jueves, 26 de enero de 2017

Genios de la Literatura: Emilia Pardo Bazán

Ya en el Siglo XIX la novela comenzó a tener cierta preponderancia en España, algo que se acrecentó en el Siglo siguiente, superando a la poesía. Grandes como Galdós fueron sus mayores exponentes, pero de Galicia vendría una mujer que merece ser tenida muy en cuenta. Sí; les habló de Emilia Pardo Bazán.


Emilia Pardo Bazán nació el 16 de Septiembre de 1851 en la Coruña, España, siendo miembro de una de las familias más ricas de la zona y es que era hija de los Condes de Pardo Bazán, título que heredó en 1890.
Asidua lectora de los clkásicos españoles, tras contraer matrimonio, Emilia se trasladó a Madrid en 1869 donde fue testigo de todas las novedades literarias extranjeras, entre las que se encontraba una corriente procedente de Francia, que se conoce como naturalismo. Emparentado con el realismo, el naturalismo buscaba reproducir la realidad con una objetividad documental en todos sus aspectos, ya fuesen sublimes como vulgares. El máximo exponente de esta corriente artístico-literaria era el eminente Émile Zola. Emilia, que ya había publicado otros escritos, se inició en el naturalismo con obras como "Un viaje de novios" y "La tribuna". 

En 1882 comenzó, en la revista "La Época", la publicación de una serie de artículos sobre Zola (su gran inspiración) y la novela experimental, reunidos posteriormente en el volumen "La cuestión palpitante" publicado en 1883, acreditandose como una de los principales impulsoras del naturalismo en España. Pardo Bazán con una literatura que se estaba entre estilo de la escuela literaria europea y francesa, se encontraba dentro de un ideario conservador, católico y bienpensante. 


Ya en aquella época abogaria por el necesario derecho de las mujeres a la educación y a un trato igualitario con el hombre en todos sus aspectos, lo que le acercaba a las tendencias feministas de la época, aún muy alejadas en una España fundamentalmente analfabeta y machista. El método naturalista culminó con "Los pazos de Ulloa", considerada como su obra maestra, donde nos mostraba la decadencia del mundo rural gallego y de la aristocracia, y su continuación "La madre naturaleza" donde nos demuestra que los instintos conducen al pecado. Durante esos años se separó de su marido con el que se había casado a los 16 años, naciendo de dicho matrimonio Jaime (1876), Blanca (1879) y Carmen (1881). 

Su novela más característica

A pesar de pasar gran parte de su tiempo Madrid, era frecuente que Pardo Bazán pasara largas temporadas en su Galicia natal, concretamente en el Pazo de Meiras, trabajando en sus obras, aparte de tener una gran amistad con los políticos de la época tales como Castelar, Pi y Margall, Cánovas y Canalejas o una muy reconocidad correspondencia epistolar con don Benito Pérez Galdós con quien al parecer tuvo algo más que una amistad. 


Falleció el 12 de Mayo de 1921 en Madrid, lejos físicamente de su querida tierra gallega a la que siempre tenía en su corazón. Emilia Pardo Bazán había entrado de lleno en la historia como una de las más grandes novelistas de su tiempo (algo nada facil), reconociendosele como una de las primeras defesnoras de los derechos de la mujer en España.

No hay comentarios:

Publicar un comentario