lunes, 10 de julio de 2017

"Más caliente que el atolón de bikini"

Sería alrededor de los años 60 cuando se popularizó un "escandaloso" traje de baño de dos piezas, al cual conoceríamos (y conocemos) como bikini. Ya antes de esta década, esta prenda de dos piezas tuvo sus orígenes a la hora de que las mujeres participasen en la disciplina de natación en los Juegos Olímpicos para que estuvieran más cómodas. Las que lo popularizaron evidentemente fueron estrellas de cine tales como Briggite Bardot o Jane Fonda (Deborah Kerr ya lo utilizaba en "De Aquí a la Eternidad" del año 1953) para ser posteriormente usado por gran cantidad de mujeres o chicas que iban a la playa. Hoy en día es normal su uso, pero en su época resultó motivo de censura por parte no sólo de una sociedad puritana, sino de autoridades de determinados países muy influenciados por el catolicismo como Italia o España. 


Sin embargo, el origen de su nombre es sumamente siniestro. El atolón de bikini era un lugar habitado peteneciente  a las islas Marshall en el que el Gobierno de los Estados Unidos expulsó a la población indígena para realizar pruebas atómicas al inicio de la denominada guerra fría. El alto grado de calor y radiactividad originado por las bombas, hizo que el atolón de bikini se convirtiera en un sitio estéril, acabándose con toda la naturaleza existente y evitando en la población natural de la zona pudiera volver a sus casas. 


Estas pruebas llevadas a cabo a finales de los 40 y principio de los 50, fueron sumamente terribles y conocidas por la población, por lo que cuando se comercializó el bikini, se utilizó la frase comercial "Más caliente que el atolón de bikini" para reflejar un poco el aire sensual que tenía el traje de baño de dos piezas haciendo referencia al "calor" producido por algo tan horrible como las pruebas nucleares en bikini. Así, fruto del anuncio, quedó para la posteridad el nombre de dicha prenda de baño: bikini.

No hay comentarios:

Publicar un comentario