miércoles, 5 de julio de 2017

Los Borgia

Hablar de esta familia es hacer referencia a una de las familias más conocidas de la historia especialmente a nivel religioso, aunque también político. Realmente procedían de Borja (posteriormente italizanizaron a apellido a Borgia), estableciendose primero en Játiva, en el Reino de Valencia, y posteriormente en Gandía. 

 

Cabe decir que de esta familia ha pasado a la historia como una familia cruel, despota y con relaciones insanas entre algunos de sus miembros, algo derivado del Papa Borgia, Alejandro VI (cuyo nombre de nacimiento era Roderic de Borja )con quien empezaron las intrigas y disputas entre los pequeños Estados en los que estaba dividido el territorio de la Península Itálica. Para ello, se hizo aliado o enemigo de las principales familias nobles de la zona, buscando según se cree un aumento de los Estados Pontificios. 

Alejandro VI

Alejandro VI tuvo varios hijos (No nos engañemos: que un Sacerdote o Papa pudiera tener hijos era cosa común en la época), aunque quizás los más importantes fueron César y Lucrecia. Es llamativa la carrera de César, la cual fue meteórica: Obispo de Pamplona con dieciséis años, Arzobispo de Valencia con diecinueve años, Capitán General del Vaticano y Cardenal con casi veinte años. 

Escudo de la casa Borja


El que esta familia tuviera gran cantidad de enemigos, hizo que se les achacara todo tipo de maldades, entre ellas la perversión sexual en la que entra la mencionada Lucrecia. Se dice que mantuvo relaciones no naturales con su propio padre y su hermano César de quien quedó embarazada. Evidentemente, ante todas estas cosas hay que decir que era normal que entre los enemigos se utilizara una especie de propaganda realizada con tal de desprestigiarle, por lo que ante esas acusasiones incestuosas o de otra índole es mejor mantenerse de perfil porque puede que estén llenas de falsedades. También es verdad que los Borgia (italianizados) no fueron unos santos y actuaron como muchos Papas (o familias de Papas) medievales y renacentistas como auténticos tiranos y no llevaron una vida precisamente Santa. 


César Borgia

Por otra parte, Alejandro VI, en parte por sus orígenes valencianos, tomó a la Corona de Aragón como su más poderoso aliado, al beneficiarla en el proceso de distribución de tierras del nuevo mundo, aparte de conceder como valido el matrimonio de Isabel, Reina de Castilla, y Fernando, Rey de Aragón, ya que hasta ese momento se había alegado desde la Iglesia Católica que no podían casarse (el matrimonio, según ellos, hubiera sido nulo) debido a que eran primos (aunque es probable que fuera por cuestiones políticas, ya que nadie quería que los titulares de dos Coronas tan importantes como las de la Península Ibérica, Castilla y Aragón, se unieran en matrimonio). además de otorgarle a dichos Reyes el título de Reyes Católicos como defensores de la Fe Católica en el mundo, algo que ha pasado de generación en generación y es que TODOS los Reyes de España tienen entre sus títulos el de Rey Católico. 

Lucrecia Borgia

Pero no todos los Borgia fueron intrigantes, ni corruptos. Hubo un hombre llamado Francisco de Borja, hombre noble no sólo por sus títulos, sino por su corazón, que fue Gentilhombre de la Casa de Borgoña (nombrado por el Emperador Carlos) y que lo dejo todo para entrar en los jesuitas, llegando a ser Prepósito General. Tras su muerte sería canonizado. En todas las familias hay de todo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario