miércoles, 8 de agosto de 2018

Ella era Lara

"Yuri soñaba con una obra en prosa, un libro autobiográfico en el que incluiría, como cargas explosivas ocultas, las cosas más sorprendentes que había visto y pensado. Pero todavía era demasiado joven para un libro semejante, así que se limitaba a escribir versos, como un pintor que durante toda su vida pinta estudios para el gran cuadro que tiene en mente"
 Doctor Zhivago
 
Quedo prendado de sus ojos. Fue verla y enamorarse al instante. A finales de 1946, Boris Pasternak conoció a una joven de ascendencia gérmano-polaca en una en la oficina editorial de "Novy Mir", donde la joven se encargaba del departamento de nuevos autores y que amaba la poesía.


La amo tanto. Olga colaboró con el propio Pasternak a la hora de traducir poesías al ruso. El suyo, el Amor de Boris y Olga, fue correspondido hasta el punto de que frecuentes eran sus paseos por las calles de Moscú. Sus vidas no eran faciles: ella era viuda dos veces con dos hijos, mientras él estaba casado en segundas nupcias. La edad para los dos no parecía ser un inconveniente: él tenía 56 y ella 22.


La poesía les unía profundamente. En Moscú, en plena Rusia comunista que miraba con lupa todo lo que hacía y escribía Pasternak (de hecho estuvo durante un tiempo en un gulag), se citan al pie de la estatua de Pushkin, y Borís, como un caballero, la acompaña hasta su piso de la calle Potápov, donde Olga convive con su madre, su padrastro y sus hijos. Ya en esa época, Pasternak había empezado a escribir una novela que lleva concibiendo hacía más de una década, pero a la que no conseguía darle un toque; tener una inspiración... y esa inspiración era Olga. 


Su punto fuerte fue cuando la detuvieron. En 1949, Olga fue arrestada como "cómplice de espíonaje" y al año siguiente fue sentenciada por el Consejo especial de la NKVD a cinco años en el gulag. Boris siempre se hecho la culpa de su detención, dado que su relación con ella era tan profunda que interpretava su encarcelamiento como una medida de presión contra él por sus críticas contra el sistema soviético. En una carta a un amigo de Alemania Occidental: "la encarcelaron por mi culpa, como la persona que, según la policía secreta, era la más cercana a mí, y esperaban que a través de amenazas y un interrogatorio agotador obtuvieran de ella pruebas suficientes para enjuiciarme. Le debo mi vida y el hecho de que no me tocaran en aquellos años se deben a su heroísmo y resistencia". Peor aún fue la tragedia cuando durante su arresto, Olga, que estaba embarazada de Pasternak, sufrió un aborto. Fue liberada en 1953, tras la muerte del dictador Stalin. 

Olga y Boris

En 1957, Pasternak publicó aquel libro que había concebido durante mucho tiempo y que no pudo publicar no en la URSS, sino en Italia por mediación de Olga, ya que Pasternak no podía salir del país. Dicha novela versaba sobre un médico, poeta, cuyo Amor estaba entre su esposa y madre de su hijo y una joven  de cabellos rubios de la que se había enamorado profundamente. Era "Doctor Zhivago" y ella, la mujer de cabellos rubios y ojos azules era Lara. Olga le había servido de inspiración para el Amor de sus sueños. 


Tras la muerte de Pasternak en 1960, Olga pasó por diversas vicisitudes lamentables que implican arrestos por parte del régimen soviético por su vinculación con el escritor, aunque fue rehabilitada bajo el Gobierno de Gorbachov en 1988, litigando después por recuperar las cartas de Amor que le había escrito Boris y que estaban en poder de la KGB. Un día, cierto periodista llegó a decir que "lo mismo que Pushkin no estaría completo sin Anna Kern, y Yesenin no sería nada sin Isadora Duncan, igualmente Pasternak no sería Pasternak sin Olga Ivínskaya, quien fue su inspiración para 'Doctor Zhivago'".

No hay comentarios:

Publicar un comentario