jueves, 13 de febrero de 2020

El color de Castilla NO es el morado

A pesar de todo lo que se ha contado (sobre todo durante el Siglo XX) el color característico del antiguo Reino de Castilla no era el morado, sino el rojo carmesi. Fruto del error, la recien instaurada Segunda República cogió el morado para la banda inferior de su bandera (rojo, amarillo y morado), pero lo cierto es que ni los más eruditos sacaron de ese error histórico a los que se les ocurrió tal cosa. 


Antes de nada conviene decir que cuando se habla de "pendón" o "bandera" de Castilla (en singular) también estamos ante un error. Hubo banderas y pendones diferentes, que combinaban más o menos los elementos característicos del Reino castellano, que eran el león (en referencia al Reino de León) y el castillo (que muchas veces aparecía solo). Más concretamente, el castillo sobre fondo rojo (o carmesí) ha figurado en algunas enseñas de la Corona de Castilla, así como para las banderas de las comunidades autónomas de Castilla-La Mancha y de Madrid. Por otro lado, Castilla-León mantuvo la histórica bandera con ambos elementos: León y Castillo.


Extrañas confusiones derivadas del Siglo XIX llevaron a algunos a asociar el morado como el color de Castilla. Hay varías hipótesis que pueden motivar el origen de dicha confusión. Mi favorita es por la relación cromática entre el color púrpura y el rojo carmesí. Con el transcurso del tiempo, muchos paños castellanos, que originalmente eran de color carmesí, se fueron desgastando, pudiendo haberse confundido con otras tonalidades como el morado. 


La confusión morado-carmesi llevó a pensar que los comuneros llevaban como enseña el morado en uno de los pendones castellanos durante la Guerra de las Comunidades de Castilla contra el Rey Carlos I entre 1520 y 1521. Lo cierto es que no sólo no fue así, sino que ese error histórico afectó a la bandera de la Segunda República.

No hay comentarios:

Publicar un comentario