sábado, 26 de noviembre de 2016

El Preste Juan

De decía que su reino se encontraba en África o Asía, siendo además un Gobernante (y Sacerdote) poderosisimo, el cual tenía le extraña condición para la época que, a pesar de supuestamente residir en zonas donde se practicaban determinados ritos, era cristiano. Es la leyenda del Preste Juan. 


Según se cuenta Juan era un Gobernante y Sacerdote, Patriarca según algunos (de ahí su título de Preste, que es apócope de presbítero de una nación cristiana aislada entre musulmanes y paganos en algún lugar remoto de Oriente. 
La primera referencia al Preste Juan la encontramos en la crónica del obispo alemán Otón de Freising, siendo una de las leyendas más destacadas del medievo. Según los relatos descendía de los Magos de Oriente y era un mandatario generoso como un hombre virtuoso, que regía un territorio lleno de riquezas y extraños tesoros, donde se encontraba el patriarcado de Santo Tomás. Otras leyendas identifican al Preste con el mismísimo Juan el apóstol, basándose en el capítulo 21 del Evangelio de Juan, donde supuestamente se dice que Juan el Apóstol no moriría hasta que Jesús volviera, siguiendo vivo en plena Edad Media. Por otro lado se dice que el Preste Juan podría haber sido alguno de los monarcas de la Etiopía cristiana. Su Reino inicialmente se situó en lo que hoy es la India. 


Las supuesta existencia del Preste, así como de un territorio sin igual, disparó la imaginación de infinidad de aventureros, que, raudos y veloces, se dispusieron a buscar el Reino perdido, algo que nunca consiguieron, a pesar de que seguían llegando relatos anónimos de viajeros que supuestamente habían estado en su territorio y conocido al mismo Preste Juan. La leyenda perduró hasta entrado el Renacimiento cuando empezó a perder fuelle. Pero ¿existió realmente el Preste Juan y su fantástico reino?


Evidentemente no sabemos y los relatos de la época pudiesen ser meras fantasías por motivos espúreos. Lo cierto es que, si bien no se halló al Preste Juan lo cierto es que esta leyenda posibilitó el conocimiento de zonas desconocidas del mundo tales como Asía y África.

No hay comentarios:

Publicar un comentario