sábado, 13 de julio de 2019

La conexión Gene Hackman

A Gene Hackman le pasó un poco lo de Dustin Hoffman. Su nombre completo es Eugene Allen Hackman y, aunque estudió periodismo, si por algo nos es conocido antes de su vida interpretativa es por su servicio en los marines donde sirvió durante tres años como operador de radio en China (hasta el triunfo de la revolución comunista en 1949). Fue ya cumplidos los 30 cuando decidió cambiar su rumbo e ingresar en la escuela de interpretación Pasadena Playhouse en Los Ángeles donde coincidiria precisamente con Hoffman, forjando una gran amistad (no sabemos si por afinidad, lo cual es más probable, o por el hecho de que fueran unas jovenes promesas que en realidad no eran tan jovenes). Lo cierto es que para todos, el ex-marine Eugene Allen Hackman pasaría a sernos conocido como Gene Hackman. 


Su primera película reconocida fue "Lilith" (con Warren Beatty, Jean Seberg y Peter Fonda), pero su primer trabajo importante sería en el drama basado en los dos criminales "Bonnie & Clyde" donde hacía del hermano de Clyde Barrow interpretado por Warren Beatty). A partir de ahí llegaría el exito. 


Obras impersionantes le destacaron como un auténtico tipo duro tales como "El Descenso de la Muerte", "La Noche se Mueve" (magnífica cinta neo noir con una jovencísima Melanie Griffith), "La Conversación" de Coppola (extraordinaria cinta sobre las escuchas) y muy especialmente "The French Connection (Contra el imperio de la droga)" y su secuela, haciendo de Popeye Doyle en su lucha contra un enemigo tan peligroso como el traficante francés Alain Charnier (intepretado por Fernando Rey). Por la primera consiguió el Oscar al Mejor Actor, el Globo de Oro al Mejor Actor en un drama y el BAFTA al mejor actor. Mención aparte de esos años, merece su divertidisima actuación haciendo de anacoreta ciego en "El Jovencito Frankenstein".

Un policia muy duro

Por lo que lo conocimos muchos (antes de ver esas fenomenales películas) es por las películas de Superman donde participaron actores del calibre de Marlon Brando o Glenn Ford y donde Hackman hacía de un Lex Luthor distinto que, si bien sigue siendo un hombre avido de poder y que quiere destruir a Superman, también destaca por un punto de comedia que lo hizo diferente a otras adaptaciones del famoso villano DC.


A finales de los años 1980, ya se había convertido en un gran actor, muy respetado por la profesión y por el público. Destacable fue su maravillosa actuación en el clásico western crepuscular de Eastwood "Sin Perdón", haciendo del cinico Sheriff Little Bill Daggett por el que recibió el Oscar al Mejor Actor de Reparto. Desde ese momento, ha actuado (espaciando más en el tiempo sus interpretaciones) en obras de suspense o thriller.


De hecho, él mismo confirmó que dejaba su actividad actoral para dedicarse a escribir. Una pena, pero también es verdad que se lo merece en tanto en cuanto nos ha hecho disfrutar con gran cantidad de películas. Uno de los más grandes del cine reciente. 

Jimena: Anillos para una Dama

Hace tiempo tuve el placer de hacerme con un pequeño libro sobre una obra de teatro "Anillos para una Dama" de Antonio Gala.El protagonista es y no es el Cid. 


Me explico: nos hayamos en el Reino de Valencia dos años después de la muerte del Campeador. En una Valencia asediada por los musulmanes se nos presenta a doña Jimena, la amante viuda de Rodrigo, y su sobrino político (y sobrino carnal de su difunto marido) Minaya, los cuales están enamorados y, de hecho, quisieran casarse, pero hay una figura que sin estar físicamente entre los dos, se interpone entre ellos: la grandiosa figura del Cid Campeador.

El autor 

Entre el plano histórico y personal/romántico, hay que mencionar que Gala escribió esta obra a finales de la dictadura, concretamente en 1973 y es por eso que quiso darle un significado asociado a esa época. Doña Jimena representaría al pueblo español que sueña con abrazarse a la Libertad simbolizada en Minaya, pero por un tema moral, miedos y circunstancias diversas hay algo intangible que se lo impide. No puede caminar sola porque hasta la fecha se lo ha impedido la figura del Cid, que en este caso representaría a la dictadura misma, la cual ha hecho todo por ella, incluido el simple hecho de pensar por si misma. 


Evidentemente ese simbolismo estaba oculto y por eso se pudo estrenar con gran éxito en el Teatro Eslava de Madrid el 28 de Septiembre de 1973, con dirección de José Luis Alonso, contando con María Asquerino (Jimena), José Bódalo (Alfonso VI) y Armando Calvo (Minaya).

El Amor prohíbido de Benito Pérez Galdós

"¿Por qué si el Amor es lo contrario a la guerra es una guerra en sí?"
 Benito Pérez Galdós

Galdós es por derecho propio uno de los referentes en cuanto a la palabra escrita se refiere. Muchas de sus obras contienen nombre de mujer: Tristana, Fortunata y Jacinta, doña Perfecta y eso sin contar obras que tienen como protagonistas absolutas a mujeres como Misericordia, Miau, ... pero poco o nada en claro se nos ha puesto en relación a su trato personal con el sexo opuesto. Gran amigo de Emilia Pardo Bazán a la que iba a visitar en su cautivadora Galicia (y con la que parece tuvo una relación), de él se da la gran paradoja que era un mujeriego a la par que tímido. Antes de que fuera el gran escritor que todos conocemos, tenemos que retrotraernos a muchos años antes: Benito (bautizado como Benito María de los Dolores), el menor de diez hermanos, acababa de venir de sacarse el bachillerato de artes en el Instituto de Canarias (actual Instituto Cabrera Pinto) en San Cristóbal de la Laguna en la isla de Tenerife cuando aquel año de 1862 la volvió a ver, pero los dos ya no eran niños y el fuego de la pasión ya había prendido dentro de los dos jovenes hacía mucho tiempo.


Años antes, concretamente en 1850, llegó al hogar de la calle Cano, n.º 34 en las Palmas de la Gran Canaria, una niña preciosa de origen cubano llamada María Josefa Washington de Galdós nacida de la unión de José María Galdós, tío materno del futuro escritor, y de Adriana Tate. Todos conocían a la niña como Sisita.
Los niños crecieron y, al llegar a la adolescencia, mamá Dolores (la madre de Benito) percibió que su hijo y Sisita estaban enamorados. Tiempo estuvo en Tenerife, pero la llama de su Amor (como diría Bécquer) no sólo no disminuyó, sino que permanecía ardiente.


Doña Dolores de una forma u otra no podía tolerar las relaciones de su hijo con la prima (puede que por razón de parentesco, aunque hay que decir que las bodas entre primos hasta el Siglo XIX, sobre todo en pueblos, eran muy habituales) y decidió enviarle a Madrid para estudiar la carrera de Derecho, apartandole de su prima. La terrible decisión de su madre le causó hondo dolor a Benito "estuve algún tiempo atortolado, sin saber qué dirección tomar, bastante desanimado y triste".

Galdós hacía 1863

Galdós volvió algún verano a las Palmas en aquellos años, pudiendose encontrar con la joven, lejos de las miradas de todos. Poco podía esperar que surgiera un gran escandalo: Sisita quedó embarazada y es obligada a casarse en Cuba con un ricón sesentón y así tapar la deshonra que conllevaba que fuera una madre soltera (estamos a principios de 1865). Galdós no pasa el verano de 1865 en Las Palmas, porque se enteró que Sisita ya había regresado a la isla de Cuba, pero sí vuelve en 1866 comenzando su primera novela. Mucho se ha especulado sobre si ese hijo fuera del matrimonio pudiese ser fruto de las furtivas relaciones entre Galdós y la prima.
Sisita se casó en Trinidad (Cuba) con Eduardo Duque, teniendo dos hijos falleciendo el primero (el que originó tal casamiento). Volvió a contraer nupcias, dando a luz una niña y, como consecuencia de una fiebre puerperal, el gran Amor de Galdós murió a los veintiocho años.


Es una incógnita qué rumbo hubiera tomado la vida de Galdós si se hubiera casado con Sisita. Probablemente hubiera seguido siendo timido, aunque con una vida algo menos proclive a las faldas y mucho más familiar. Cuando los periodistas Antón de Olmet y García Carrafa le preguntaron por qué no contaba algo de los amores de su juventud, Galdós respondió "ese es un aspecto de mi vida que no tiene nada de interesante. Nunca sentí la necesidad de casarme, ni yo puse empeño en ello". Así todo pareció quedar en el olvido.

La (misteriosa) Reina de Saba

"Oyendo la reina de Sabá la fama que Salomón había alcanzado por el nombre de Yahvé, vino a probarle con preguntas difíciles"

Apenas aparece en un capítulo de los Reyes y otro de Crónicas, aparte de ser mencionada por el propio Jesucristo en Lucas (al igual que también se habla de ella en el Corán), pero ni tan siquiera sabemos el nombre de esta mujer (al menos desde la tradición judeocristiana). Lo que nos queda muy claro que era la Reina del antiguo país de los sabeos, tierra que los arqueologos presumen que se hallaba en los actuales territorios de Yemen y Etiopía, cuyo centro gubernamental estaba en Marib.


Cuentan que la Reina fue a visitar el fastuoso Reino de Salomón, quedando maravillada de lo que vio, de lo grande que era el Reino de Israel, para ser testigo de la fabulosa sabiduria del propio Salomón. Jesús habla de ella así:
"El día del juicio, la reina de Saba se levantará contra esta generación y la condenará, porque vino de una tierra lejana para oír la sabiduría de Salomón. Ahora alguien superior a Salomón está aquí, pero ustedes se niegan a escuchar"
Dicen que la Reina le llevó a Salomón regalos o presentes de especias, oro y piedras preciosas.  En el Corán no se sale de ese punto, aunque añade que impresionada por la sabiduría y las riquezas de las que hacía gala el rey de Israel, se convirtió al monoteísmo, entonando una alabanza a Yahvé. En la tradición etíope su nombre es Makeba, mientras que en la tradición islámica (no en el Corán) es conocida como Bilqis o Balkis.


Ahora un poco de cotilleo antiguo: según el Kebra Nagast (el libro sagrado de la Iglesia ortodoxa etíope), la Reina de Saba Makeba se enamoró de Salomón, teniendo una relación de la que nació un hijo, el futuro Menelik I. Su madre se lo llevó a su tierra y, siendo ya mayor, fue al Reino de su padre, que incluso pensaba en él como Rey de Israel, pero Menelik no aceptó, lo cual no quiere decir que no quedara maravillado (al igual que entonces su madre) de lo que allí vio y oyo.


Menelik, se llevaria consigo el Arca de la Alianza, por lo que ésta no fue saqueada cuando tuvo lugar la primera destrucción del Templo (y el consecuente cautiverio de Babilonia), diciendose que el Arca original fue cambiada por una replica. Tras diversos avatares, según la tradición, el Arca está guardada y custodiada en la conocida como capilla de las tablas en la Iglesia de Nuestra Señora de Sion en Aksum, Etiopía, y que pertenece al Patriarcado Copto de Etiopía. Está absolutamente prohibido el acceso por parte de nadie ajeno en la zona donde supuestamente se custodia el Arca, por lo que la historia no pasa de ser una tradición indemostrable (porque ellos quieren).

¿El Arca en Etiopia?

Volviendo a la Reina de Saba: ella es un personaje fundamental de la historia etiope hasta el punto de que en ella se basa buena parte del poder de sus Reyes. Es más, dando por cierta la relación entre ella y Salomón de la que nació Menelik, afirman la conexión entre sus Reyes y la Monarquía davidica de Israel, considerandose por lo tanto descendientes directos de la Casa de David y, consecuentemente, Reyes por derecho divino.

martes, 9 de julio de 2019

Un truhan y un señor

Hace poco leí un comentario que decía que la reconocidisima canción de Julio Iglesias Soy un truhan, soy un señor era la canción del macho alfa. Yo no diría tanto, pero es verdad que fue un acierto que la cantara precisamente Julio Iglesias.


El origen de la canción la tenemos en el Dúo Dinámico, el cual comenzó a mediados de los 70, produciendole algunos discos y entre los trabajos con Julio tenemos la mencionada canción, de la que el propio Ramón Arcusa (la mitad del famoso dúo) llegó a decir que "el único que puede cantarla como Dios manda" es Julio Iglesias.
Una anécdota: El tema, que se halla en el álbum "33 Años", lo estrena Julio Iglesias en Televisión Española  en la noche del 15 de Junio de 1977  en un programa presentado por José María Iñigo durante el recuento de votos de las primeras elecciones democráticas después de la muerte de Franco (ver video). 


De Facebook a Twitter

A veces se da la engorrosa circunstancia de querer publicar un mensaje en Twitter que supera los 280 caracteres, pero el límite nos lo impide... a no ser que tengamos Facebook (página o en su defecto perfil) con el que podamos enlazar Facebook con Twitter.
Primero para conectar o enlazar Facebook con Twitter, loguéate en tu cuenta de Facebook e inserta en tu navegador el siguiente enlace: https://www.facebook.com/twitter/.
A continuación vemos los perfiles de tu cuenta y las páginas que administras. A la derecha de cada perfil te aparece la opción "Vincular con Twitter". En cuanto pulses ese botón, te redireccionará a tu cuenta de Twitter para que autorices la aplicación de Facebook.


Tras hacer esto, Facebook te mostrará el siguiente mensaje: "Tu página de Facebook ahora está enlazada a Twitter"  Ahora lo que tendrás que hacer es vincular el perfil o página Twitter, debiendo ser publicaciones publicas para que aparezcan en el twitter.


Por otro lado puedes filtrar qué tipo de publicaciones quieres que se vinculen automáticamente y cuáles no, limitandolo a las imágenes, enlaces, a vídeos o un simple mensaje. Para comprobar que funciona, publique en mi pagina de Facebook el primer párrafo del Quijote, por lo que en Twitter aparece de la siguiente forma:



Si pincho en el enlace veríamos la publicación original en Facebook:

De Plus Ultra a Castilla

Mucho antes de que existieran los equipos filiales B, C y demás como tal, los cuales están destinados a formar a los jugadores jovenes para llegar al primer equipo de una entidad, los clubes firmaban acuerdos con equipos ya existentes para la formación de jugadores del club, generalmente jovenes, para que éstos se fogearan jugando partidos a nivel profesional, aunque en categorias más inferiores. Al principio no era así: los clubes, cuya plantilla estaba formada por los socios del club, tenían varíos equipos. Los del equipo A jugaban los partidos oficiales, mientras los equipos B participaban en amistosos, bajo la expectativa de que si conseguían despertar la atención de los técnicos, pudiesen formar parte del equipo A. Generalmente estos jugadores eran los socios más jovenes de la entidad o socios que se hallaban en baja forma y eran bajados a un nivel para ver si la recuperaban.


El caso del Madrid Foot-Ball Club fue el mismo que el de otros equipos, pero ante la llegada del profesionalismo tuvo que buscar la colaboración para formar a sus jugadores; los que querían formar parte del primer equipo. Era necesario uno o varíos filiales. Los clubes filiales eran (y son) clubes menores (profesionales o no) conformados por jugadores provenientes de las categorías base de un club profesional, cuyo objetivo era el que anteriormente cumplian los equipos B:  darles experiencia como preparación para jugar con el equipo o que un jugador del equipo profesional recuperase la forma.
El 16 de Diciembre de 1930 los empleados de la conocida compañía de seguros Plus Ultra fundan la sociedad polideportiva Agrupación Deportiva Plus Ultra, con una masa social de 800 personas y secciones de baloncesto, rugby o remo entre otras. El Plus Ultra firmó un acuerdo con la entidad blanca, al igual que hicieron por esas fechas otros clubes madrileños como el Club Deportivo Pardiñas, la Sociedad Primitiva Amistad, la Sociedad Recreativa El Cafeto, la Sociedad Stadium Foot-ball Club, el Club Patria Balompié, el Imperio Foot-ball Club o la Sociedad Deportiva Leganés, las cuales eran sociedades dispuestas a suministrarle jugadores al club de Chamartín a cambio de diferentes ayudas para su progresión y subsistencia en algunos casos; cosas aparentemente simples, pero que eran la base para todo club como material deportivo o instalaciones. Después de la Guerra Civil se unieron otros clubes en la colaboración con los madridista tales como la Agrupación Deportiva Ferroviaria, o el Club Deportivo Mediodía.


La más importante de esos filiales fue el Plus Ultra, que en los años 50 llegó a jugar la Segunda División del fútbol español, disputando los partidos como local en el mismisimo Santiago Bernabéu (también en el Velódromo de Ciudad Lineal) e incluso estuvo cerca del ascenso a la Primera División en la temporada 1959/60 (mi padre recordaba a aquel Plus Ulra que venía como visitante a Tenerife). Tuvo grandes figuras, que luego triunfarian en el primer equipo como José María Zárraga, Enrique Mateos o Ramón Grosso.

Plus Ultra en el estadio Santiago Bernabéu

Al finalizar la temporada 1971/72 se disuelve por los malos resultados (ya hace tiempo que había perdido su puesto en la Segunda División) y el Real Madrid adquiere los derechos deportivos y federativos del que a partir de entonces fue de manera oficial el nuevo filial madridista bajo el nombre de Castilla Club de Fútbol. Un caso curioso es que durante la temporada 1931/32 aparece un Castilla Foot-Ball Club. formado por jugadores del Racing de Madrid, el desaparecido Sporting de Madrid y algunos antiguos jugadores madridistas donde se fogueaba a futuras promesas hasta que finalmente desapareció en 1933.


El Castilla alcanzó grandes cotas: subcampeón de Copa (hoy en día los filiales no pueden disputar partidos de Copa) en 1980 (el campeón fue el Real Madrid en la final más madridista) con el nombre propio de Ricardo Gallego y primero de la Segunda División, pero no ascendieron (ya estaba instituido que los filiales como mucho podrían disputar una categoria inferior a la de su equipo matriz) con la maravillosa Quinta del Buitre dirigida por Amancio Amaro, llenando en mismismo Bernabéu. Esa sería la base que le haría ganar al Real Madrid cinco Ligas seguidas (junto a los Hugo Sánchez, Gordillo, ...)


Tras la regulación federativa de los 90, los equipos filiales son absorbidos, pasando a depender completamente de los clubes matrices. Ya no existia el Castilla, sino el Real Madrid B del que saldrían extraordinarios jugadores como Raúl, Guti o Casillas. Sólo tras ascender a Segunda División en la temporada 2004/2005, la Federación Española le concede la petición de cambio de nombre al de Real Madrid Castilla C. F., aunque no recupera el escudo original.