jueves, 8 de agosto de 2013

Fascinado por Canarias

Hay muchas personas que sin haber nacido en el lugar que ha nacido se sienten maravilladas por todos los prodigios naturales que ven en su lugar de "adopción". Una de esas personas es Sabino Berthelot.

 
Nacido en Marsella, Francia, el 4 de Abril d 1794, Don Sabino formo parte de una Francia en constante evolución y que vivió una Revolución sangrienta y la llegada al poder de un tirano llamado Napoleon.
Desde que llegó a las islas, se quedo maravillado de la isla de Tenerife por su naturaleza y portentoso clima. Don Sabino desarrolló una gran labor investigadora en los campos de la Botánica, de la Historia, de la Antropología aborigen y de la Etnografía canaria, reflejandolo en unas publicaciones, las cuales estaban ilustradas, contribuyendo de esta forma a que la comunidad científica del viejo continente pusiera el punto de mira en las singularidades de las Islas Afortunadas.
Pero Berthelot fue mucho más que un simple naturalista. colaboro de forma ingente en el desarrollo de la educación, de la industria, de la agricultura y del comercio de las Islas, participando en diversos foros de que tenían como objetivo fomentar el progreso a todos los niveles. Ésto le valió para ser nombrado agente consular interino de su país en Santa Cruz de Tenerife (1847) y posteriormente el de cónsul de primera (1874). En 1876 se le nombró Hijo Adoptivo de Santa Cruz de Tenerife.
Don Sabino recopilo todas sus investigaciones de Canarias en el libro que denomino Historia Natural de Canarias. En los últimos años de su vida dirigió el Jardín Botánico del Puerto de la Cruz, uno de los emplazamientos que más le encanto. Además estuvo vinculado a la Real Academia de Bellas Artes, siendo uno de sus miembros más destacados.


Teniendo en cuenta todo lo que hizo Berthelot por la tierra que la acogió, es para agradecer todo lo que hizo, fomentando que años después de su muerte, acaecida en 1880, muchas investigadores de la flora y la fauna de las maravillosas Islas Canarias, se animaran a estudiar la naturaleza isleña.
De Sabino Berthelot podemos decir que era francés de nacimiento, pero canario de corazón. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario