jueves, 15 de agosto de 2013

Contemplad a la Madre de Dios

Una buena mañana, estaban dos pastores guanches en Chimisay cuidando de su ganado. Entonces uno de ellos, se quedo perplejo cuando vio sobre la peña la figura de una mujer que creyeron animada. Ésta tenía a un bebe en brazos. El guanche le indico a su compañero de fatigas a la mujer, quedandose igual que el otro, preguntandose que haría una mujer en un paraje tan solitario como ese.

 
Los guanches le hicieron señas para que se fuera, ya que tenían prohibido hablar a las mujeres en poblado, pero ésta no hacía nada por irse. Fue en ese momento, cuando uno de ellos cogió una piedra con intención de tirarsela, pero cuando ya había levantado el brazo, éste quedo inmovilizado, sin que pudiera moverlo ningún milimetro. El otro pastor quiso herirla con un cuchillo, pero el mismo era el que se hería, brotandole la sangre. Los guanches, asustados ante esos hechos, corrieron a ver al Mencey de Güímar, refiriéndole punto por punto lo acontecido, desde que encontraron a la mujer hasta ese mismo momento.
El Mencey acudió a la playa con su sequito. Él la quiso hablar, pero ella no respondía. Nadie quería tocarla por el miedo que les producía, entonces el Mencey decidió que fuesen los mismos pastores que se la habían encontrado, quienes la recogieran para llevarla al palacio. Ellos, al contacto con la imagen, quedaron milagrosamente sanados. El mencey comprendiendo que aquella mujer con un niño en brazos era cosa sobrenatural, por eso quiso llevarla entre sus brazos, pero no pudo ya que pesaba bastante y es por eso que tuvo que pedir socorro para que le ayudaran a trasnportarla. Es por eso que en el lugar de la aparición hay una cruz y en el lugar donde el Mencey pidió socorro, un santuario a Nuestra Señora del Socorro. La playa mismamente se llama del Socorro debido a este hecho.

 
Los guanches tomaron gran veneración a la mujer mlagrosa, tomandola por Chaxiraxi, una Deidad que ellos adoraban, palabra que en castellano significa "Madre del Sol, Señora del Mundo, La que sostiene el Firmamento y Princesa de Gran Bondad". 
Pero los años pasaron y con ellos llegaron los castellanos que querían conquistar las siete islas Canarias, entre ellas la isla de Tenerife, donde apareció la mujer milagrosa. Fueron múltiples los actos de pillaje que iniciaron los castellanos entre los que se encontraba esclavizar a los aborígenes. Pues un buen día que andaba pastoreando, secuestraron a un joven de la zona, al que educaron y llamaron Antón Guanche. El joven fue educado en la Fe cristiana, comprendiendo el verdadero significado de aquella mujer que habían encontrado los pastores en la playa.
Un buen día, Antón escapo y pudo enrolarse en un barco con destino a Tenerife, su isla natal. Fue a la cueva-capilla donde se encontraban varios guanches venerando a la mujer milagrosa. Éstos se alegraron de verlo con vida. Antón que había sido educado en los dogmas de la Fe, se arrodillo ante la mujer y alzando la vista, le dijo a sus paisanos: "Amigos y paisanos mios, contemplad a la Madre de Dios".

Historia basada en el relato contado por el Sacerdote e Historiador Fray Alonso de Espinosa sobre la aparición de la Virgen de la Candelaria en la Playa del Socorro, en la Isla de Tenerife.

No hay comentarios:

Publicar un comentario