jueves, 20 de octubre de 2016

Una pica en Flandes

Fue hace siglos en la época donde el Imperio Español dominaba el mundo, éste se encontraba envuelto en varios conflictos bien sea por motivos religiosos, ya sease contra el Imperio Otomano con Lepanto y políticos como Francia, pero el que conflicto de los conflictos era ante las rebeliones en los territorios dominados, siendo un ejemplo especial el de Flandes en el actual Países Bajos.


La cuestión es que este conflicto donde los flamencos se enfrentaron al poder imperial comenzó con Carlos I, pero sería a partir de Felipe II cuando se recrudecería hasta limites insospechados, teniendo como su líder principal a Guillermo de Orange, que descontento con la falta de poder político de la nobleza local y la persecución de los protestantes neerlandeses (España defendia el catolicismo) por las tropas españolas, se sumó a la rebelión contra la Corona Española en la que sería conocida como la guerra de los 80 años.

Felipe II de España

La guerra de la que hay que quitar los años de "paz", resultó muy costosa para la tesorería española, que siempre tenía que buscar incluso a hombres poco preparados, que cobraban una miseria, para ir a Flandes en busca de fortuna y gloria, aunque lo único que encontraban era lágrimas, dolor y sangre. El hecho de que fuera una guerra entre la España católica y los protestantes, hace que la guerra de los 80 años pueda ser considerada tanto una guerra política como de religión.


España, que se endeudo enormemente y vio cortada su paso por el cantábrico por los pérfidos ingleses, tuvo que padecer que sus tropas tuvieran que ir a pie hasta la zona de guerra, pasando por territorios en muchos casos hostiles, cargados con sus armas entre las que se encontraban las famosas picas. A esta aún se la conoce como "le chemins des espagnols".


De esta forma a algo dificultoso y costoso (como era el envío de los Tercios de Flandes) se conoce como "poner una pica en Flandes". Cervantes usó varias expresiones similares en su Quijote, poniendo en boca de su Sancho Panza la siguiente frase "pues si yo veo otro diablo y oigo otro cuerno como el pasado, así esperaré yo aquí como en Flandes", lo que equivale a decir en cualquier parte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario