendría como líder supremo a un loco muy peligroso como Hitler. Pero ¿Cómo se había llegado a tal situación en un país tan grande como Alemania? ¿Cómo todos habían caído bajo el influjo de esos miserables?
Las causas fueron las siguientes: 
  • Condiciones al perdedor: La derrota en la Gran Guerra propició que Alemania tuviera que firmar unas condiciones ultrajantes, perdiendo posesiones, pagar a los vencedores y el compromiso de no gastar dinero en material bélico, algo (esto último) que no se cumplió sobre todo tras el ascenso del nazismo. Según los nazis había que levantarse después de la ofensa y sentirse orgulloso de ser alemán a costa de todos los demás. Esta causa se considera primordial no sólo para explicar el ascenso del nazismo, sino el que se iniciara la Segunda Guerra Mundial con la invasión de Polonia.
  • Crísis económica: La crisis primero en Alemania y después en el resto del mundo (Depresión del 29) con el derrumbe de la bolsa de Nueva York propició un caldo de cultivo contra los políticos, algo que aprovecho el totalitarismo nazi (al igual que el comunismo) para envalentonar a las masas contra los partidos tradicionales y contra el sistema democrático al que acusaba de no servir. El partido nazi era profundamente anticapitalista y antiburgues. Así supó ganarse a la clase obrera.
  • Racismo creciente: El nazismo supo aprovecharse de la judeofobia histórica, pero añadiendo una vertiente nueva: Los judíos eran una raza inferior. No todo era a nivel racial; los judíos eran culpables de la crisis política y económica de Alemania. Era tanto el odio hacía todo lo judío que ciudadanos comunes comenzaron negándoles el saludo a vecinos judíos hasta acabar insultandolos o creando bulos sobre ellos. Que la mayoría del pueblo alemán no supiera con exactitud el que había pasado con los judíos que se habían llevado (para llevarlos a campos de concentración), no significa que estuvieran en la innopia como se dijó tras el fin de la Segunda Guerra Mundial. 
  • Relativismo (o "mirar para otro lado"): Cuando el partido nazi comenzó a crecer con Hitler a la cabeza, tanto los políticos alemanes como los de otros países relativizaron su propio poder hasta el punto de no tomárselo en serio creyendo que el pueblo alemán recapacitaría. No sólo no fue así, sino que continuó creciendo en votos y popularidad e incluso el intento de apaciguamiento del lobo nazi a nivel internacional con pactos de no agresión resultó  un tanto patético. La obnubilación de la política internacional hacía Hitler llevó al extremo de considerarlo un gran estadista y estar en la terna para ser Premio Nobel de la Paz (¿?). Ni siquiera pueden alegar que en el inicio no sabían cómo actuaría Hitler. En "Mein Kamp" ("Mi Lucha"), Hitler dice punto por punto lo que quiere hacer si llegara al Gobierno, incluyendo exterminio de judíos, invasión de países en base a su pangermanismo (la Gran Alemania) y destrucción de la Democracia.
  • Leyes antidemocráticas disfrazadas de democráticas: La  Ley para solucionar los peligros que acechan al Pueblo y al Estado Ley conocida como Ley Habilitante de 1933 propició que, mediante tintes legales (que no tenía), se encerrara a todos aquellos a los que los nazis quisieran acusar de atentar contra el país. Paradojicamente se consideró como una Ley democrática cuando nunca lo era, ya que, mediante falsas acusasiones, se llevó a prisión a personas no por "atentar contra el pueblo alemán", sino por su ideología (socialistas, comunistas, conservadores, etc.). Esta Ley y el Decreto del Incendio del Reichstag son consideradas el inicio de la dictadura nazi. 
La causa irracional del ascenso nazi no sólo puede explicar este hecho histórico concreto, sino la llegada de los totalitarismos que aprovechándose del relativismo social y la Democracia, que ellos quieren destruir, alcanzan el poder mediante las mentiras y la violencia, que se puede llegar a justificar de la forma más tramposa que se puede dar en un Estado de Derecho: Una falsa libertad de expresión, ya que se basa en el hecho de que una parte, mucha o poca, de la ciudadania les apoya y tienen derecho a ser representados en un régimen parlamentario que ellos mismos rechazan en lo que podríamos calificar como la autodestrucción de la Democracia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario