sábado, 5 de noviembre de 2016

Clásicos Inmortales: Drácula

La primera de muchas. La Hammer, productora inglesa, decidió producir una serie de películas de terror entre las que se encontraban personajes terribles como la momia, Frankenstein y, el que ahora nos ocupa, Drácula, haciendo un uso del color tal que la sangre se veía más roja y la penumbra era más oscura. Una curiosidad: en los Estados Unidos, el título se cambió por "Horror of Dracula" para evitar confusiones y evitar problemas legales con la película homónima Drácula del año 1931 dirigida por Tod Browning y con Béla Lugosi en el papel del Conde.


Un visitante llega a un castillo. Se trata de Jonathan Harker (John Van Eyssen), el cual llega al castillo del Conde Drácula para trabajar como bibliotecario. En el salón se encuentra una nota del Conde Drácula, el cual se disculpa por no poder recibirle y le insta a comer y ponerse cómodo. Mientras va a comer, Harker se encuentra con una hermosa joven (Valerie Gaunt). Ésta le pide ayuda para escapar del castillo, asegurando que el Conde la mantiene como prisionera Sin embargo, la mujer desaparece justo en el momento que llega Drácula (Christopher Lee), el cual parece ser un individuo recto y cortes, muy alejado del monstruo que le describía la mujer. Tras explicarle que estará ausente hasta el anochecer del día siguiente, el Conde se percata de la foto de la prometida de Harker, Lucy Holmwood (Carol Marsh). Drácula desconoce que Harker no ha viajado precisamente a trabajar como bibliotecario. La realidad es que su objetivo es asesinarlo, ya que el Conde es un terrible vampiro.

Harker, inquieto ante su misión, se aventura por el castillo donde se encuentra a la mujer de antes. Harker le pide que le explique los motivos por los que quiere ser liberada, pero ella salta con evasivas y se niega a explicarse. Sin embargo, al verla tan desesperada, Harker accede a ayudarla, acercandose a ella, a lo que la extraña joven, en realidad una vampira, aprovecha para morderle. Drácula, en ese momento, sale de una cripta con los ojos inyectados en odio y con la boca llena de sangre, mostrando sus colmillos, deteniendo a la joven. Cuando Harker intenta enfrentarse al vampiro, este lo abate con poca dificultad, llevándose a la mujer, mientras Harker pierde el sentido.

La morderdura de la vampira

A la mañana siguiente, Harker se despierta en su habitación, encontrando la marca de la mordedura de la joven en su cuello. En ese momento escribe todo lo ocurrido en su diario, reconociendo la posibilidad de estar condenado a convertirse en algo que odia profundamente: un vampiro. Tras explicar su misión, Harker decide ocultar su diario en un altar de la Virgen María fuera del castillo. Tras esto, se aventura en la cripta del castillo, donde localiza a Drácula y la joven mujer durmiendo en sus ataúdes.  Haciendo uso de una estaca, atraviesa el corazón de la joven, que envejece ante sus ojos, siendo destruida, pero, mientras, se pone el sol, y Harker encuentra el ataúd de Drácula vacío. El vampiro ha despertado y no podrá hacer nada contra él. 
Unos días más tarde, el Doctor Van Helsing llega al pueblo de Klausenburg, lugar cercano al castillo, buscando a su socio Harker del que no tiene noticias. En una posada pregunta por él, pero el posadero no se muestra dispuesto a cooperar, negándose a explicar la presencia de ajo por toda la posada. Finalmente, la hija del posadero decide ayudarle, entregándole el diario de Harker que su padre había encontrado en el altar. Van Helsing se dirige al castillo encontrándolo desierto, solamente viendo salir un carruaje portando un ataud. Temiendose lo peor, acaba llegando a la cripta donde encuentra a Harker descansando y convertido en un vampiro. Finalmente atraversara su corazón con una estaca.

Van Helsing en busca de respuestas

Van Helsing se reúne con Arthur Holmwood (Michael Gough), hermano de Lucy, y su esposa Mina (Melissa Stribling ), para explicarle que Harker ha fallecido sin dar detalles, por lo que ellos se muestran algo más que contrariados. Lucy, prometida de Harker, se encuentra enferma, por lo que se decide no comunicarle la noticia a la joven en ese momento. Lo que no saben es que la joven Lucy esta siendo visitada por el vámpiro todas las noches, por lo que su enfermedad es derivada del mordisco de Drácula. Lo cierto es que todos creen que es anemia.


El Doctor Seward (Charles Lloyd-Pack) anima a Mina a consultar con otro médico por precaución por lo que decide consultar al propio Van Helsing, quien accede a reconocer a Lucy, quien ya ha deducido que su prometido ha fallecido. Van Helsing se percata de la marca del cuello de Lucy. Van Helsing ordena que ventanas y puertas del dormitorio permanezcan cerradas con ristras de ajo adheridas a las mismas. 
Durante la noche, Lucy, asqueada por el ajo, le ordena a su doncella (Olga Dickie) que lo y deje abiertas las ventanas. Esa será la última noche en que el vampiro actuara contra ella.  Lucy ha fallecido y Van Helsing sabe que se alzara como vampira. La doncella confiesa haber retirado el ajo y abierto las ventanas. Van Helsing, sabiendo que no puede ocultarlo todo, le entrega a Arthur el diario de Harker, explicando la verdad acerca de su muerte y la historia de Drácula. Poco después, un policía lleva a Tania (Janina Faye), la hija de Arthur y Mina, de vuelta a casa, explicando la niña que su tía Lucy le pidió que fuera de paseo con ella. 

Arthur y Mina

Esa noche, Lucy vuelve a llevar a Tania de paseo, pero Arthur les sigue al ver que el ataúd de su hermana está vacío. Cuando Lucy está a punto de atacar a Arthur, Van Helsing aparece y la obliga a volver a su cripta usando un crucifijo, símbolo religioso al que temen los vampiros. Arthur se  ve obligado a aceptar lo ocurrido y Van Helsing le explica que Drácula la desea para reemplazar la mujer que Harker destruyó. Así destruiran a la falsa Lucy con una estaca. Arthur se ofrecerá a Van Helsing para destruir al monstruo.


Ambos acuden a la oficina de aduanas en Ingstadt para seguir el rastro del destino del ataúd de Drácula una vez abandonó Klausenburg, sobornando al oficial. Descubren que el ataúd fue enviado a una dirección en Karlstadt. 
Mientras todo eso ocurre, un muchacho visita a Mina y le informa que Arthur desea encontrarse con ella en Karlstadt. La esposa acude, pero la realidad es que es Conde Drácula quien la esta esperando. A la mañana siguiente, Mina regresa a casa, encontrandose con Arthur y Van Helsing, quienes se percatan de su extraña forma de comportarse, así como de su tez palida. Los dos hombres parten a Karlstadt, pero no hay rastro alguno del ataúd, sospechando que Drácula lo ha trasladado a algún otro sitio, lejos de ellos. Deciden, por lo tanto, inspeccionar el cementerio, pero antes de partir entregan un crucifijo a Mina, el cual le quema la mano, confirmando que se esta conviertiendo en un vampiro. Así que tendrán que encontrarlo y destruirlo antes de que se lleve a Mina.

El monstruo ataca de nuevo

Durante la noche, Van Helsing y Arthur vigilan la ventana de la habitación de Mina, pero el vampiro logra entrar en la casa, volviendo a morderla, pero Van Helsing consigue salvar la vida de la mujer realizando una transfusión de sangre con Arthur como voluntario. Por la doncella sabrán que el ataud de Drácula se encuentra en los sotanos de la casa, lugar al que la señora Mina le había prohibido ir.  El ataúd se encuentra vacío y Van Helsing deja un crucifijo en su interior, mientras Drácula escapa con Mina como prisionera. Van Helsing y Arthur se dan cuenta de que el Conde sólo puede regresar a su castillo.
Van Helsing y Arthur acuden a Klausenburg en persecución de Drácula, que ha llegado a su castillo justo cuando está amaneciendo. El Conde intenta enterrar viva a Mina fuera de la cripta, pero Van Helsing y Arthur llegan a tiempo.


Van Helsing perseguirá a Drácula al interior del castillo, enfrentandose los dos en duro combate que a punto esta de ganar Drácula, pero el doctor saca fuerzas de flaqueza para desprenderse de las garras del Conde y  arrancar las cortinas de las ventanas, dejando que entre la luz del sol. Van Helsing crea un crucifijo con dos candelabros y el vampiro queda reducido primero a cenizas y después a simple polvo. Ha acabado con un monstruo. Mientras, fuera del castillo, Mina se recupera en brazos de su esposo, libre de la infección de ser tan terrible.


Nunca hubo un Drácula tan terrorífico como Christopher Lee (y si; se lo que digo) o un Van Helsing tan capaz como Peter Cushing. Es evidente que la historia se aleja mucho del Drácula creado a finales del Siglo XIX por Bram Stoker, pero por contra nos muestra esa inquietud y ese desagrado que debió provocar ver la sangre en la gran pantalla por primera vez (en la versión de Béla Lugosi ni aparecían los colmillos) con un manejo del terror insuperable, unos decorados magníficos e incluso un uso del erotismo poco habitual hasta entonces, que lo hace uno de esos clásicos del terror imprescindibles para comprender la evolución del género.  

Ficha

Dirección
Terence Fisher
Producción
Anthony Hinds
Guión
Jimmy Sangster
Obra: Bram Stoker
Música
James Bernard
Fotografía
Jack Asher
Montaje
Bill Lenny

Otros datos

País
Reino Unido
Año
1958
Género
Terror
Duración
82’
 
Protagonistas

Actor
Personaje
Christopher Lee
Conde Drácula
Peter Cushing
Abraham Van Helsing
Michael Gough
Arthur Holmwood
Melissa Stribling
Mina Holmwood
Carol Marsh
Lucy Holmwood
John Van Eyssen
Jonathan Harker
Janina Faye
Tania
Charles Lloyd-Pack
John Seward
Olga Dickie
Gerda
Valerie Gaunt
Novia de Drácula

Intro


La mujer misteriosa


El fin del vampiro 

No hay comentarios:

Publicar un comentario