jueves, 4 de agosto de 2016

Bette Davis vs. Joan Crawford

No sabemos que clase de locura le entró a Robert Aldrich cuando se le ocurrió contratar a Bette Davis y Joan Crawford para ¿Qué fue de  Baby Jane? Hasta el menos enterado de todo sabía que ambas no se soportaban, se odiaban a muerte. 


La rivalidad entre Davis y Crawford parece tener su origen en su fomentación desde la MGM y la Warner, pues ambas se  disputaban el estrellato en melodramas similares, cuya divisa era: "¡Más grandes que la vida!". Las causas del menosprecio de Bette se debían en gran medida a las excesivas relaciones amorosas que pudo tener Joan (Bette decía de ella: "Se ha acostado con todas las estrellas de la MGM menos con la perra Lassie"), algo que pareció confirmar su propia hija en una biografía. También parece que la propia Crawford estaba interesada en la propia Davis (regalos e invitaciones a cenas parecen confirmarlo), pero el rechazo de Bette fue evidente.

Grandes actrices; extraordinarias rivales

Para más inri, la Warner la contrató para pararle los pies a Bette Davis por sus continuas excentricidades, rabietas y caprichos que costaban al estudio enormes cantidades de dinero. Bette indudablemente era una gran actriz, pero según parece era una mujer tremendamente insoportable, peleada con gran parte de Hollywood. Según dicen solo Miriam Hopkins era tanto o más odiada que Davis. Ni que decir que Bette y Miriam se despreciaban (si, ya se que rodaron "Vieja Amistad") sobre todo cuando Davis ganó a Hopkins para interpretar a la protagonista de "Jezabel".
La idea de tener juntas a Davis y Crawford juntas era tan increíble que resultó un éxito. Crawford como una invalida, que tuvo un gran éxito como actriz, la cual era cuidada por su hermana, interpretada por Davis, antigua estrella infantil que tiene la ensoñación de volver haciendo el papel de Baby Jane Hudson y ni que decir que odia a su hermana por alcanzar el éxito que se le negó de adulta.


Crawford iba a interpretar el papel de Baby Jane, pero lo descartó por parecerle grotesca, algo que no le importó a Davis, con un maquillaje que la procuraba hacerla parecer más mayor y unas ropas más propias de una niña que hacían visible aún más si cabe la locura del imposible por volver al estrellato donde lo dejó (esta ensoñación por volver recuerda un poco a la Norma Desmond de "El Crepusculo de los Dioses", el pasado que no volverá). Como anécdota confirmada Bette mando instalar una máquina de Coca-Cola en el rodaje ¿Por qué? ¿A Joan le gustaba la Coca-Cola? Bueno, es que Joan Crawford era la viuda del presidente de Pepsi.


Ambas estan sublimes, pero Davis lo borda con esa cualidad suya para interpretar personajes tan cómicos como trágicos.  Tal fue así que fue nominada para los Oscars. Hubiera sido su tercer Óscar, pero Anne Bancroft se lo llevó. Poco después Davis acusó a Crawford de haber hecho todo lo posible para que no lo ganara.


Poco después, Aldrich, un hombre al que le gustaba la marcha, quiso repetir la experiencia en "Canción de Cuna para un Cadáver", pero las dos divas se negaron a participar a no ser que se usasen dobles en todas sus escenas juntas. El director no aceptó tal propuesta y Joan Crawfod decidió no hacer la película. Finalmente para dicha película contrataron a Olivia de Havilland. Bette y Joan no volverían a aparecer en ninguna película y ambas siguieron odiandose hasta el final de sus ideas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario