martes, 24 de mayo de 2016

Gilles de Rais o el origen de "Barba Azul"

De hombre respetado, lugarteniente de la mismisima Juana de Arco, la Doncella de Orleans, pasó a ser un hombre despreciable; un asesino terrible. Un hombre con dos caras, que pasó de héroe a villano. Ese fue Gilles de Montmorency-Laval, barón de Rais, conocido como Gilles de Rais. 


Nacido de una familia de alta alcurnia, Gilles de Rais, tras casarse a los dieciséis con una prima suya, Catalina de Thouars, formaría parte del ejército francés que combatiria contra los ingleses en la conocida como guerra de los cien años acaecida durante el Siglo XV. Allí entablaría amistad con una joven llamada Juana, que decía haber recibido un mensaje de Dios, el cual le encargaba ponerse al frente de las tropas galas y echar a los invasores ingleses. 
Gilles de Rais fue uno de los pocos que la creyó en aquellos primeros momentos y tan pronto como la figura de Juana no sólo era creída, sino admirada por la población francesa, comenzó a ascender el propio Gilles como uno de los soldados más destacados durante ese tiempo, nombrandosele Mariscal de campo. Sin embargo, las cosas comenzarían a ir mal cuando Juana fue capturada y entregada a los ingleses que la juzgaron por brujería. El propio Gilles de Rais trató de salvarla con una obstinación que rayaba en la obsesión, pero Juana acabaría siendo quemada en la hoguera. 

Juana en la hoguera

Tras el duro shock de haber perdido a la mujer a la que idolatraba (incluso puede que llegara a estar enamorado de la joven Juana), Gilles se separó de su esposa y se encerró en su castillo de Tiffauges, negándose a tener contactos sexuales con ninguna mujer.

El castillo de Tiffauges en la actualidad

Sin embargo, desde ese momento, comenzó una insólita carrera de crímenes, sacrilegios contra la Iglesia y asesinatos de niños, descubiertos tras denuncias previas que daban a entender que un asesino en serie estaba actuando por la zona. La sorpresa fue mayúscula cuando se descubrió que el asesino fue ni más ni menos que Gilles de Rais, un héroe francés, el cual sería sometido a un juicio durisimo. 
La gente no se creía lo que estaba oyendo por parte de testigos y del propio acusado. Se llegaron a constatar 200 víctimas, aunque probablemente fueran muchas más. Su sadismo era tal que la vergüenza y el horror pobló toda la sala judicial. Sería condenado a la horca por asesinato, sodomía y herejía.


Ya en el Siglo XVII, el celebre Charles Perrault publicó su obra "Cuentos de Mama Oca", un compendio de relatos y narraciones populares inspirados en leyendas o en personajes reales, siendo uno de los más conocidos "Barba Azul", protagonizado por un terrorífico asesino de mujeres a las que encerraba y mataba en su castillo (y que recibe su castigo, por cierto). Este asesino literario estaba inspirado en Gilles de Rais con la diferencia de que las víctimas del Mariscal eran niños y no mujeres.

"Barba Azul" el asesino de mujeres

Hoy en día se ha intentado restablecer en parte la figura de Gilles de Rais, aunque sin éxito. Y es que miles de muertes, aparte de determinados actos sacrílegos, siguen condenando al lugarteniente de Juana de Arco al ostracismo histórico como uno de los seres más deleznables que ha pisado la tierra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario