viernes, 7 de noviembre de 2014

La caída del Imperio Romano

Uno de los errores habituales a la hora de definir es el motivo de la denominada caída del Imperio Romano. Antes de todo hay que decir que sólo podemos hablar de la caída del Imperio Romano en Occidente, puesto que el antiguo Imperio Romano se dividió entre éste y Bizancio (también conocida como la nueva Roma), que cayó en 1453 a manos turcas, pasando a llamarse Constantinopla. 


Las motivaciones para la caída del Imperio son muy diversas y a día de hoy no están del todo claros, puesto que hay historiadores que señalan que ésta más que una caída una decadencia, teniendo lugar, por lo tanto, de forma progresiva en la historia. Es por eso que cabria señalar las posibles causas que se han dado para que tuviera dicha decadencia:
  • El factor religioso. Esta teoría tiene en la actualidad pocos adeptos y es que, incluso en épocas cercanas a la decadencia, se hablo de la posibilidad de que la imposición del Cristianismo como Religión oficial fuera la causa, ya que la Iglesia en un momento dado volvió la espalda al Imperio. Sin embargo, muchos elementos de la Iglesia apelaron al sentimiento romano frente a las continuas invasiones barbaras.  Por otra parte, esta teoría viene más por una justificación religiosa (los antiguos Dioses de Roma nos dan la espalda), más que por algo efectivo. 

  • Milicias plagada de extranjeros. El hecho de que las milicias estuvieran plagadas de mercenarios y no por militares romanos es una de las causas más plausibles, aunque no la definitiva.
  • Emperadores terribles. Es verdad que a lo largo de la historia de todos los Imperios, han habido Emperadores despreciables, pero en el caso de Roma roza lo grotesco, ya que tenemos personajes como Tiberio, Caligula, Nerón o Cómodo, que en muchos casos anunciaron con su vida amoral el posible colapso futuro.
Calígula

  • Demasiado territorio y colapso económico. Cuanto más tienes, más milicias necesitas para mantenerlo y en el caso de Roma no fue una excepción. Se llego a un nivel territorial tan grande que fue imposible de mantener, algo que se evidencio con las invasiones barbaras.
  • Guerras internas. Las revueltas sociales se hicieron más habituales, llegando a diversas confrontaciones entre los diferentes estratos de la sociedad. La corrupción de la administración, destrozo al Imperio.
  • Vienen los bárbaros. La llegada de los bárbaros a la Península Itálica y el saqueo de Roma no fue más que una consecuencia del desastre al que se veía abocado el Imperio.


Muchas veces se intento restaurar el esplendor del antiguo Imperio Romano. Uno de los que lo intento fue el Emperador Carlomagno y alguno de sus sucesores sin éxito (El Imperio Carolingio). A posteriori, tuvimos en su lugar el Sacro Imperio Romano Germánico, que derivo de la idea de los gobernantes medievales de continuar la tradición del ya desaparecido Imperio carolingio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario