jueves, 19 de diciembre de 2013

El Museo del Prado

No hay un lugar tan fascinante como aquel que alberga obras tan magnificas para la historia del arte, así como para la de la humanidad. Uno de esos sitios tan atrayentes y que aconsejo a cualquier amante del arte y la historia es, sin lugar a dudas, el Museo del Prado.


El edificio sería proyectado en época del Rey Carlos III, conocido como "El Mejor Alcalde de Madrid", pero no fue hasta que reinara su nieto, el Rey Fernando VII cuando comenzaría a albergar esas sublimes obras. 

Estatua del genio Velázquez en la entrada del Museo

Y es que no sólo el simple hecho de pasear por el Museo, es contemplar la historia del arte, sino la historia misma de España. Y recordemos, España fue uno de los grandes Imperios de la historia. Podemos ver desde cuadros de pintores italianos como Tiziano (pintor de cámara de Carlos I de España y V de Alemania), del genio andaluz que fue Velázquez (recomendación especial del Cristo Crucificado y la Rendición de Breda o Cuadro de las Lanzas, obra cumbre de la caballerosidad del vencedor hacía el vencido),  de Pedro Pablo Rubens (con su recordada las Tres Gracias), de Francisco de Goya, del Greco y tantos otros que forman parte de la historia de todos nosotros.

Una de sus muchas salas

Da igual lo que contengan las obras, las cuales tienen un simbolismo excepcional, sino la calidad de aquellos grandes maestros de la pintura para reflejar lo que querían. Puede ser una pintura religiosa, mitológica, un gran paisaje, un retrato, a la familia real o un acontecimiento histórico. Todas y cada una de las obras reflejan una belleza única.

Estatua de Carlos V dominado al furor

Aún recuerdo cuando fui por primera vez al magnifico Museo. No era magnifico por la grandeza del edificio en si, sino por aquello que albergaba y es que tenía ante mi el como los ojos de un simple hombre (llamese Velázquez, Greco, Zurbaran o Goya) habían visto o imaginado aquello que pintaban. Tenía ante mi las obras que habían marcado una época. 


Desde ese momento me di cuenta de que, sabiendo que España había sido una gran Potencia Mundial, eso nadie lo discute, si hay algo en lo que ha destacado a través de la historia, es por la capacidad de ingenio de sus hombres. Desde ese momento comprendi, aunque creía haberlo vislumbrado en su momento, el porque se llamaba a esa época el Siglo de Oro Español. Esos hombres que algún día acabaron sus obras, no viven en la actualidad, pero, a pesar del tiempo, siguen con nosotros porque sus obras nos demuestran una y otra vez, cuan grandes fueron no sólo ellos, sino, a pesar de las dificultades, la época que les toco vivir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario