lunes, 10 de julio de 2017

La vida trágica de Romy Schneider

Sería en un terrible 29 de Mayo de 1982 cuando una mujer fue encontrada muerta en su apartamento de París. Puede que muerta de una parada cardiaca o por la gran ingesta de barbitúricos (nunca se supo), la mujer que fue gran actriz del cine europeo había muerto sola y triste. Acababa de fallecer Romy Schneider.


Muchos la conocimos por interpretar a Isabel de Baviera en la popular trilogía de Sissi ("Sissi", "Sissi Emperatriz" y "El Destino de Sissi"), ambientada en la Viena Imperial y sería a partir de los 60 cuando comenzaría a destacar en un cine adulto y quizás no tal idealizado como el de sus primeras películas. Trabajó con cineastas del calibre de Claude Chabrol, Orson Welles y Luchino Visconti destacó con ese tono frágil, pero fuerte, que tanto gusto en películas francesas, italianas con obras como "El Proceso", "Luis II de Baviera" ("Ludwig"), "La Califa",  "Lo importante es amar" y "A Simple Story" ("Una vida de mujer") entre muchas otras. Por esas dos últimas, recibió el Premio César a la Mejor Actriz. 

Querida Sissi

Nacida durante la ocupación nazi de Austria (en la mismísima Viena) y criada en Francia, mantuvo la nacionalidad alemana que era la de su madre, la también actriz Magda Schneider., Romy, aparte de ser una gran actriz, tenía una gran belleza y cierto encanto que la hacía especial. Sin embargo, su vida se tornó trágica. Después de que Alain Delon le rompiera el corazón (llegaron a estar comprometidos y Romy llegó a decir que él era el amor de su vida), se casaba con el productor Harry Meyen.

Romy Schneider y Alain Delon

De Meyen se divorció en los años 70 no sin antes un pleito judicial por la custodía de su pequeño hijo David. Finalmente ganó Romy y Meyen no pudo soportar el divorcio hasta el puntó que se ahorcó en un castillo que poseía en Hamburgo.  Posteriormente volvió a contraer matrimonio con Daniel Basini, su secretario personal con quien, después de un aborto, tuvo una niña en 1979, Sarah, que sigue los pasos de su madre. Dos años después tuvo lugar la gran tragedia de la que nunca se recuperó: La perdida de su hijo David, víctima de un trágico accidente. 


Dos años después fallecía, dejando dudas sobre dicha muerte y sus causas. Se iba indudablemente una gran actriz del cine europeo, siendo una de esas mujeres que no se olvida. No hay nada como recordar a Romy... la eterna Romy...

No hay comentarios:

Publicar un comentario