jueves, 21 de agosto de 2014

Clásicos Inmortales: Ladrón de Bicicletas

Para muchos esta es la obra cumbre del neorrealismo italiano, así como de la historia del séptimo arte. Ésta presenta dos características: la desaparición de la puesta en escena y que todos los actores no son profesionales algo que hace que dicha obra adquiera una dimensión aún más realista. El tema del paro, la necesidad por encima de la honra y la escasez estan presentes en todo el film.


La película tiene lugar en Roma. Antonio Ricci (Lamberto Maggiorani), un desocupado padre de familia encuentra trabajo pegando carteles, algo que representa un gran éxito para él, ya que esta en un ambiente donde hay mucho paro. Pero para trabajar le dan una sola condición: poseer una bicicleta. 


Para su desgracia, el primer día de trabajo le roban la bicicleta, mientras pega un cartel cinematográfico. Antonio persigue al ladrón sin poder darle caza. Es entonces cuando decide denunciar el robo, pero casi desde el primer momento se percata de que la policía no podrá hacer nada. Desesperado, busca el apoyo de un compañero de partido, que a su vez moviliza a sus amigos basureros. 

Pegando carteles

Al amanece, Antonio, junto a sus compañeros y a uno de sus dos hijos, Bruno (Enzo Staiola), comienza su búsqueda, primero en la Piazza Vittorio y posteriormente en Porta Portese, donde se realiza un mercadillo donde donde suelen parar los objetos robados. 
Sin embargo, es probable que la bicicleta ya esté desmontada y será imposible de encontrar. La situación se vuelve desesperante. El y su hijo parecen dos lobos solitarios en busca del algo imposible. Cuando estan en Porta Portese Antonio ve al ladrón de su bicicleta, mientras negocia con un vagabundo la compra de una bicicleta. Lo persigue sin darle alcance. Regresa a Porta Portese a encontrar al vagabundo, y lo sigue, hasta un comedor social . 

Preguntandole al vagabundo

Allí le pregunta por su bicicleta y por la identidad del ladrón, pero no obtiene resultados. Desesperado, Antonio acude a una vidente, a la que su esposa suele ir a veces y que tiene fama de acertar en sus predicciones (supuestamente le auguro que Antonio encontraría trabajo), pero la respuesta de ésta es una tomadura de pelo: “o la encuentras ahora o no la encontrarás jamás”. 
Al salir de la casa de la vidente, se encuentra con el ladrón de la bicicleta que al final es defendido por todos sus familiares y colegas. Antonio habla con un carabinero para explicarle la situación. Éste le responde que sin testigos del robo no se puede hacer nada. 



Finalmente, mientras Antonio y Bruno esperan el transporte público para regresar a casa, el padre se da cuenta de la existencia de una bicicleta solitaria. Intenta robarla, pero la muchedumbre se lanza a atraparlo. Solo los llantos de su hijo Bruno consiguen frenarlos e impedir que su padre vaya a prisión. Antonio se encuentra ahora tan pobre como antes, sin trabajo y, para colmo, con la vergüenza de haberse colocado al mismo nivel de quien le había robado.


Al final, padre e hijo vuelven caminando a casa. A destacar que el régimen franquista le añadió una especie de moraleja cristiana, que, en cierta medida, intentaba edulcorar el triste final: "El mañana parecía lleno de angustia ante este hombre, pero ya no estaba solo. La cálida manecita del pequeño Bruno entre las suyas, hablábale de fe y esperanza en un mundo mejor. En un mundo donde los hombres llamados a comprenderse y a amarse lograrían el generoso ideal de una cristiana solidaridad".



Maravillosa obra en la que destacan su fuerte realismo y la desgracia de vivir en medio de un mundo caotico, donde la pobreza campa a sus anchas y el paro alcanza niveles alarmantes. Basada en la novela homónima de 1945, escrita por Luigi Bartolini, Vittorio de Sica alcanza la excelencia con "Ladrón de Bicicletas", una de esas películas que no deja indiferente a nadie.

Ficha

Dirección
Vittorio de Sica
Producción
Vittorio de Sica
Guión
Vittorio De Sica
Suso Cecchi D'Amico
Cesare Zavattini
Gerardo Guerrieri
Oreste Biancoli
Adolfo Franci
Obra: Luigi Bartolini
Música
Alessandro Cicognini
Fotografía
Carlo Montuori
Montaje
Eraldo Da Roma
 
Otros datos

País
Italia
Año
1948
Género
Drama
Duración
93’
 
Protagonistas

Actor
Personaje
Lamberto Maggiorani
Antonio Ricci
Enzo Staiola
Bruno Ricci
Lialenna Carell
Maria Ricci
Vittorio Antonucci
El ladrón
 
Premios
Globos de Oro

Categoría
Persona
Globo de Oro a la Mejor Película Extranjera
-
 
BAFTA

Categoría
Persona
BAFTA a la Mejor Película
-

Escena final

2 comentarios:

  1. El cine italiano tiene películas muy grandes, y sin duda esta es una de ellas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad. Pasando por neorrealismo, llegando a western como la denominada trilogía del dolar de Leone o cantos del amor al cine como Cinema Paradiso

      Eliminar