martes, 3 de enero de 2017

Los "otros Bernabéus"

Todos los que somos del Real Madrid o simplemente nos interesamos pos los avatares balompédicos a través del tiempo, sabemos quien ha sido don Santiago Bernabéu. El Real Madrid ya antes incluso de tener título de Real giró en torno a su persona. Uno de los que pinto la valla de uno de los estadios que tuvo el equipo blanco en sus inicios, delantero centro, secretario técnico (sus gestiones consiguieron que se trajera a Samitier, Zamora, etc.), entrenador en dos cortas etapas y después gran Presidente del club, construyendo un estadio que llevaría su nombre y formando el mejor club de España y Europa en con figuras del calibre de Di Stéfano, Puskas, Gento, Amancio y un largo etcétera. Pero, aunque resulte llamativo, él no fue el único Bernabéu... y ni siquiera el primero. 


Cuando falleció su madre (la cual era de origen cubano) tuvieron que trasladarse a Madrid cuando tan solo tenía cinco años. Ya en aquella época el football comenzaría a penetrar dentro de la sociedad madrileña gracias especialmente a los estudiantes ingleses y para escandalo de los más puritanos ante tal espectáculo de hombres en paños menores corriendo tras una pelota. 


Y con ello nacerían equipos como el Madrid que, tras ganar cuatro Copas seguidas y algunos años años de sequía, llevaría a sus filas a los Bernabéu. Antonio y Marcelo serían los primeros. El primero apenas pudo participar con el equipo blanco, pero el segundo sería uno de los defensas titulares del equipo con la característica necesaria en aquel entonces de ser duro con los delanteros rivales y despejar todo balón que se aproximara al área. 

Antonio Bernabéu

Después vendría el más pequeño de los tres. Muchos años después contaría don Santiago que su vocación era ser portero (posición en la que era habitual en el tercer equipo), pero su hermano Marcelo no estaba por la labor. "Como te vuelva a ver jugar de portero, te pego un guantazo que te pongo la cara en el cogote" y ahí fue cuando se le quitaron las ganas de ponerse entre los palos. A partir de ahí jugó como delantero, siendo uno de los mejores, aunque para su desgracia nunca pudo ir con la Selección Española. 


Por otro lado, Antonio tuvo una dilatada, aunque desconocida carrera como directivo. Llegó a ser elegido Presidente del club, pero tuvo que renunciar. ¿El motivo? Cuando Antonio fue elegido Presidente de la Real Federación Española de Fútbol (cargo que ostentó de 1926 a 1927) renunció a ser socio del club blanco para que no se dudara de su imparcialidad y ninguno que no fuera socio del Real Madrid podía ser Presidente. Ahí se truncó la carrera directiva de Antonio Bernabéu en el club. 


Años después (concretamente en 1943), otro Bernabéu, don Santiago, sería elegido Presidente del club al que llevaría a las más altas cotas deportivas tanto a nivel nacional como internacional, llegando a estar en el cargo hasta el año de su muerte en 1978.

No hay comentarios:

Publicar un comentario