lunes, 12 de agosto de 2013

Don Santiago Bernabéu, genio y figura (primera parte)

A lo largo de la historia del fútbol, ha habido hombres que de una forma u otra han ayudado a que su club mantenga una forma de ser a lo largo del tiempo, independientemente de los éxitos. Esos hombres se llaman comúnmente "hombres de club". El Real Madrid tuvo uno de esos hombres, que ya desde sus primeros años de vida, provoco un cambio que aún hoy perdura: Don Santiago Bernabéu.

 
Bernabéu, nacido en Almansa, el 8 de Junio de 1895, comenzó a tener contacto con el fútbol en el Real Colegio Alfonso XII de los Agustinos en San Lorenzo de El Escorial, donde fue uno de los jugadores más destacados del equipo del colegio. Santiago entraría en los juveniles del Madrid Foot-Ball Club, llegando a ser uno de los pintores de la valla del antigua estadio madridista, el campo de O`Donnell. 
Pero el 3 de Marzo de 1912, sería un día histórico que cambiaría para siempre su vida y la de el mismo. Ese día debutaba con el primer equipo en un amistoso ya que se había lesionado uno de los jugadores y era necesario contar con otro y no competir en inferioridad contra un adversario ingles, English Sports. Santiago que estaba en la grada fue llamado por su hermano Marcelo, que era defensa de su equipo. El joven Santiago jugo ese día de extremo y tuvo la fortuna de marcar ese día el gol que significada la remontada y victoria de su equipo. 
Pero los directivos querían que Santiago fuera portero del equipo, en lugar de atacante. Cuenta Santiago de esa época que "una vez me dijo mi hermano que como me volviera a ver de portero me iba a dar un guantazo y me iba a poner la cara en el cogote". Santiago que era muy obediente hizo caso a su hermano y jugo de delantero. Junto a Rene Petit y Sotero Aranguren formo una delantera brillante, aunque su suerte en la Copa de España era dispar. Es para recordar, la eliminatoria del año 16, contra el Barcelona que duro cuatro partidos (debido a dos desempates). El tercer partido acabo con un espectacular empate a 6, consiguiendo Bernabéu hasta cuatro goles. El partido siguiente lo gano el Madrid, pero la bronca final debido a una decisión controvertida del arbitro, motivo que el equipo azulgrana saliera antes de que acabase el encuentro. La final se jugaría en Barcelona con todo el publico en contra. El equipo blanco fue machacado por el Athletic de Bilbao. Pero el fútbol siempre da revancha y al año siguiente jugarían la final. El Madrid la ganaría, pero Bernabéu no pudo jugar la final por una lesión. Lo más curioso es que fue la única Copa de España que ganaría, ya que en esa época sólo existían los Campeonatos Regionales.

 
Santiago como capitán del equipo sería uno de los encargados de recoger, junto a la directiva, la orden real de Alfonso XIII que le daba a su equipo el título de Real. el Real Madrid. Bernabéu se retiro oficialmente en 1928, sin poder jugar ningún partido de la liga que nacería al año siguiente. Para el recuerdo de sus últimos años queda el dúo goleador que formo con Monjardín, uno de sus mejores amigos en el equipo. 
Pero ahí no quedo la cosa y Bernabéu comenzo las funciones como Secretario Técnico del equipo, llegando a ser entrenador en dos etapas de forma interina. Con el al mando, se trajo a Ricardo Zamora por el precio record de 100.000 pesetas, formando a partir de el extraordinario guardamenta un equipo que competiria de forma directa con el Athletic de Bilbao por los campeonatos nacionales (liga y copa). Antes de la triste guerra civil, el equipo blanco ganaría dos ligas y dos copas. 

 
Después de la guerra, Don Santiago estuvo lejos del equipo hasta que fue llamado por su amigo, Presidente en ese momento, Antonio Santos Peralba para hacerse cargo de la presidencia, tras su dimisión, tras el bochornoso espectaculo de las hinchadas del Madrid y Barcelona en las eliminatorias de Copa de 1943 y que acabo con un sonoro baño madridista a los cules por un increible ¡11-1!

Bendición de los terrenos donde se erigiria el estadio que soñó Bernabéu

Bernabéu se ponía al mando, pero su obsesión inicial era la de que el equipo tuviera un estadio moderno y espectacular. Nacía así el proyecto que acabaría con la construcción del Nuevo Chamartín. Su primer gran fichaje fue Luis Molowny que junto a otros como Pahiño, uno de los mejores delanteros del momento, Miguel Muñoz y Juanito Alonso se encargarían de formar el proyecto, pero faltaba la figura clave que hiciera que un equipo de leyenda.

Ipiña, capitán blanco saludo al del Os Belenenses, rival en la inauguración de Chamartín

El primero en quien penso fue en Kubala, pero éste quería que Daucik, que era su suegro, fuera su entrenador. Bernabéu no acepto y Kubala se fue al Barcelona. Don Santiago nunca se tomo eso a mal, de hecho agilizo los tramites para que el extraordinario jugador se encontrara con su madre, algo que Lazli le agradecio toda su vida.   

 
Pero si no pudo fichar a Kubala, si lo hizo con jugador supersonico al que llamaban "La Saeta Rubia". Con Alfredo Di Stéfano formaría un equipo maravilloso, admirado por su competitividad. Con el llegarían grandes como Gento, Puskas, Santamaría, Rial y tantos otros. Por de pronto el equipo ganaría la liga después de 21 años, consiguiendola al año siguiente pudiendo participar en la primera edición de la Copa de Europa donde Don Santiago junto a otros grandes lideres del fútbol europeo había tenido mucho que ver. 

Bernabéu y Di Stéfano

La leyenda de ese equipo radico en la consecusión de las cinco primeras ediciones con un juego brillante y soberbio que tuvo su culmen en la extraordinaria final de 1960, donde ganarían por 7-3. Pero sería la labor de Santiago Bernabéu la que pudo cambiar algunos momentos para bien o para mal.

Miguel Muñoz levanta la primera Copa de Europa

Para mal, lo encontramos en la primera edición donde al equipo blanco le toco el equipo yugoslavo del Partizan. Se gano 4-0 en Madrid, pero se tenía que viajar a Yugoslavia. El país balcanico era comunista y sólo las gestiones de Raimuno Saporta, su mano derecha y artifice de los exitos posteriores de la sección de baloncesto, hicieron posible que se jugara, aunque tendría que ser sobre un campo helado. Bernabéu dijo que se jugara porque ya habían hecho suficientes gestiones como para encima suspender el partido. Esa decisión por poco le cuesta cara. Los jugadores blancos apenas se tenían en pie y a punto estuvieron de caer, ya que perdieron por 3-0. Rial además fallo un pentalti.

Bernabéu con Kopa y Di Stéfano

Pero también influyo para bien, cuando el equipo estaba al borde de la eliminación e Viena. Habían ganado al Rapid por 4-2 en Madrid, pero al descanso iban perdiendo por 3-0. Fue tanto el enfado de Don Santiago que entro al mismo vestuario blanco, donde les dejo las cosas bastante claras. A Bernabéu lo que le ofendía no es que fueran perdiendo por tres goles, sino que no estaban haciendo nada y sus jugadores eran un muñeco en manos de los austriacos. No era habitual que los directivos (mucho menos el presidente) entrara al vestuario, algo que llamo la atención a los propios jugadores. Nacían las conocidas "Santiaguinas", arengas que el propio Bernabéu lanzaba a sus jugadores para que supieran el escudo que estaban defendiendo y que por encima de todo estaba el honor de vestir esa camiseta. El equipo salió en Viena con aires renovados y Di Stéfano (siempre Don Alfredo) conseguía el gol que daba derecho al desempate. Otra vez las gestionas de Saporta hicieron posible que se jugara en Madrid (el equipo vienes se llevo la taquilla local) donde ganaron 2-0. 

Celebrando la segunda Copa de Europa

La segunda copa consecutiva la ganarían precisamente en la capital de España ante la Fiorentina meses después, pero la empezaron a ganar aquella noche en que un Bernabéu enojado bajo a los vestuarios a preguntarles qué pasaba. 

Con la plantilla

En 1957 le darían el nombre de Santiago Bernabéu a Chamartín. Todo homenaje en vida a uno de los artifices de los éxitos recientes tanto en España como en Europa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario