martes, 3 de enero de 2017

La noche de Walpurgis

En la noche del 30 de Abril al 1 de Mayo parece que la noche se resquebraja. Seres del averno, brujas y demonios salen de la oscuridad y re reunen en orgiasticos rituales en los que planeaban infinidad de maldades. Nadie se atrevía a ir solos por los bosques en aquella terrible noche que recibía (y recibe) el nombre de la noche de Walpurgis.


Esta tradición tiene su origen en los tiempos previos a la expansión del cristianismo por Europa central en donde la cultura germánica festejaba el inicio del verano en fechas cercanas al primero de Mayo con ritos de todo tipo en el que se mezclaban tradiciones antiquisimas heredaras de sus ancestros. 
Los cristianos nombraron el 1 de Mayo como el día de Santa Walburga o Walpurgis, patrona de las campesinas y sirvientas, la cual es considerada protectora del arte de la prestidigitación. Se dice que Walpurgis fue la primera que evangelizó por la zona (basicamente lo que conocemos hoy por Alemania), convirtiendo a gran cantidad de personas a la Fe de Cristo. 

Walburga de Heidenheim

La llegada del cristianismo a la zona propició que antiguas tradiciones no maléficas fueran condenadas por su carácter pagano o precristiano, desatandose una histeria colectiva que propició la caza de brujas en la edad media. Así llegariamos a la creencia de que, en la noche de Walpurgis (noche renombrada en gran cantidad de películas y libros de terror), las brujas volaban sobre escobas, gatos o cabras hacia Brocken, la montaña más alta de la Sierra del Harz, en el Estado alemán de Sajonia-Anhalt para celebrar rituales con el mismisimo diablo. Un rito de purificación y defensa que se relacionaba con la Santa era el encendido de hogueras, las cuales alejaban los poderes malignos.

Ritual de brujas

Así la noche de Walpurgis era una auténtica noche de brujas tan solo equiparable a lo que muchos siglos después sería conocido como la noche de los muertos o lo que en los países angloparlantes celebran como Halloween y que ha sido exportado a otros países en su parte más ludica.


Hoy en día en la zona se suelen celebrar espectaculos para turistas en torno a dicha noche, aunque muy lejos de aquellas tradiciones tan oscurantistas que los primeros cristianos de la zona condenadon como símbolo del mal y del pecado. Y es que nadie se atrevía a salir la maldita noche de Walpurgis.

No hay comentarios:

Publicar un comentario