viernes, 29 de agosto de 2014

A una mujer se la respeta

Esta frase que debiera ser algo común entre hombres, no lo es así, puesto que en la actualidad vivimos unas de las lacras más grandes de nuestra sociedad con el maltrato continuado a mujeres o su asesinato, pero ¿Qué clase se ser salvaje es capaz de ponerle la mano encima a una mujer? ¿por qué esos tipos no acaban en prisión al más mínimo maltrato físico o psicológico?


Ésto no es sólo un problema de partidos políticos, ni de legislación. Es un problema de la sociedad en su conjunto que ve de forma casi impasible como se asesinan o maltratan mujeres por parte de unos malnacidos que son todo menos hombres. El problema lo hayamos en la educación nociva de tantos años atrás en las que el hombre tenía una preponderancia sobre la mujer, que rayaba en lo obsceno.


Un hombre ante todo tiene que saber que una mujer no es de su propiedad y que se merece todo el respeto del mundo; ni merece un solo trato vejatorio, ni que nadie le levante la mano.  A mi desde pequeño me educaron desde esta premisa y así seguiré llevando mi vida porque no hay nada más descorazonador y terrible que el oír el asesinato de una mujer por parte de un miserable. Porque eso son precisamente los que maltratan o asesinan a una mujer: unos miserables.
PD: a ver sí las autoridades hacen algo para que esos malnacidos paguen en la cárcel sus años de maltrato y acoso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario