sábado, 11 de enero de 2020

Lagrimas en el Cielo

Era Marzo de 1991, una madre y su hijo de cuatro años de edad viajaron a Nueva York para pasar Pascuas con su padre. El padre en cuestión era Eric Clapton. El 19 Clapton paseó todo el día con su hijo y ex-pareja (con la que había tenido más de un desencuentro). Lo llevaron al circo en Long Island y los tres pasaron el día más feliz de sus vidas, según recuerda la madre (la modelo italiana (Lory Del Santo). El propio Clapton le dijo que había decidido hacerse cargo de su hijo porque "ahora entendía lo que significaba tener un niño" (incluso antes de tenerlo, el cantante le había dicho que abortase).


Al día siguiente, Conor (pues así se llamaba el niño) se levantó muy contento por el día que había pasado junto a su padres. Eric los iba a llevar al zoológico por la mañana. Aún estaba en pijamas jugando con su niñera. Su madre había terminado de bañarse y estaba preparándose para la salida. Le pidió que se apurara.
Desde donde estaba oía a Conor que salía de su cuarto a toda velocidad para jugar al escondite. El pequeño se metió al cuarto donde el conserje estaba limpiando un gran ventanal, la niñera estaba detrás de él, pero el mencionado conserje la detuvo diciéndole que era peligroso Sin embargo, la tragedia tuvo lugar: Conor corrió a través del ventanal abierto del departamento, ubicado en el piso 53 de un rascacielos neoyorquino, cayendo y muriendo al instante al al tocar el techo del edificio continuo. A los 5 minutos, Eric llegaba para recogerles. El dolor fue tremendo. 
Fue entonces cuando decidió escribir la "balada emocional" Tears in Heaven. Una fortaleza para escribir una de las mejores canciones no sólo de Clapton, sino de aquellos años... y es que no debe haber algo tan duro como perder a un hijo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario